LA AUTORA FUE LA PRIMERA CORRESPONSAL DE GUERRA EN ESPAÑA

La Casa de Galicia en Madrid acogió la presentación del poemario ‘Fugaces’, de la coruñesa Sofía Casanova

| 15 Diciembre 2017 - 14:00 h.
María Tecla Portela Carreiro, Marta Porpetta, Amelia Serraller, Ramón Jiménez, Alfonso Armada y Liz Wittlin, durante la presentación de 'Fugaces'.
María Tecla Portela Carreiro, Marta Porpetta, Amelia Serraller, Ramón Jiménez, Alfonso Armada y Liz Wittlin, durante la presentación de 'Fugaces'.

La Editorial Torremozas presentó en la Casa de Galicia en Madrid el poemario ‘Fugaces’, de la escritora coruñesa Sofía Casanova, primera mujer corresponsal de guerra en España, que narró al país la Revolución Rusa desde San Petersburgo. Casanova realizó una importante labor literaria como periodista, novelista, dramaturga y poeta, siendo esta última la faceta menos conocida de la autora, que se casó con el filósofo Wincenty Lutoslawski, vivió en Polonia casi toda su vida y murió allí. El poemario reeditado se acompaña de un interesante material fotográfico, en parte inédito en España, y una amplia introducción de la filóloga y traductora Amelia Serraller Calvo.

En la presentación participaron el escritor y periodista Alfonso Armada; la escenógrafa y artista visual Liz Wittlin; la autora de la introducción, Amelia Serraller; la poeta María Tecla Portela Carreiro; la editora Marta Porpetta; y el coordinador de Actividades Culturales de la Casa, Ramón Jiménez. Entre el público asistente se hallaban el secretario de Asuntos Políticos de la Embajada de Polonia, Maciej Brodowicz, y la directora del Instituto Polaco de Cultura, Miroslawa Kubas-Paradowuska.

Jiménez manifestó que era “una satisfacción para esta Casa, gracias a la oportuna reedición de ‘Fugaces’ hecha por Torremozas, recordar la figura de tan eminente gallega, que vuelve a ella después de que en junio de 1995 se pronunciara en esta misma sala por Juan Antonio Cánovas del Castillo la conferencia titulada ‘Sofía Casanova: Olvidada gloria de las letras gallegas. Vínculo singular entre España y Polonia’; y de que un año después, en septiembre de 1996, se presentara aquí también el libro ‘Galicia la inefable’, de Sofía Casanova, con introducción de Manuel Fraga Iribarne, prólogo de Juan Antonio Cánovas de Castillo, estudio preliminar de María Rosario Martínez Martínez e ilustraciones de Rafael Romero Massiá”.

Armada, escritor y reportero gallego, abordó las dos facetas de Sofía Casanova que él mismo cultiva: la de corresponsal de guerra y la de poeta. Narró la relación de Casanova con ‘ABC’, medio del que es adjunto a la dirección y sus principales crónicas y acabó entablando un diálogo con su poesía, de poeta a poeta. Armada también puso en valor la edición del libro presentado y resaltó la introducción “en tres actos” que firma Serraller, que considera especialmente interesante para debatir sobre la vida y la vigencia de Sofía Casanova como poeta.

Wittlin habló de la relación de su familia (su padre es el escritor judeo-polaco nominado al Nobel Józef Wittlin, amigo personal de Joseph Roth y Stefan Zweig y presidente del Pen Club) con la de Sofía Casanova-Lutoslawska y describió el ambiente intelectual de su familia política polaca, en la que destacan el compositor Witold Lutoslawski, sobrino de su marido, o este mismo, Wincenty Lutoslawski (se casó con un activista político, diplomático y famoso catedrático de filosofía, la primera persona capaz de fijar la cronología de la obra de Platón). Lo hizo desde una óptica emocional y muy personal, de mujeres artistas en un mundo eminentemente masculino. En este caso, de exiliada a exiliada, buscando las conexiones entre Sofía y otra mujer hispano-polaca como es la escritora mexicana de origen polaco y Premio Cervantes Elena Poniatowska.

Serraller afirmó que Casanova “como escritora, poeta, periodista y traductora desempeñó un papel extraordinariamente importante en las relaciones entre España, Rusia y Polonia, especialmente en las hispano-polacas a raíz de su matrimonio con Wincenty Lutoslawski, y que fue de las pocas periodistas que vivió y narró la Revolución Rusa de octubre de 1917 desde su mismo epicentro, San Petersburgo. Explicó que se inició como poeta con Campoamor y el rey Alfonso XII como valedores y que su poesía “le dio acceso a los círculos académicos y literarios madrileños, despertó la admiración de su marido y le abrió las puertas de los salones europeos de figuras como Madame Curie o Lev Tolstoi”. Del contenido de ‘Fugaces’ valoró que es “una lírica precursora del Modernismo”, “una obra moderadamente feminista, en la que dirige sus versos a mujeres contemporáneas que admira, como la también escritora Blanca de los Ríos, al tiempo que concilia lo personal con lo universal, lo privado y lo público”.

La poeta gallega y traductora de portugués María Tecla Portela recitó algunos de los poemas del libro y la editora Marta Porpetta comentó la trayectoria de la Editorial Torremozas, que desde su fundación reivindica el papel de la mujer en el arte y lleva ya 35 años editando literatura escrita por mujeres, realizando una labor de “rescatar del silencio a autoras que están olvidadas, como es el caso de Sofía Casanova”.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca