LA CREACIÓN DE LA AXENCIA BENEFICIARÁ A LOS PRODUCTORES, INDUSTRIAS Y A LA POBLACIÓN EN GENERAL

La Axencia da Calidade Alimentaria mejora la aplicación del I+D+i en el campo

| 05 Noviembre 2018 - 10:20 h.
La Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia (Evega) depende ahora de Agacal.
La Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia (Evega) depende ahora de Agacal.

Mejorar la protección y promoción de los productos gallegos, haciendo énfasis en su calidad, es uno de los objetivos de la Axencia Galega da Calidade Alimentaria (Agacal), creada recientemente para procurar beneficios a todos los agentes de la cadena de producción, desde el agricultor hasta el consumidor final, y fomentar de un modo más eficiente todo lo relativo a la aplicación de I+D+i en el terreno alimentario y agroforestal. La medida, según la Xunta, beneficiará no solo a los productores e industrias vinculadas con estas actividades, sino también a la población en general.

Investigación, formación y calidad son los propósitos que se ha marcado el Gobierno gallego con la creación de la Axencia Galega de Calidade Alimentaria, cuyo decreto fue aprobado el pasado mes de junio con el propósito de convertirlo en instrumento básico de promoción y protección de la calidad diferencial de los productos alimentarios gallegos acogidos a los distintos indicativos de calidad, así como de potenciar la calidad de producción alimentaria gallega.

Su director, Manuel Rodríguez Vázquez, habla del firme propósito de “concienciar” e implicar a la sociedad en su conjunto en el apoyo al rural gallego y de pagar “la deuda histórica” con los centros de investigación en la materia.

Agacal se creó como “una herramienta hacia el rural” para agrupar elementos que “tenían enfoques diferentes” y estaban “esparcidos” por distintos departamentos, dijo el director de la Axencia, durante su comparecencia en la Comisión de Agricultura para explicar su cometido.

No obstante, se trata de una herramienta que debe “evolucionar hacia una estrategia” que implique tanto a la Administración como a los productores e industrias y a la sociedad en general, dijo Rodríguez Vázquez, ya que, en ocasiones, la población “no es consciente de lo que implica el hecho de comprar un producto”.

En ese contexto, aclaró que cuando se compra “un producto gallego certificado”, se está “suscribiendo un contrato, un compromiso con el rural gallego”, por lo que apostó por fomentar esa conciencia de apoyo al rural de la comunidad con cada acto individual.

“A veces nos olvidamos de que el rural también depende de nosotros, de la sociedad como conjunto”, dijo Rodríguez, quien marcó, durante su comparecencia, los tres ejes de su labor al frente de esta Axencia: la coordinación y apuesta por la investigación, por la formación y por el fomento de la calidad.

Respecto al primero de los apartados, el director de Agacal ve necesario dar un impulso notable a la “renovación y apuesta por los centros de investigación gallegos”, entre los que mencionó el forestal de Lourizán o el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo. A su entender, existe una “deuda histórica” con estos centros de investigación, que necesitan impulso e inversión para renovación y nuevas líneas de trabajo.

En lo que atañe a la formación, incidió en los seis centros de formación que gestiona Medio Rural, e indicó que “son grandes desconocidos para la sociedad”. 

“Se desconoce que ofrecemos formación reglada a ganaderos, agricultores, silvicultores...”, aseguró, al tiempo que les garantizó su apoyo y se refirió a la apuesta de su departamento por los nuevos ciclos formativos: formación continua o teleformación, como retos de futuro.

Por último, se refirió a la calidad, la “tercera gran pata” en la que se incidirá desde la Axencia, recordando que Galicia es la comunidad “con más indicativos de calidad”. Además, en la actualidad se trabaja en nuevos procedimientos, como es el caso del Decreto de Artesanía Alimentaria, que se prevé esté listo a finales de año.

La creación de Agacal, que supone la desaparición del InstitutoGalego da Calidade Alimentaria (Ingacal), permite la agrupación, en una única agencia, de todas las competencias relacionadas con la aplicación del I+D+i en el campo, así como las relativas a la formación. De esa manera, todos los centros formativos de la Consellería de Medio Rural dependenrán directamente de Agacal.

 

30 millones de presupuesto

La entidad dispondrá de un presupuesto de 30 millones de euros y se estructura en los departamentos de innovación tecnológica, promoción de la calidad agroalimentaria y formación.

Del departamento de formación dependerán los centros de formación y experimentación de medio Rural Pedro Murias, Guísamo, Lourizán, Monforte, Sergunde y Becerreá. También coordinará los centros de investigación, como los de Mabegondo, la Estación de Viticultura e Enoloxía de Galicia (Evega) o el Laboratorio Agrario y Fitopatológico de Galicia.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca