Galicia lidera la modernizacion sin precedentes de los medios para prestar atención a la tercera edad

La nueva normativa regulará el modelo de cuidados en las residencias de mayores

La atención social y asistencial que reciben los mayores en Galicia se inscribe dentro del plan diseñado por la Consellería de Política Social que se verá implementado en breve con una nueva normativa de carácter integral pensada para mejorar la preparación de los cuidadores, así como las residencias, que experimentarán un proceso de modernización sin precedentes y contarán con un sistema de coordinación sociosanitario pionero en España. El plan contempla medidas para mejorar los cuidados tanto dentro del hogar (a lo que se concede prioridad) como en los propios centros de acogida.
La nueva normativa regulará el modelo de cuidados en las residencias de mayores
11.Nuevas residencias
Vista de uno de los módulos desde la sala de estar y la cocina-comedor.

La Xunta quiere situar a las residencias gallegas de mayores como líderes nacionales en prestaciones y servicios y, para ello, la Consellería de Política Social está elaborando una nueva normativa para mejorar el aspecto arquitectónico de estos espacios de acogida, así como la atención que en ellos se presta a los usuarios.

Empezando por un nuevo concepto de residencia, que contempla espacios más amplios y en contacto con el entorno, menos masificados y más personalizados, la normativa recoge una serie de medidas –algunas de las cuales ya se están poniendo en práctica y otras se encuentan avanzadas–, orientadas a procurar el bienestar de los mayores, tanto dentro del propio hogar como en un centro socioasistencial.

Entre esas medidas, destaca la puesta en marcha de las primeras unidades de ‘Coidados Intermedios’ de España, para atender en ellas a los pacientes que han estado un tiempo convalecientes en un hospital y necesitan cuidados específicos. El problema hasta ahora radicaba en que, una vez dados de alta y todavía sin una plena recuperación, debían volver a sus domicilios o a las residencias, con los consabidos problemas que ello podía ocasionar. 

Lo que se pretende con esta medida es proporcionarles un paso intermedio en el proceso de recuperación para que puedan permanecer unas semanas en las mencionadas unidades de media estancia, recibiendo atención profesional adecuada y de calidad, explica el director xeral de Atención Integral Sociosanitaria de la Consellería de Política Social, Antón Acevedo Prado. 

Otra de las iniciativas adoptadas y a las que también alude consiste en diseñar el primer Plan de Formación Continuada que ya está beneficiando a parte de los 10.000 trabajadores de servicios sociales de la comunidad autónoma a los que va dirigido. Con más de 6.000 horas de duración, contempla más de 300 actividades.

Asimismo, en el plano tecnológico, se implementa un cuadro de mandos en todas las residencias de Galicia para seguir en tiempo real la situación de todos los usuarios.

A este respecto, Acevedo Prado habla de un ‘Living lab’, con productos adaptados a las necesidades de los mayores, que ya se puso en funcionamiento en la residencia de mayores de A Estrada, para un mejor seguimiento de los residentes y para testar el trabajo de los profesionales. 

La localidad pontevedresa es pues pionera en la puesta en marcha de este programa piloto en la Comunidad gallega –además es pionero también a nivel nacional–, con el que se incorporan a los centros tecnologías para el acompañamiento de los mayores. 

Sensores, geolocalizadores, paneles informativos o sistemas de videoconferencia, son algunos de los avances introducidos en esta residencia, reconocida como la primera residencia inteligente del país.

Así, la tecnología se aplica en forma de sensores en las puertas de los cuartos que avisan en el momento en el que un usuario sufra una caída o deambule por la estancia durante la noche.

También permitirá a los mayores ampliar sus posibilidades de ocio en estas residencias inteligentes, ya que, sin salir de su habitación, podrán acceder a una televisión inteligente, realizar terapias adaptadas o contactar con sus familias. 

Contempla también la incorporación de un panel informativo a través del cual los residentes podrán recibir información que resulta de su interés, desde el menú del día hasta tener conocimiento de los cumpleaños que se podrán celebrar cada día.

Permitirá, además, la localización de los mayores, lo que redundará en beneficio de las personas con deterioro cognitivo. Gracias a la geolocalización, estas personas podrán pasearse tanto dentro como fuera de la residencia en condiciones de mayor seguridad y, en el caso de que salgan de excursión, el personal podrá, con la ayuda de un reloj, aplicar el seguimiento por si alguno se desorienta o se separa del grupo.

En el ámbito de las tecnologías, también es de destacar la implantación de la historia clínica electrónica ‘Ianus’, que compete a los centros de salud y a las residencias y hospitales. Por medio de este sistema, pionero también en Galicia, el personal sanitario de las residencias tendrá la posibilidad de entrar en el historial médico de los residentes, lo que permitirá a los facultativos y al personal de enfermería emitir diagnósticos más precisos y con mayor rapidez.

Además, a partir de este año, los hospitales servirán la medicación a todas las residencias de más de 90 plazas, lo que permitirá liberar a los médicos de atención primaria de hacer recetas para más de 5.500 pacientes crónicos, disminuir el número de contactos de los usuarios con los servicios asistenciales y realizar un seguimiento fármaco-terapéutico individualizado.

Algunas de estas medidas se aplicarán en las residencias de nueva creación, mientras que otras también podrán ser utilizadas en las residencias convencionales, aclara Antón Acevedo, quien añade que el acceso a los nuevos espacios se hará como hasta ahora, en igualdad de condiciones.

La nueva normativa regulará el modelo de cuidados en las residencias de mayores