Estados Unidos, con 1.229, es el país que más altas registró en junio y julio

Más de 8.000 personas se dieron de alta en el CERA desde la derogación del voto rogado por el Congreso

Un total de 28.527 personas se dieron de alta en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA) en los siete primeros meses del año, de las cuales, 8.414 (29,5%) lo hicieron desde que el Congreso abolió el voto rogado, lo que tuvo lugar en junio de este año.

Más de 8.000 personas se dieron de alta en el CERA desde la derogación del voto rogado por el Congreso

A 1 de agosto, el censo del exterior, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), contabiliza 2.277.179 inscritos (un 1,2% más que en enero), con incrementos en cada mes del año, siendo febrero, con 7.609, el que más altas registró, seguido de enero, con 5.160. Marzo cerró con 3.525 nuevas incorporaciones; abril, con 1.241, y mayo con 2.578.

Los meses de junio y julio, que coinciden con la derogación de esa cláusula, vieron incrementar los datos del censo del exterior en 4.320 y 4.094 nuevos inscritos, respectivamente.

Madrid es la provincia que más incorporaciones registró desde comienzos del año y hasta el 1 de agosto. Con un censo de 358.719 personas, contabilizó 12.951, de las cuales 3.676 se produjeron después de la supresión del ruego del voto.

Por países, fue Estados Unidos de América el que más incremento experimentó. Con 157.336 censados, creció tanto en el número de incorporados desde enero (6.214), como desde el acuerdo parlamentario, que alcanzó los 1.229. Le sigue México que, con un total de 131.766, contabilizó 4.355 nuevas altas desde enero y 1.121 a partir de junio. Reino Unido, que cuentan con 130.518 españoles en el CERA, incorporó 2.876 en total y 1.094 en esos mismos dos meses. En Europa también destacan los 2.191 de Francia, que supusieron 853 en junio y julio y elevan el total a 232.01, y los 2.097 de Alemania (679), que computa 137.493 personas en el censo del exterior.

En países de América Latina, como es el caso de Argentina (435.092), la cifra aumentó solo en 242 censados desde que se dio el paso para acabar con el ruego del sufragio exterior, mientras que descendió en Cuba, con 156 menos (151.829); en Uruguay, (-111 y 59.435) y en Venezuela, donde se registran 4 menos y sitúa la cifra de personas inscritas en el CERA en 116.460.

Teniendo en cuenta que la abolición del voto rogado pone fin a las trabas para emitir el sufragio desde el exterior, la buena disposición de una amplia mayoría de los diputados de la Cámara puede ser determinante para incrementar la participación de los que residen fuera en las elecciones que se celebrarán el año próximo, tanto las autonómicas de mayo (coinciden con las municipales, pero en estas no tienen derecho a participar) como en las generales que, previsiblemente, se celebrarán en diciembre de 2023.

El voto rogado, que se puso en funcionamiento después de la reforma de la Loreg (Ley Orgánica del Régimen Electoral General) de 2011, exigía unos requisitos y llevaba implícito un procedimiento difícil de cumplir, que disuadió a muchos españoles en el exterior de participar desde entonces en los comicios. De ahí que las cifras de votantes del CERA se hayan reducido de entorno al 30% registrado en algunos casos a cifras que no alcanzaban los dos dígitos.

En los comicios autonómicos del próximo mes de mayo, los primeros en los que tendrán opción de votar con el nuevo sistema, se espera que la tendencia se revierta y la participación comience a crecer.

Más de 8.000 personas se dieron de alta en el CERA desde la derogación del voto rogado por el Congreso