PARTICIPÓ EN UN COLOQUIO EN FRANKFURT SOBRE EL RIESGO DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

La escritora Almudena Grandes lamenta que en España se siga arrastrando el estigma de la dictadura

| 23 Octubre 2019 - 14:30 h.
Almudena Grandes con Annette Prosinger y Carlos Collado Seidel, durante la Feria del Libro.
Almudena Grandes con Annette Prosinger y Carlos Collado Seidel, durante la Feria del Libro.

Licenciada en Geografía e Historia, la madrileña escritora Almudena Grandes cuenta con un gran palmarés de premios literarios y una serie de grandes obras como ‘Las edades de Lulú’, ‘Atlas de la geografía humana’, ‘Los aires difíciles’, ‘Malena es un nombre de tango’ o ‘Los pacientes del doctor García’, entre otros. La ‘bestseller’ española, que forma parte del equipo editorial Tusquets desde hace años, ha sido una de las autoras invitadas a la Feria del Libro de Frankfurt, donde participó en un coloquio, junto al historiador de la universidad de Marburg Carlos Collado Siedel y la editora y jefa de redacción en Welt am Sonntag, Anntte Prosinger, sobre el riesgo de la libertad de expresión y el pluralismo en España.

Grandes frentes abiertos como la ley Mordaza, la crisis de gobierno, los políticos presos o la situación de Cataluña han sido algunos de los temas que la autora de reconocimiento internacional ha abordado en sus discursos.

“La derogación de la Ley Mordaza es una medida que forma parte de todos los programas de los partidos de izquierdas. Otra rareza de España es que estamos sin gobierno y, en breve, volveremos a tener elecciones generales, así que, hasta que no dispongamos de un gobierno progresista estable, será físicamente imposible la aprobación de esta ley”.

Al igual que la sección española de Amnistía Internacional, Almudena Grandes considera que en España no hay presos políticos, ni de conciencia. Considera que hay unos políticos presos porque, según la ley española, han sido juzgados por cometer un delito. Según el ordenamiento jurídico español, declarar la independencia del un territorio es un delito. “No hay ninguna organización en España que avale que los presos catalanes sean presos políticos. Ésta es la mejor prueba en la que no tiene que ver la libertad de expresión”.

La autora lamentó que, tras el duro trabajo de España por conseguir una democracia consolidada, se siga arrastrando el estigma de la dictadura. “Creo que la agresividad y la violencia que se está viviendo en Cataluña no se la esperaba nadie ni siquiera el gobierno catalán ni el independentismo catalán. Creo que están todos asustados"

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca