Aseguran que la precariedad laboral lleva lustros aumentando

Los consejeros por Reino Unido en el CGCEE piden una solución justa para las demandas del servicio exterior en el país

Los consejeros generales por Reino Unido, Nuria Fraile y David Casarejos, se suman a los posicionamientos de los CRE (Consejo de Residentes Españoles) del Norte y Centro del país y exigen “que el Gobierno a través del Ministerio de Exteriores ofrezca una solución a las justas demandas” del personal laboral del servicio exterior.

Los consejeros por Reino Unido en el CGCEE piden una solución justa para las demandas del servicio exterior en el país

Los consejeros generales por Reino Unido, Nuria Fraile y David Casarejos, se suman a los posicionamientos de los CRE (Consejo de Residentes Españoles) del Norte y Centro del país y exigen “que el Gobierno a través del Ministerio de Exteriores ofrezca una solución a las justas demandas” del personal laboral del servicio exterior.

Según explican en un comunicado, como representantes en el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE), “único foro que tenemos las emigrantes en nuestro país”, defienden “los derechos a salarios y condiciones dignas de un personal laboral que lleva lustros viendo cómo su poder adquisitivo baja y su precariedad aumenta con el beneplácito de los dirigentes que deciden sus salarios desde Madrid”.

Asimismo, aseguran, que “la ciudadanía en Reino Unido está siendo igualmente penalizada por la apatía que están mostrando estos dirigentes, y son los que están pagando también las consecuencias de la falta de interés en encontrar una solución”, ya que miles de pasaportes, visados y registros consulares están siendo retrasados sin fecha afectando a la movilidad y a los derechos de la emigración española en Reino Unido.

“El retraso ya acumulado en muchos procedimientos está viéndose agravado estos días, y no sabemos cuánto durará la situación que estamos presenciando”, recuerdan Fraile y Casarejos, quienes explican que el CGCEE, que aloja una Comisión de Derechos Sociolaborales, “vela por los derechos de la diáspora en el exterior, y en este colectivo tenemos muchos compatriotas que trabajan en consulados y embajadas por todo el mundo sufriendo unas condiciones muy similares a las que tienen nuestros colegas en Londres, Manchester y Edimburgo”.

En todo caso, explican que en Reino Unido se están dando unos factores que agravan la situación como el incremento del número de trámites necesarios tras el Brexit y ser el país “con mayor crecimiento de población en el exterior desde el 2017, con más de 75 mil españoles que se registraron en este periodo. En 2022 fueron 15.413 nuevos emigrantes españoles en Reino Unido”. Además, aseguran que las condiciones con las que contratan a los nuevos empleados impiden que puedan enfermar debido a que la baja laboral les penaliza, al elegir no cubrir estas bajas con una compensación adecuada y que los salarios están muy lejos de los sueldos medios del país, “en algunos casos un 45% por debajo de las 31.772 libras esterlinas anuales que según la Office for National Statistics era la media en el país abril 2021, y en el caso del personal de Londres, aún más alejados de las 39 mil libras de salario medio en Londres”.

Fraile y Casarejos agradecen la inversión que supuso la reapertura del Consulado de Manchester y el incremento de la plantilla en términos globales en Reino Unido, pero aseguran que los consulados generales de Edimburgo y Londres están obsoletos y no pueden cubrir la demanda.

“Los puestos de trabajo en los consulados, sin menospreciar los edificios, deberían ser el principal activo que tendría que cuidar el Ministerio de Exteriores, y si bien los edificios dan una imagen del país en el exterior, las condiciones laborales de sus trabajadores también deberían ser igual de importantes para el ministro Albares”, aseguran los consejeros, quienes remarcan que “la marca España también son los salarios y condiciones de sus trabajadores”.

Aunque reconocen que el momento para la huelga es complicado, ya que se está saliendo de una pandemia y hay una guerra en Europa, los trabajadores de los consulados “llevan demasiado tiempo sufriendo unas condiciones lamentables y que no reflejan las necesidades y los mínimos para vivir dignamente en Reino Unido”.

“La inflación, las decisiones desfavorables a las que se acogen los consulados en materia de seguridad social, y un salario ya de entrada bajo solo les puede empujar a replantearse su futuro laboral”, aseguran estos consejeros. Explican que “la ciudadanía española en vez de tener una plantilla laboral que vela por la diáspora con formación, y entrenada, se ve abocada a tener unos consulados con personal laboral en continua formación y tan pronto están formadas dejan sus puestos al no tener condiciones dignas para poder plantearse tener una familia y una vida como el resto de las trabajadoras”.

Según Fraile y Casarejos, el futuro pasa por “más recursos, mejores edificios, mejoras en digitalización de procedimientos, y por supuesto por tratar a toda persona que trabaja por la emigración con condiciones dignas y que les permitan pensar en un futuro digno y no sufrir la precariedad laboral”.

Los consejeros por Reino Unido en el CGCEE piden una solución justa para las demandas del servicio exterior en el país