El interventor del Centro Gallego de Buenos Aires explora vías de colaboración con los gobiernos de España y Galicia

| 06 Marzo 2017 - 09:17 h.
Martín Moyano Barro, interventor judicial del Centro Gallego de Buenos Aires.
Martín Moyano Barro, interventor judicial del Centro Gallego de Buenos Aires.

En paralelo a la visita oficial del presidente Mauricio Macri a España, el interventor judicial del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), Martín Moyano Barro, mantuvo en Madrid una serie de conversaciones preliminares con autoridades españolas y gallegas sobre la situación del Centro Gallego de Buenos Aires y de los colectivos que la entidad atiende.

En rueda de prensa, Moyano Barro indicó que, entre otras cosas, conversaron sobre las ayudas públicas que, tanto el estado nacional como el autonómico, podrían disponer para aquellos socios (españoles o gallegos) de bajos recursos que necesiten algún apoyo para su cobertura en el centro porque la mutual, dijo, hoy no está en condiciones de  subsidiarlos. “La idea –ahondó– es resolver lo que tiene que ver con los tratamientos de alto costo, traumatología y subsidios a las cuotas sociales”.

El directivo se mostró optimista sobre la posibilidad de llegar a algún acuerdo de cooperación en favor de este colectivo con un promedio de edad que se acerca a los 84 años y que no supera las dos mil personas, de las cuales la mitad es española y la otra mitad, gallega, según precisó.

Otra de las propuestas que se analizó fue la posibilidad de entablar relaciones con entidades que formen parte de la red de salud pública gallega, con el fin de que los médicos residentes de la mutual puedan realizar pasantías allá y viceversa. “La idea de ese intercambio –dijo– es volver a tener médicos de origen gallego en la institución y creemos que es también una manera inteligente de volver a vincularse con Galicia”.

Al respecto, precisó que gallegos de origen que residen en Argentina ya son muy mayores y que cada vez son menos, por lo que habría que plantearse una renovación del vínculo con Galicia. “Pensamos que la cooperación y el intercambio de profesionales sería una manera inteligente de mantener y reforzar esos lazos”, reflexionó.

El tercer aspecto que abordaron, según explicó el directivo,  fue el mantenimiento del patrimonio cultural. “Ellos están dispuestos a colaborar hasta que haya una inversión acorde al valor de ese patrimonio”, señaló Moyano, refiriéndose a la posibilidad de que la Xunta de Galicia se implique en el mantenimiento de las obras de arte que atesora la entidad.

Recientemente, el Banco de la Ciudad de Buenos Aires tasó ese patrimonio (compuesto por las esculturas y pinturas, el archivo histórico quedó fuera) en 16 millones de pesos y elaboró un informe sobre el estado del mismo.

Por otra parte, saliendo al cruce de especulaciones y rumores que habrían comenzado a circular, Moyano aseguró que “el Centro Gallego no se va a desprender de nada” y que tampoco se van a sacar las obras de la sede.

La gestión de ese patrimonio en todo caso, aclaró, es otra cosa, y explicó que las presentaciones formales que se hagan respecto de todo lo conversado se realizarán a través del embajador argentino en España, Ramón Puerta, “porque es un requerimiento del Estado argentino resolver la situación del Gallego”, concluyó el interventor judicial del Centro.

 

Foto 1 y 2: Martín Moyano Barro, interventor judicial del Centro Gallego de Buenos Aires.

 

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca