‘Campos de voluntariado’, una iniciativa para recuperar el patrimonio histórico y adentrarse en el entorno

| 29 Noviembre 2019 - 14:54 h.
El programa se desarrolla en el castro de Castromaior, en Portomarín.
El programa se desarrolla en el castro de Castromaior, en Portomarín.

Galicia se abre a la participación de los jóvenes del exterior en la recuperación del patromonio cultural y arquitectónico a través de los ‘Campos de voluntariado’, un programa que nació en 2014 para fomentar la convivencia entre gallegos y jóvenes de la emigración. En la iniciativa colaboran la Dirección Xeral de Xuventude, dependiente de la Consellería de Política Social, y la Secretaría Xeral de Emigración.

Un total de 22 jóvenes del exterior y 10 residentes en el territorio se sumaron este año a la propuesta, que requiere de la colaboración desinteresada y voluntaria de los aspirantes en la búsqueda de un mayor conocimiento de la cultura de Galicia, así como de la mejora ambiental y de la recuperación del patrimonio cultural y arquitectónico. Para ello, se proponen actividades de intervención arqueológica en un castro, la señalización de antiguos caminos mineros, actividades formativas de bioconstrucción e información y sensibilización en cuestiones ambientales, entre otras.

El programa, que se desarrolla en el castro de Castromaior, en Portomarín (Lugo) incluye, además, actividades de convivencia, formación, ocio y tiempo libre.

Hasta ese enclave se desplazaron este verano la directora xeral de Xuventude, Cristina Pichel, y el secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, que estuvieron acompañados por el delegado territorial, José Manuel Balseiro. Los tres fueron testigos del trabajo que desarrollan los jóvenes que participan en los ‘Campos de voluntariado’, que incluye visitas teatralizadas para fomentar el conocimiento de este importante vestigio arqueológico entre los miles de peregrinos que recorren el Camino Francés y que hacen parada en Portomarín.

Como actividades complementarias, los participantes pudieron visitar durante su estancia en Galicia lugares emblemáticos de la comunidad autónoma, como el casco viejo de Santiago de Compostela, la muralla romana de Lugo o los paisajes de la Ribeira Sacra.

Los jóvenes beneficiarios de este año, con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, procedían en esta ocasión de Argentina (5), Uruguay (4), Brasil (3) y Venezuela, que aportó dos participantes. El resto, con dos aportaciones también cada uno, procedían del resto de América, España y resto de Europa.

 

Un centenar de participantes

Al igual que ocurre con otros programas pensados para atraer a jóvenes del exterior a la tierra de sus padres, en este caso, la Administración gallega cubre la totalidad de gastos de alojamiento, mantenimiento y desplazamientos a Galicia de los beneficiarios, mientas que los costes de los billetes de traslado se financian al 100%, al 50% al 0%, dependiendo del nivel económico de sus familias.

Desde su puesta en funcionamiento, un centenar de jóvenes del exterior han participado en esta iniciativa, que facilita su contacto directo con la tierra de sus familiares y que, en muchos casos, sienten como propia. El programa supone para muchos de ellos la primera posibilidad de conocer físicamente Galiciay a sus familiares que quedaron en la Galicia territorial.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca