DURANTE EL ACTO CONMEMORATIVO DEL DÍA DE ANDALUCÍA EN EL TEATRO DE LA MAESTRANZA

Susana Díaz reivindica el legado del 28-F para impulsar Andalucía “hacia un horizonte de progreso”

| 01 Marzo 2018 - 14:15 h.
Niña Pastori, durante la interpretación del Himno de Andalucía.
Niña Pastori, durante la interpretación del Himno de Andalucía.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha reivindicado el espíritu del 28 de Febrero (28-F) como una conmemoración para “el encuentro y para impulsar a nuestra tierra hacia un horizonte de progreso”. Para Díaz, la consecución de la autonomía andaluza fue y sigue siendo una “apuesta por el futuro”.

Durante el acto conmemorativo del Día de Andalucía en el Teatro de la Maestranza, la presidenta ha defendido que todo lo que se hizo el 28-F de 1980, así como en las manifestaciones del 4 de diciembre de 1977, tenía “la mirada puesta en el porvenir, en el futuro que acabara con olvidos históricos, con injusticias seculares y que nos situara en pie de igualdad con el conjunto de España”.

Díaz, que ha hecho un llamamiento para que “apreciemos los logros de nuestra sociedad, los fundamentos de nuestro progreso y dibujemos un retrato reconocible y cabal de nuestra trayectoria”, ha insistido que entre los retos compartidos está el empleo, el trabajar “por una Andalucía con un tejido productivo más fuerte y diversificado, con un modelo que nos permita competir en un escenario tan exigente como es el de una economía plenamente globalizada”.

Entre las fortalezas de la Comunidad, la presidenta se ha referido al “espectacular aumento de nuestra capacidad exportadora”, hasta colocarse “en el grupo de cabeza de España en ventas al exterior, algo que era impensable hace no demasiado tiempo”; el hecho de que la industria aeronáutica haya superado en ventas al exterior a las del aceite de oliva; que uno de cada tres  euros que exportamos tengan un valor tecnológico medio o alto, o al liderato andaluz en áreas como las matemáticas, la informática o las ciencias agroalimentarias. Todo ello, ha anunciado, “nos sitúa en un lugar privilegiado para avanzar hacia una industria 4.0”.

Díaz, que ha hecho alusión a la “fertilidad de Andalucía en todos los campos”, ha recordado que desde su llegada a la Presidencia de la Junta hay medio millón de desempleados menos y ha insistido en que el objetivo colectivo es “que la economía andaluza pueda crear más puestos de trabajo y que lo haga más rápidamente” pero también en profundizar “en el cambio estructural de nuestra economía”.

No obstante, ha alertado, es obligado “luchar contra la precarización laboral y los bajos salarios” por razones de justicia distributiva entre las rentas salariales y empresariales;  por cuestiones económicas derivadas de las necesidad de estimular la demanda interna a través del consumo de las familias, y por sostenibilidad del sistema fiscal y de financiación de las pensiones.

La presidenta andaluza, que ha advertido sobre la situación de muchos pensionistas, “preocupados por que se garantice un sistema público de pensiones y un criterio de revalorización que les permita mantener su nivel adquisitivo”, ha subrayado que “el deterioro de la calidad de los empleos afecta especialmente a los sectores más débiles, singularmente mujeres y jóvenes”.

Para Díaz es necesario combatir “la precariedad del mercado laboral” en tanto produce una mayor feminización de la pobreza y condena a muchos jóvenes a no poder desarrollar una carrera profesional digna. Argumentos de peso, ha dicho, que afectan además “a la médula de nuestro modelo social”.

 

Dignificar el trabajo

Durante su discurso con motivo del Día de Andalucía, Susana Díaz ha reclamado una dignificación del trabajo, como auténtico motor vital de las personas. En este sentido, ha señalado que valores como el compromiso, el esfuerzo individual o colectivo, la formación, el rigor, la constancia, la innovación o la profesionalidad “pierden su sentido si el empleo a muchos no les sirve ni siquiera para llegar dignamente a final de mes”. En estos casos, “corremos el riesgo de que esos valores que hacen grandes a una sociedad sean sustituidos por otros mucho más negativos”.

La presidenta ha alertado sobre el peligro de que “a la crisis económica y social que hemos venido padeciendo en estos años le suceda otra crisis no menos grave de carácter cultural, intelectual y moral”. Frente a ello, ha incidido, “debemos empeñarnos a fondo por dignificar el trabajo y por hacer de él un valor central de nuestra convivencia”, porque “una sociedad democrática avanzada no es compatible con el empobrecimiento de millones de personas”.

Díaz ha señalado que, en caso contrario, se pone en peligro el modelo de sociedad como se ha demostrado en España y Europa “donde todos estos años de crisis nos demuestran que los desequilibrios sociales generan inestabilidad”. En este sentido, ha aseverado, “una sociedad inestable es una sociedad débil, con muchas dificultades para avanzar”.

Frente a este escenario, ha confrontado el modelo andaluz y la apuesta por lo social. “Un elemento esencial en esa apuesta es el conjunto de derechos y servicios que configuran el Estado del Bienestar y que tenemos la obligación de proteger, mantener y ampliar en la medida de lo posible”, ha defendido. Por ello, ha considerado, “mantener los servicios públicos en un contexto de graves dificultades presupuestarias ha representado un reto de extraordinaria envergadura pero también un logro colectivo del conjunto de la sociedad andaluza”.

