LA MUESTRA ‘SENTIMIENTOS’ PODRÁ VISITARSE HASTA EL 29 DE MARZO

La artista viguesa Conchi Cuadrado expone sus obras “cargadas de simbolismo” en la Casa de Galicia en Madrid

| 07 Marzo 2019 - 13:20 h.
Conchi Cuadrado, Ramón Jiménez y Beatriz González, durante la inauguración de la muestra.
Conchi Cuadrado, Ramón Jiménez y Beatriz González, durante la inauguración de la muestra.

“Obras cargadas de simbolismo que invitan a reflexionar sobre la dualidad del ser humano” son, según las palabras de su autora, las obras que la artista viguesa Conchi Cuadrado exhibe este mes en la muestra titulada ‘Sentimientos’, inaugurada este miércoles en la Casa de Galicia en Madrid. Una obra que “se mueve entre la realidad y el sueño” e invita a la gente a “pararse a pensar en sus sentimientos”.

En la inauguración intervinieron, además de la propia artista, la licenciada en Geografía e Historia e Historia del Arte y directora de la editorial De Conatus, Beatriz González Goce, y el coordinador de Actividades de la Casa de Galicia, Ramón Jiménez.

Jiménez recomendó la lectura del prólogo del catálogo de la exposición, firmado por el profesor de Bellas Artes Fernando Paula, “por lo acertadamente que analiza la obra de Cuadrado” y elogió las composiciones de la pintora “por lo fascinantes que me parecen en la inquietud que provocan, por lo que contribuyen a poner en marcha la rueda de la reflexión sobre todas las emociones encontradas que se pueden hallar en ellas”. “Del surrealismo al simbolismo, podremos realizar un fantástico viaje a través de ellas por el jardín del Bien y del Mal. Del bien representado por las manzanas, que son el amor y la pasión; y del mal, representado por los limones, que son la amargura”, observó, añadiendo que, en las obras de Cuadrado, “por todas partes se ve la tensión eterna entre la prisión y la libertad”.

“Esta exposición representa también un canto a la esperanza, porque al final los ángeles son siempre más poderosos que los demonios, o así lo queremos ver, y desde luego nuestra artista invitada lo quiere ver así, porque las manzanas finalmente expulsan a los pájaros negros que se les habían infiltrado dentro y la balanza de la vida se inclina ligeramente, pero se inclina, en favor de ella en detrimento de los limones”, valoró, con optimismo.

González Goce recordó que su relación con la pintora comenzó en 1989, visitando el Taller de Manolo Cabaleiro en Vigo, “un espacio de cultura”, que reunía los viernes en tertulia a músicos y poetas “que recitaban mientras Cabaleiro pintaba sin descuidar la mirada sobre el caballete de sus pupilos, y ahí estaba Conchi con 16 años, con los ojos muy abiertos, escuchando debates sobre historia, pintura, música o política”. En esa “atmósfera de conocimiento y debate” Conchi Cuadrado aprende el oficio de pintor y “adquiere una actitud hacia la vida, una curiosidad y un sentido de la camaradería y la generosidad que le llevará ya en solitario a trabajar en multitud de proyectos solidarios y a fundar entre otros el grupo Luso-Galaico GALG”.

Respecto a la obra de la pintora, señaló que “Cuadrado utiliza la representación figurativa como herramienta para crear su propio lenguaje, esa asociación espontánea de imágenes al estilo del surrealismo y el simbolismo solo tienen por objeto despertar preguntas en el espectador, no está interesada en las paradojas o el subconsciente, tampoco en la apariencia física de los objetos, sino en la relación entre ellos. Contemplar las pinturas de Cuadrado es un ejercicio activo, una conversación con el cuadro, como decía Arthur C. Danto, la verdadera función del arte de nuestros días es ‘generar una pregunta al que lo contempla”.

Por su parte, la pintora Cuadrado explicó que en su obra “existen elementos que al espectador pueden llegar a inquietar, con la intención de demostrar que de algo malo puede surgir algo bueno, sentimientos comunes de cualquier ser. También en mi obra existe la dualidad en la técnica; con ella utilizo el óleo y el acrílico, el óleo para destacar la fuerza del sentimiento mientras el acrílico se desvanece en secundario”.

“Esta es una exposición para que el público contemple la obra sin prejuicios, sin ataduras morales. Son obras con alma, que te dejan contrariado, revuelto, una pintura que tanto te estremece como te hace sonreír”, añadió. “Vuela, muerde, siente, sueña”, invita respecto a la muestra. En definitiva, “el objetivo es proyectar los sentimientos, tan complejos y a la vez tan comunes, del ser humano, mediante una obra pictórica”.

La exposición puede visitarse hasta el 29 de marzo en horario de 10 a 14 y de 16 a 20 horas en días laborables. Los festivos, de 10 a 14 horas.

 

La autora

Conchi Cuadrado nació en Matamá (Vigo). Comienza a pintar a los 16 años en el estudio de Manuel Cabaleiro; años más tarde comenzará a trabajar con él, compartiendo el trabajo y el estudio. Comienza su andadura en solitario en 1997 impartiendo clases en diversos centros. A lo largo de estos años ha realizado innumerables exposiciones individuales y colectivas, ha participado en diversos proyectos e intervenciones artísticas y ha estado vinculada a organizaciones vanguardistas en el mundo del arte, tomando iniciativas solidarias y creativas. Fue socia fundadora del Grupo Luso Galaico de Pintura y de la asociación Arte Aberta, para acercar el arte a todo el mundo. Su obra forma parte de las colecciones privadas de las cámaras municipales de Gaia, Matosinhos y Rayolas, el Museo de la Bienal de Vila Nova de Cerveira, del gobernador civil de Porto y del cantautor Paco Bandeira, en Portugal, y, en Pontevedra, del Hotel Anunciada Baiona y los ayuntamientos de La Estrada, Poio y Salvaterra.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca