CON LA PARTICIPACIÓN DE TRES EXDIRECTORES Y PERSONALIDADES DE LA CULTURA Y LA POLÍTICA

El Instituto Cervantes celebra sus 30 años con un encuentro transmitido para los trabajadores de sus casi 90 centros

| 23 de marzo de 2021, 13:51

El Instituto Cervantes celebró su 30º cumpleaños con un encuentro en la sede central, transmitido en línea para los trabajadores de sus casi 90 centros y aulas en todo el mundo, en el que se mezclaron las felicitaciones y enhorabuenas, la mirada al pasado y la visión de futuro para una institución que pone en marcha la campaña ‘30 años creando hispanistas’, y que inaugurará este miércoles la Princesa de Asturias. Intervinieron tres de sus exdirectores, destacadas personalidades de la cultura enviaron sus mensajes y dos invitados especiales, Manuel Gutiérrez Aragón y Rosa Torres-Pardo, depositaron sendos legados en la Caja de las Letras.

Abrió el acto el director, Luis García Montero, quien agradeció a todos el trabajo realizado y destacó el orgullo por lo que se ha conseguido, si bien admitió que continúan las preocupaciones por el presupuesto, los recursos humanos o la dignidad de la plantilla.

Por su parte, la secretaria general, Carmen Noguero, dijo que la institución “engancha”, que su creación fue “una idea feliz” y que “hay que afianzar ese trabajo de 30 años”.

La sesión contó con más de una veintena de felicitaciones grabadas en vídeo. La primera fue la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que manifestó su “gratitud, admiración y respeto” por el Cervantes, “la mejor tarjeta de presentación en cualquier confín de la Tierra”. Concluyó deseando “muy larga vida” a uno de los grandes instrumentos del prestigio internacional de España.

Por la pantalla del salón de actos se fueron sucediendo los mensajes de felicitación. Santiago Muñoz Machado, director de la Real Academia Española y presidente de la Asociación de Academias (ASELE), recalcó lo mucho que vienen trabajando con el Instituto Cervantes desde 2001 en la organización de los Congresos Internacionales de la Lengua.

Su predecesor, Darío Villanueva, afirmó que el Cervantes es “el instrumento más potente que España ha aportado al conocimiento de la lengua española y la cultura hispánica en todo el mundo”. Mario Vargas Llosa dijo que “era una institución que hacía falta, era necesaria”, y el hispanista Ian Gibson destacó que “habéis hecho una contribución enorme al conocimiento de este país que es mi país”.

Desfilaron también las filósofas Amelia Valcárcel y Victoria Camps, los escritores Vicente Molina Foix, Irene Vallejo, Eduardo Mendicutti y Juan Gabriel Vásquez; el poeta Raúl Zurita; el cantante Miguel Ríos, la editora Pilar Reyes, las periodistas Pepa Fernández y Rosa Montero, así como los actores Carmelo Gómez y Juan Diego Botto.

Tres antiguos directores del Instituto participaron de manera presencial en el cumpleaños. Nicolás Sánchez Albornoz, el primero (1991-1996), recordó algunas dificultades de la puesta en marcha del Instituto, como su vinculación con tres Ministerios (Cultura, Educación y Exteriores), lo que ocasionó celos y confusiones en “una Administración que no está acostumbrada a colaborar”. También, las carencias e improvisaciones en unas primeras etapas en las que no había ni sede, ni lápices ni máquinas de escribir. Cuando éstas se iban a comprar, recordó con orgullo el veterano historiador, que había vivido décadas en Estados Unidos, se negó e impuso la compra de ordenadores, aunque muchos no sabían cómo usarlos.

Fernando Rodríguez Lafuente, el tercer director, dijo que el Cervantes es “una de las pocas instituciones que tienen solidez de Estado y de proyección” y glosó el trabajo de diplomacia cultural que ejerce, una labor que nació en 1921 y “tiene una dimensión internacional notable”. Por su parte, Juan Manuel Bonet, octavo director, definió sus años cervantinos (en París y en la sede central) como “los más emocionantes de mi vida” por trabajar en “la casa de los que aman el español, la casa de los hispanistas”.

De dentro de la institución, participaron mediante grabación dos veteranos, Cecilia Fernández Suzor, directora de Túnez, y Javier Ruiz Sierra, de El Cairo-Alejandría, quien quiso recordar al querido Enrique Camacho, fallecido recientemente. También hablaron Aline Pereira (Río de Janeiro) y Carlos Valmaseda (Manila), así como dos jóvenes becarias de la sede central, Nuria Rozas y Mara Martín Matilla.

 

Nuevos legados en la Caja de las Letras

Dos nombres propios de la cultura, miembros del Patronato, participaron de manera presencial y dejaron sendos legados en la Caja de las Letras. El cineasta y escritor Manuel Gutiérrez Aragón depositó un guion inédito, “el único que tengo sin realizar”, porque se jubiló como director de cine antes de convertirlo en película.

Por su parte, la pianista Rosa Torres-Pardo dejó guardados en la antigua cámara acorazada el libreto de El amor brujo de Manuel de Falla, al que corrigió a mano su autoría para incluir a María Lejárraga (figuraba su marido), así como un librillo que contiene dibujos de Eduardo Arroyo. Interpretó al piano ‘La danza del fuego’ y ‘La canción del fuego fatuo’, de Falla, en el 75.º aniversario de su muerte. Torres-Pardo concluyó su actuación con un ‘cumpleaños feliz’ al piano.

Este miércoles se abrirán los actos oficiales del 30º aniversario con la visita de la Princesa de Asturias –en su primer acto en solitario– a la sede del Instituto, que se emitirá en directo por Televisión Española. Depositará en la Caja de las Letras el ejemplar de la Constitución cuyo primer artículo leyó en el Cervantes en octubre de 2018 en el marco del 40º cumpleaños de su aprobación, así como el tomo de ‘El Quijote’ que leyó ante las cámaras junto a la Infanta Sofía en el Día Internacional del Libro 2020.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca