PABLO BARRIOS ALMAZOR, CóNSUL GENERAL DE ESPAñA EN BUENOS AIRES

“Me jubilo y acabo mi carrera diplomática aquí como Cónsul General en Buenos Aires”

El cónsul general de España en Buenos Aires, Pablo Barrios Almazor, finaliza en octubre próximo su función al frente de la oficina en Buenos Aires, la dependencia consular española más grande en el exterior.

“Me jubilo y acabo mi carrera diplomática aquí como Cónsul General en Buenos Aires”
18Cuba.Cónsul Pablo Barrios
Pablo Barrios.

El cónsul general de España en Buenos Aires, Pablo Barrios Almazor, finaliza en octubre próximo su función al frente de la oficina en Buenos Aires, la dependencia consular española más grande en el exterior.

Barrios Almazor llegó a Argentina en agosto de 2011, procedente de la ciudad cubada de La Habana, Cuba. Fue Buenos Aires el último destino de su carrera, tras más cuatro décadas en el servicio diplomático español.

Nació en San Sebastián, España,  el 4 de octubre de 1944. Es diplomático, publicista y escritor. Además, fue nombrado Comendador de número (1987) y Comendador (1980) de la Orden de Isabel la Católica, así como Comendador de número de la Orden del Mérito Civil (1984).

Conversamos con él quien hizo un balance de su paso por el país y nos adelanta sus proyectos de futuro.

Pregunta. ¿Cierra un ciclo en Buenos Aires?

Respuesta. Si, el 4 de octubre me jubilo y acabo mi carrera diplomática aquí como cónsul general en Buenos Aires. Mis dos últimos destinos  habrán sido cónsul general en La Habana y en Buenos Aires. Un final muy bonito.

P. ¿Cómo fue su experiencia en el país?

R. Primero diría que ha sido breve porque tres años han sido poco. Aparentemente Argentina es un país que dada la gran inmigración española que ha habido, piensa uno que puede llegar a conocer relativamente bien, con un paisaje urbano similar a los paisajes urbanos europeos, madrileños o parisinos, pero Argentina tiene una personalidad fuerte, muy destacada, y el comprender esta personalidad es muy difícil.

P. ¿Cómo la describiría?

R. Argentina es una mezcla yo creo de varios países. De Italia, España, hay también influencia de Europa del Este y la comunidad Judía que aquí es tan importante. Está todo lleno de sorpresas. Por ejemplo, muy recientemente, he visto una película Argentina que se llama Relatos Salvajes que todo el  mundo me comenta y también fui sensible al hecho de que la película era muy argentina. Quiero decir que al ver esa película me he dado cuenta que hay mil aspectos ahí de la personalidad argentina que uno no ha captado plenamente en los tres años que uno ha estado aquí.

P. En lo personal, ¿Cómo vivió estos tres años en la capital argentina?

R. Hay que distinguir entre el trabajo técnico del Consulado, que es un trabajo importante y de enorme volumen de trabajo porque es el primer Consulado Español del Exterior. Pero comparándolo con La Habana, por ejemplo, yo encuentro que este Consulado es más tranquilo. No tiene los temas de visado, los temas de matrimonio que hay allí, las ayudas, allí se dan muchas ayudas.

Otro tema es la situación de las sociedades de la colectividad española en Argentina y el futuro de su patrimonio, que es millonario. Yo creo que ese es el tema número uno. Es un tema que afecta a la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales que lleva adelante el Sr. Camba. El Consulado y la Embajada están también en ello, sería muy irresponsable que no lo estuviéramos.

P. ¿En qué situación se encuentran las asociaciones de la colectividad?

R. Ahí hay unos problemas grandes porque es un patrimonio espléndido, enorme, que necesita  un número de socios muy grande que va decreciendo. Es un patrimonio que debería buscar  fórmulas de autosuficiencia que no se encuentran. Tal es el caso del Hospital Español y del Centro Gallego de Buenos Aires.

No hay, sinceramente, una fórmula para subvencionar desde España eso. Habría que buscar unas  fórmulas que intentaran algo que es my difícil, que sería intentar integrarse con la sociedad argentina y mantener lo que se pueda de patrimonio.

Eso es muy difícil de conseguir y ese tema que no solo ocurre en la ciudad de Buenos Aires sino en las sociedades españolas de todo el país. Por ejemplo, el teatro de Tandil que es espléndido, necesita una restauración millonaria.

P. ¿Qué experiencias le dejaron buenos recuerdos? ¿Cuáles no?

R. Lo mejor creo que ha sido el contacto con la emigración española, el cariño tan enorme que tienen al país y lo bien recibido que ha sido uno. Yo soy un hombre muy inclinado a temas culturales y  soy un enorme admirador de Argentina. Me parece una potencia enorme.

Además, vengo de Cuba donde hay también una cultura espléndida pero más bien orientada hacia la música y ballet. Es más sensorial, yo creo más a flor de piel. La cultura argentina es muy brillante, por ejemplo, en literatura. El español en gran parte está aquí en Argentina.

Es impresionante la cultura Argentina, el teatro, el cine tiene una fuerza enorme y a mí me ha dado una gran satisfacción el contacto con esa cultura, que no se ha acabo ni mucho menos.

P. ¿Hubo tristezas?

R. ¿Tristezas?  me hubiese gustado poder entrar más en el país. No he viajado lo suficiente.

P. ¿Qué proyectos tiene a corto y mediano plazo?

R. Nada más jubilarme vuelvo a Argentina. A la ciudad de La Plata donde van a darle el título de Doctor Honoris Causa al escritor y periodista español Manuel Vincent. La ceremonia inaugural, el próximo 8 de octubre, será al comienzo de un congreso de literatura española y yo voy a presentar allí con una ponencia sobre literatura y cine  español. Sobre el caso de ‘Si te dicen que caí’, que es una novela de Juan Marcel. También estaré en la Feria internacional del libro de Miami,

P. ¿Dónde se va a radicar cuando se jubile?

Andaré un poco entre Madrid, Segovia, San Sebastián, La Habana y Buenos Aires, a ver si puedo. Este es un hasta luego.

“Me jubilo y acabo mi carrera diplomática aquí como Cónsul General en Buenos Aires”