La presidenta del Consejo, Violeta Alonso, espera recuperar los niveles de participación

El CGCEE se muestra “satisfecho” por el fin del voto rogado y comienza a hablar sobre una circunscripción propia

La presidenta del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE), Violeta Alonso, asegura que desde el Consejo están “muy satisfechos” por la eliminación del voto rogado y la reforma del Ley Electoral, pero ahora empezarán a debatir la posibilidad de contar con una circunscripción propia.

El CGCEE se muestra “satisfecho” por el fin del voto rogado y comienza a hablar sobre una circunscripción propia
Violeta Alonso
Violeta Alonso.

“Desde el Consejo estamos muy satisfechos porque han sido más de diez años reclamando un derecho fundamental que se nos estaba negando”, explica Violeta Alonso, quien ve como algo “muy positivo” la posibilidad de descargar las papeletas y la ampliación de los horarios y de los días en los que se puede depositar el voto en urna. En todo caso, explica, “tenemos que ver cómo funciona el tema en las próximas elecciones” y si es necesario hacer ajustes.

La presidenta del Consejo mostró la preocupación de este organismo por las garantías del nuevo sistema de voto y que se pueda asegurar de que llegue el voto de los que no pueden desplazarse al consulado y que es un problema en algunos países como Brasil, Australia o Canadá.

Además, Alonso también valora positivamente que, “después de tanto tiempo luchando, al final se ha aprobado por unanimidad en el Senado”.

“Dentro de la satisfacción vemos que hay que seguir trabajando”, afirma Alonso, “porque nos preocupa que la participación que estaba desplomada vuelva a subir”. La presidenta del CGCEE recuerda que, con la implantación del voto rogado, la participación electoral desde el exterior cayó hasta el 5% y “hay que ver si se puede recuperar hasta el 30%, que era lo que había antes de que se impusiese el voto rogado”. Para Alonso llegar a los niveles de voto que hay en la España territorial “sería más complicado, pero al menos recuperar el 30% que había antes de que comenzase todo este tema”.

Circunscripción propia

Las demandas electorales de los españoles en el exterior no terminan tras la eliminación del voto rogado y la reforma de la Ley Electoral, ya que el Consejo quiere ir un paso más allá y abrir el debate sobre la circunscripción propia para la emigración. “Dentro del Consejo este tema se está empezando a hablar ahora porque hasta el momento la prioridad número uno era el voto rogado”, dice Alonso. Explica que, “probablemente, en la Comisión de Derechos Civiles y Participación se empezará a trabajar el tema de reclamar una circunscripción exterior, como ya tienen algunos países de nuestro entorno como Francia e Italia y que nos permita tener una representación directa en el Congreso y en el Senado y que, al final, esos diputados y senadores miren realmente por las necesidades y reclamaciones que se hacen desde la ciudadanía en el exterior”.

La presidenta del Consejo es consciente de que el apoyo a esta propuesta no es unánime entre la colectividad. “No todo el mundo está de acuerdo, pero mayoritariamente se ve que necesitaríamos una representación propia. Yo creo que sí va a ser mayoritaria la posición del Consejo en este sentido”, dice Alonso, quien reconoce que el camino va a ser “muy largo y complicado porque requiere una modificación de la Constitución, pero yo creo que sí va a ir por ahí el Consejo General”.

Alonso evita poner fechas a esta posible modificación y asegura que lo que le interesa ahora es que se empiece a hablar del tema, “que sea un tema que esté en la mesa de los políticos y que se empiece a debatir sobre él. No es algo que nos planteemos conseguir en este mandato porque es muy complejo, yo creo que va para el medio y largo plazo”.

El CGCEE se muestra “satisfecho” por el fin del voto rogado y comienza a hablar sobre una circunscripción propia