La Comunidad ha aplicado además nuevas medidas “socialmente innovadoras” como la práctica exención del pago de las matrículas universitarias para los alumnos que aprueben, que posibilita la “igualdad real de oportunidades” para que los jóvenes accedan a esta formación sin ningún condicionante de carácter económico.

 

Nuevo sistema de financiación

El fortalecimiento de los pilares del Estado del Bienestar, la ampliación progresiva de las prestaciones y la generación de nuevos derechos, ha explicado la presidenta, “constituye una aspiración ampliamente sentida” por la ciudadanía andaluza. Por ello, ha reiterado “la urgente e inaplazable necesidad de contar con un sistema de financiación que permita a Andalucía contar con los recursos necesarios para hacer frente a sus obligaciones”.

Díaz, que ha equiparado la defensa de Andalucía y de un sistema de financiación justo, ha insistido en que “no podemos asistir impasibles al vaciamiento de la Constitución por la vía del estrangulamiento financiero” de las autonomías, “ni que su Título VIII se impugne por la vía de los hechos”.

En este sentido, ha defendido, hay una “arraigada convicción de que Andalucía tiene que contribuir a la mejora de la cohesión y la convivencia de todos” los españoles, desde el convencimiento de que “el desarrollo del Estado de las autonomías no se entiende sin la aportación andaluza y del 28-F”.

Para Díaz, la Comunidad rechazó entonces “la segregación, la categorización en autonomías de primera y de segunda” y afirmó el derecho a la igualdad. “La autonomía no significaba una mera descentralización de servicios sino también poder político, capacidad de decisión propia, en el marco de nuestras competencias, de las leyes y la Constitución”, ha dicho. Según la presidenta, “Andalucía siempre estará dispuesta a avanzar en el camino emprendido”, con lealtad, pero “a lo que no vamos a volver es al pasado, a desandar un camino que nos ha permitido avanzar como nunca en nuestra historia reciente”, a un modelo que “consagre la división, la discriminación o la desigualdad”.

En esta dirección, Andalucía cumplirá sus compromisos, ha garantizado, “incluso los que no nos gustan y son clamorosamente injustos, como el reparto de déficit”. Díaz ha sido tajante, no obstante: “Nos gustaría que todos en España tomaran conciencia de esta necesidad, que es además una obligación que a todos nos concierne, aunque resulta evidente que el Gobierno de la nación es el primero que debe tomar conciencia de que la cohesión social y territorial es la mejor argamasa para la unidad de nuestro país”, una unidad, ha puntualizado, “con la que estamos profundamente comprometidos la práctica totalidad de los andaluces y andaluzas”.

 

Nueva visión de la seguridad

La presidenta de la Junta ha tenido palabras para los nuevos riesgos de una sociedad avanzada que demanda “mayores niveles de seguridad y protección de los derechos” de la ciudadanía, como los de intimidad, información, integridad física y moral, a un medio ambiente sano y sostenible, o de protección. “Retos de gran calibre que requieren de instrumentos novedosos y de una comprensión cabal de cuáles han de ser los principales valores a proteger desde un amplio consenso social”, ha explicado.

Díaz ha hecho un llamamiento a la sociedad “para tomarnos muy en serio la protección de los derechos de los ciudadanos y su seguridad”, desde la infancia a colectivos más vulnerables. “Hace falta tomar conciencia, pero a la vez dedicar recursos porque no garantizar la seguridad de los ciudadanos es un gran fracaso de la sociedad”, ha dicho.

Especial hincapié ha hecho, no obstante, en el terrorismo machista, “que el pasado año nos costó la muerte de medio centenar de mujeres”, y en la desigualdad que afectan “a la dignidad de una sociedad que quiere convivir en democracia e igualdad”.

 

A la vanguardia en atención sanitaria

La presidenta de la Junta también ha tenido palabras de agradecimiento para el trabajo diario que se realiza en materia de investigación, innovación y desarrollo y ha remarcado que Andalucía es “una de las pocas comunidades de España que generan conocimiento” a nivel biomédico y sanitario, gracias, ha achacado, “al esfuerzo de miles y miles de profesionales” pero también a unas políticas públicas que se han marcado como objetivo hacer de la comunidad “un territorio a la vanguardia mundial en atención sanitaria a la población”.

Díaz ha lamentado la actitud de aquellos que “hablan de la sanidad pública andaluza solo para denigrarla” y ponen “el objetivo no en salvar y mejorar vidas sino en procurar enormes beneficios económicos sobre la lógica aspiración que tiene cualquier ser humano, que es vivir más y mejor”. Frente a ellos, ha aludido a la realidad del sistema sanitario andaluz, “a la cabeza en investigación biomédica en nuestro país” y en patentes “que se aplican en algunos de los países más avanzados del mundo”.

La presidenta ha concluido su intervención pidiendo la implicación de toda la ciudadanía en la defensa “con orgullo y determinación” de Andalucía.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

Colección Cronicas de la Emigración

Gallegos en Cuba

Hemeroteca