UNOS 300 INVITADOS COMPARTIERON UNA GRAN FABADA

El Centro Asturiano de Montevideo ha celebrado su 108º aniversario y la festividad de la virgen de Covadonga

| 12 Septiembre 2018 - 17:08 h.
Carolina, sirviendo a su padre, el presidente de la institución, José M. Pérez.
Carolina, sirviendo a su padre, el presidente de la institución, José M. Pérez.

El Centro Asturiano Casa de Asturias de Montevideo ha celebrado su 108º aniversario y la festividad de la virgen de Covadonga en su sede del Prado, compartiendo con 300 invitados una gran fabada.

Asistieron, en representación de la Embajada de España, el consejero de Trabajo, Benito Díez Arce, y el jefe de la oficina laboral, Jaime Flores García. Compartieron mesa con el presidente de FIEU y del CRE, Jorge Torres; el presidente de la Asociación española, Gerardo García Rial; de LEDU, Martín R. Caridad; el vicepresidente de Casa de Galicia, Tomás Álvarez; por el Hogar Español, José Antonio Fernández; y la reina de la institución, según informa la web españavale.com.

Luego de que fueran interpretados los himnos patrios de Uruguay, España y Asturias, el anfitrión presidente, José M. Pérez Pérez, ha dado la bienvenida a todos, felicitó a quienes llevan consigo la asturianía y ha cedido la palabra al consejero de la Embajada.

Benito Díez ha recordado la fecha del 28 de agosto del año 1910, en que un grupo de 25 asturianos fundaron esta institución. “Uruguay encontró en esta colectividad, trabajo, compromiso y lealtad”, dijo.

Esta institución es ejemplo de toda la colectividad, al haber logrado fusionarse para evitar desaparecer. Tratar de innovarse para hacer atractiva la oferta a las próximas generaciones, comentó Benito Díez.

“Este centro tiene que seguir siendo un faro que ilumine a todos ustedes y también a toda la colectividad española. Que la Santina ilumine vuestros corazones con paz y salud a todos ustedes, finalizó Benito Díez, según recoge españavale.com.

Luego, los comensales fueron servidos por las jóvenes con trajes típicos, las fabas, chorizo, lacón y morcilla con la posibilidad de repetir si alguien se atrevía.

Al final, en el tradicional hórreo se sirvió un café elogiando esta obra y los trofeos que que allí se lucen, que han logrado todos los asturianos. El patio, con el santuario de la virgen de Covadonga, ha estado a pleno sol para que la fiesta luciera mejor.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca