EL PSC LOGRA 33 DIPUTADOS, LOS MISMOS QUE ERC; JUNTS BAJA A 32, Y VOX, CON 11, ENTRA POR PRIMERA VEZ EN EL PARLAMENT

Los partidos independentistas sofocan esta vez la victoria de Salvador Illa en Cataluña

| 15 de febrero de 2021, 20:31
BARCELONA, 14/02/2021.- El candidato a la presidencia de la Generalitat por el PSC, Salvador Illa, celebra los resultados electorales hoy domingo en la sede del Partido Socialista en Barcelona. El PSC ha ganado, en votos, las elecciones en Cataluña. EFE/Toni Albir
El candidato a la presidencia por el PSC, Salvador Illa, celebra los resultados, junto a otros dirigentes del partido.

ERC y JuntsxCat se preparan para gobernar de nuevo la Generalitat tras los comicios del domingo 14 que si bien dieron a Salvador Illa (PSC-PSOE) la victoria se presenta insuficiente para arrebatar el poder a los independentistas. La apuesta de Pedro Sánchez por Illa sirvió a los socialistas catalanes para mejorar su presencia en la Cámara autonómica, al pasar de 17 a 33 escaños, y empatar con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) que, en esta ocasión, desbanca por un escaño a JuntsxCat como la fuerza más votada entre las opciones secesionistas. En la escena política catalana irrumpe por primera vez Vox con 11 diputados, que da el ‘sorpasso’ al ganador de los anteriores comicios, Ciutadans (CS), y al PP, que obtuvieron 6 y 3 diputados, respectivamente.

Si en las elecciones catalanas de 2017 fue Inés Arrimadas (Ciutadans) la que logró imponerse por mayoría de votos y escaños (36), en la cita del pasado domingo fue Salvador Illa (PSC-PSOE) quien obtuvo la victoria. Pero ni uno ni otro consiguieron en sendas contiendas el respaldo suficiente para arrinconar del poder a los independentistas.

Finalizado el recuento del pasado domingo, los secesionistas suman más diputados que los consitucionalistas y todo apunta a que Cataluña tendrá de nuevo un Gobierno formado por ERC y JuntsxCat, con el apoyo de la CUP. Entre los tres agrupan 74 diputados –seis por encima de los 68 en que está fijada la mayoría absoluta en la Cámara catalana–, y las primeras impresiones de la noche electoral apostaban por esta correlación de fuerzas, a la que se pretende añadir a En Comú Podem. De ser así, será en esta ocasión ERC quien coloque como presidente a su candidato, Pere Aragonès, al obtener un diputado más que JuntsxCat, liderado por Laura Borrás.

Pero en política no está todo dicho, y la pretensión de los socialistas catalanes de reeditar en la Generalitat los pactos de La Moncloa podría obtener algunos resultados. La idea es, según apuntaban los socialistas en campaña, aunar los escaños de PSC, ERC y En Comú Podem (ECP) para formar gobierno en esta comunidad autónoma.

La idea fue tan repetida durante la campaña que los partidos independentistas, que se miran de reojo unos a otros, trataron de desbaratarla con la firma de un acuerdo por el cual ninguno de ellos pactaría con los socialistas, que ya apuntaban a quedar de primeros.

Como primera reacción a su victoria y mientras se negocian los posibles pactos, Salvador Illa, en contraposición a la decisión adoptada por Arrimadas en 2017, anunció en la noche electoral su intención de presentarse a la investidura en un intento de dar visibilidad al partido y de exponer ante la ciudadanía catalana sus propuestas de gobierno.

El PSC obtuvo en estas elecciones 652.858 votos, lo que supone el 23,04% del total de emitidos, y sus líderes no parecen dispuestos a echar por la borda el trabajo realizado y el respaldo obtenido.

Con 603.607 (21,3%) y un diputado más que en la anterior cita autonómica (33), ERC se situó en segunda posición, seguida de JuntsxCat, que logró 568.002 votos (20,04%) y 32 diputados, dos menos que en 2017.

La sorpresa de la noche, aunque ya se venía hablando de ello en los días previos a la votación, corrió a cargo de Vox que, como ya pasó en Euskadi en las autonómicas del pasado mes de julio, irrumpe por primera vez en la Cámara catalana y consigue dar el ansiado ‘sorpasso’ al PP. Los 11 escaños obtenidos la sitúan como la cuarta fuerza política en Cataluña, por encima de la CUP que, con 9, supera en cinco los resultados anteriores; de ECP, que mantiene los 8; y de los dos partidos con los que se disputa electores. Por una parte, Cs que, encabezada en esta ocasión por Carlos Carrizosa, solo obtuvo 6 diputados y fue la gran derrotada de esta contienda electoral, ya que pasó de más de un millón cien mil votos en 2017 a 157.903. Por la otra, el PP de Alejandro Fernández, que apenas logró sobrepasar la barrera de los cien mil votos y pierde un diputado (se queda solo con tres).

Ocho partidos, pues, –uno más que en la pasada legislatura– formarán parte del arco parlamentario de Cataluña una vez que se consiga formar gobierno. Como primera medida, y convencidos de que serán quienes lo lideren, en ERC anunciaron ya su intención de reclamar al Gobierno central que se avenga a buscar un acuerdo para poder convocar un nuevo referéndum de autodeterminación en Cataluña. Basan su propuesta en la hegemonía que consiguieron en la Cámara y también en el número de votos en unos comicios con tan solo una participación del 53,54% (más de 25 puntos por debajo de las anteriores autonómicas), pero en los que superaron la barrera del 50% de los sufragios hasta alcanzar casi el 51% del total.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca