LA INICIATIVA PRETENDE CONTRIBUIR A LA PROYECCIóN DE LA CULTURA GALLEGA EN EL EXTERIOR

Ramón Villares destaca la relevancia de las becas acordadas con la Casa de Velázquez

Una investigación sobre el origen del sistema bancario y la deuda pública actual y el diseño de la escenografía de un montaje teatral son los proyectos resultantes de las primeras becas convocadas por el Consello da Cultura Galega y la Casa de Velázquez. Una iniciativa que surge para contribuir a la proyección de la cultura gallega en el exterior y cuyos resultados analizó el presidente del Consello, Ramón Villares.

Ramón Villares destaca la relevancia de las becas acordadas con la Casa de Velázquez
Consello da Cultura.Becas
Ramón Villares, flanqueado por Diego González Valoiras y Francisco Cebreiro Ares.

Una investigación sobre el origen del sistema bancario y la deuda pública actual y el diseño de la escenografía de un montaje teatral son los proyectos resultantes de las primeras becas convocadas por el Consello da Cultura Galega y la Casa de Velázquez. Una iniciativa que surge con la finalidad de contribuir a la proyección de la cultura gallega en el exterior y cuyos resultados se dieron a conocer  por parte del presidente del Consello, Ramón Villares, quien destacó la relevancia de esta línea de trabajo y anunció una nueva convocatoria de estas becas para el mes de abril.

La primera edición de estas becas supusieron la primera vez que una institución gallega entra a colaborar con la Casa de Velázquez, una entidad cultural francesa dedicada al estudio del hispanismo. Las becas se crearon con el objetivo de difundir la cultura gallega en el exterior, notablemente en el mundo francófono, y tenían dos modalidades: una de investigación histórica y otra de creación artística. Los beneficiarios de esta primera edición son Francisco Cebreiro Ares (Santiago, 1990) y Diego González Valeiras (Carballiño, 1980), respectivamente. Ambos becarios estuvieron tres meses (entre septiembre y diciembre de 2015) en la Casa de Velázquez en Madrid para desarrollar sus proyectos, que ahora presentaron en Santiago.

Francisco Cebreiro Ares investigó los pormenores que imbricaron el puerto gallego de A Coruña con la estructura financiera española y mundial a finales del Antiguo Régimen. Una investigación que le permitió revisar cerca de 2.500 cartas que intercambiaron los directores del Banco Nacional de San Carlos y el del puerto herculino. Una correspondencia a través de la que se pueden trazar los relatos (bélicos, de espionaje, comerciales…) de una época muy interesante que permite conocer los antecedentes que justifican la estructura bancaria actual, principalmente la forma de crédito, de empresa y de pago. Entre las primeras conclusiones de su investigación, que forma parte de su tesis de doctorado, le permite afirmar que, después de Cádiz, el puerto de A Coruña es uno de los principales ejes de entrada de oro y plata en la península. Además, le permite identificar los grandes clientes de la oficina del Banco de San Carlos en A Coruña, que no eran los grandes burgueses, sino los medianos comerciantes, nobles, eclesiásticos y sirvió de conexión para Santiago. Para Cebreiro este trabajo permite conocer “el período en el que se comienza a aproximar la esfera financiera a las economías cotidianas que hoy tiene una importancia tan grande y cuyo resultado de esa relación se hizo muy visible en la crisis bancaria do 2007”.

Diego González Valeiras preparó la creación de la escenografía y los figurines del texto ‘Os reloxos preguiceiros de Néboa’ de Xavier Lama, ganador del Premio Manuel María de Literatura Dramática Infantil en 2010 (editado por Xerais en 2011). La estancia le permitió conocer material documental de los fondos de centros existentes en Madrid, principalmente el Museo Reina Sofía, el Thyssen o la Fundación La Caixa. González explicó que la investigación “se plasma en una escenografía y diseño de vestuario en la que conectó los trabajos de Urbano Lugrís con las vanguardias europeas y españolas de la primera mitad del siglo veinte”.

Las becas

Las becas se convocaron por primera vez en 2015 con el objetivo de contribuir a la proyección exterior de la cultura gallega. En el caso de la beca de investigación, la propuesta tenía que pertenecer a ámbito de las ciencias humanas y sociales, cuyas fuentes o terreno de referencia se encontraron en Madrid, y también tenía que ver con la cultura y con la historia de Galicia y su conexión con el exterior. Para la beca de creación (dibujo, cine, fotografía, grabado, vídeo o composición musical), la persona candidata debería estar avalada por un responsable de un centro de creación, de un museo o de un conservatorio. En el proyecto se tenía que justificar tanto la necesidad de la estancia en Madrid como la de la proyección de la cultura gallega.

En esta colaboración, el Consello da Cultura Galega sufraga una ayuda de coste para la estancia, mientras que la Casa de Velázquez se encarga del alojamiento y de poner a disposición de las personas beneficiarias de la beca los espacios de trabajo y de documentación de los que dispone.

Casa de Velázquez

La Casa de Velázquez tienen la misión de desarrollar actividades creadoras e investigaciones relacionadas con las artes, las lenguas, las literaturas y las sociedades de países ibéricos, iberoamericanos y del Magreb. También tiene la vocación de contribuir a la formación de artistas, investigadores y docentes-investigadores así como de participar en el desarrollo de intercambios artísticos y científicos entre Francia y los países relacionados.

Este convenio se  inscribe en una línea de trabajo continuada entre el Consello da Cultura Galega y la Casa de Velázquez, gracias a la que se desarrollaron actuaciones como el seminario realizado en 2009 bajo el título ‘Imaxinarios nacionalistas e identidade nacional española no século XX’. Esta línea de acción se encuadra dentro del mandato fundacional del Consello da Cultura Galega de investigar y valorar las necesidades culturales del pueblo gallego, así como de organizar actuaciones culturales apropiadas a los objetivos del Consello dentro y fuera de Galicia.

Ramón Villares destaca la relevancia de las becas acordadas con la Casa de Velázquez