EL EMIGRANTE ASTURIANO EN MÉXICO RECIBIÓ EL GALARDÓN DE MANOS DEL PRESIDENTE DEL PRINCIPADO

Antonio Suárez, Medalla de Asturias por ser uno de sus “mejores diplomáticos”

| 10 Septiembre 2012 - 12:11 h.
Javier Fernández posa junto a todos los galardonados.
Javier Fernández posa junto a todos los galardonados.

El emigrante Antonio Súarez, presidente del Grupo Marítimo Industrial, recibió el pasado viernes de manos del presidente del Principado, Javier Fernández, una de las Medallas de Asturias, en su categoría de plata, que el Gobierno asturiano concede cada año con motivo del Día de la Comunidad. También fueron galardonados, en la categoría de plata, la artesana quesera Marigel Álvarez, el colectivo de Carteros Rurales y el atleta paralímpico José Manuel.  La Medalla de Asturias en categoría de oro fue a título póstumo para el exjefe del Ejecutivo autonómico Sergio Marqués.

 

El máximo responsable autonómico, Javier Fernández, destacó que “el Día de Asturias es una celebración para el disfrute”, pero también lo es para la “reflexión” así como para hacer “memoria amplia y con pormenores” de la región.
En su repaso por la historia del Principado recordó que “hemos sabido pelear, resistir y ganar a lo largo de siglos para hacer una Asturias mejor, mejor es más próspera, sin duda, pero también más rica en conquistas sociales, en derechos y libertades, en autogobierno y plenitud democrática”.
“Estamos aquí reunidos, celebrando esta fiesta y dispuestos a seguir caminando, a continuar resistiendo y a conquistar el futuro porque no renunciamos a conquistar un futuro mejor”, agregó.
Fernández señaló que Asturias “afronta, al igual que España entera, una fortísima recesión con duras, y aún imprevisibles, consecuencias sociales y políticas”, y la situó ante “uno de esos trances” en los que “tendrá que demostrar su capacidad para arrostrar las dificultades, como lo ha hecho tantas y tantas veces a lo largo de su historia”.
En su referencia a los galardonados señaló que “han dado mucho” y hoy se les agradece “simbólicamente con este acto, con sus medallas, sus discursos, su pompa y, también, sus trebejos”.
Pidió recordar la “estatura honrosa” del expresidente Sergio Marqués, recientemente fallecido, cuya distinción recogieron su viuda, Elena Prendes, y su hijo Guillermo.
“Tan ejemplar en la siempre difícil cordada de bajada”, indicó Fernández sobre Marqués, del que dijo que “siempre es admirable saber irse, como él, con la dignidad encaramada a sus altos hombros, sin buscar otro reconocimiento que el saludo franco de sus vecinos, convencido de la obligada transitoriedad de los laureles y de la misma vida”.
“Cuando se cuestiona sumariamente la dedicación política”, abundó, “la honestidad de un expresidente del Principado es toda una réplica contra quienes hacen piña, empecinados en el denuesto de la política y sus instituciones”.
Durante su alusión a la figura de Antonio Suárez Gutiérrez, presidente del Grupo Marítimo Industrial (MAR), el presidente del Principado no pudo evitar hacer referencia a la emigración, “uno de los elementos definitorios de la identidad de la Asturias contemporánea. Una identidad que incorpora una larga lista de ‘capitanes’ de la industria y, también de emigrantes que han hecho de su talento una excelente embajada de esta tierra”. Así pues, Javier Fernández definió a Antonio Suárez como uno de los “mejores diplomáticos” asturianos en México, y “uno de los símbolos de esa Asturias del viaje fértil, capaz de hacerse transitiva y germinal allá donde va”.
A Marigel Álvarez Martínez ‘Marigel’ le dijo que su éxito “será siempre un éxito de esta tierra, dicho en el sentido más lato y más telúrico”, y afirmó que su “mano artesana” e iniciativa ha conseguido “elevar el reconocimiento del queso casín”.
Respecto al Colectivo de Carteros Rurales comentó que de la mano de estos “iban y venían las noticias manuscritas de la vida, los hijos de ultramar, el familiar de la ciudad, el maldito recibo que siempre llegaba a tiempo, y a menudo incluso las noticias impresas, porque los carteros también distribuían los periódicos, aún con la tinta bien fresca”.
De José Manuel González Santamaría ‘Santa’, que no pudo recoger la medalla personalmente al encontrarse compitiendo en Londres en los Juegos Paralímpicos, dijo que representa “los valores del deporte. Nombramos a menudo, la constancia, el esfuerzo y la lucha por la superación”, que encarna este deportista paralímpico en el que “todos se multiplican”.

Vota esta noticia:
Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

publicidad

Hemeroteca