Gorka Álvarez, director para la Comunidad Vasca en el Exterior, asistió al pleno del CGCEE

Euskadi abre un periodo de reflexión sobre la ley que regula la relación con las colectividades del exterior

El Gobierno vasco se propone abrir un periodo de reflexión sobre la ley que regula la relación con las colectividades en el exterior, porque ya “no es útil para responder a los retos sobre el modelo de relación y organización de la emigración vasca”, aseguró el pasado día 14 Gorka Álvarez Aramburu, director para la Comunidad Vasca en el Exterior, durante su intervención en el pleno del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE).

Euskadi abre un periodo de reflexión sobre la ley que regula la relación con las colectividades del exterior
Gorka Alvarez
Gorka AlvarezGorka Álvarez, director para la Comunidad Vasca en el Exterior.

Según Álvarez Aramburu, “después de 28 años de aplicación”, la actual ley, que ha permitido construir una gran red de vascos en el mundo”, se ha quedado obsoleta por lo que es necesario dotarse “de herramientas jurídicas” que permitan “trabajar con los ciudadanos del exterior”, tal y como recoge el Estatuto de Autonomía de Gernika.

Es por eso que, en breve, cuentan con presentar en el Parlamento vasco un texto articulado que “permita responder a las necesidades de los vascos en el exterior”, dijo Gorka Álvarez.

El representante del departamento de emigración del Gobierno vasco aseguró que en Euskadi son “conscientes de los cambios evolutivos” que se están dando, que “van a un ritmo nunca visto hasta el momento”, por lo que es necesario que las leyes sean “flexibles y adaptables a la realidad”, como ha ocurrido recientemente en las Cortes al abolir el voto rogado, tal y como venía reclamando la ciudanía en el exterior, ya que, por una parte, dijo, “seguía un mecanismo anacrónico para estos tiempos”, y por otra, “no facilitaba el derecho al voto” del colectivo para el que se puso en vigencia.

El responsable de emigración en Euskadi comenzó su intervención haciendo algunas reflexiones sobre la importancia del uso generalizado de las nuevas tecnologías, que se agilizó aún más si cabe en tiempo de pandemia, y que han permitido “trabajar y relacionarnos directamente con la comunidad vasca en el exterior”. Así, “la necesidad se ha hecho virtud”, y como consecuencia de esa crisis, “más de 800 vascos recurrieron al Gobierno” autonómico “para poder regresar”, apuntó. En este sentido, expresó su agradecimiento “a la comunidad vasca organizada y a toda la red consular del reino de España” por su “colaboración en aquellos complicados días”.

Desde 2018, cuando se celebró el último pleno del Consejo, “la actividad no ha parado”, sin embargo, como cabía esperar, la de las casas de Euskadi en el exterior sí “decayó”, aunque hubo centros que se “prestaron a colaborar con las autoridades del lugar ofreciendo sus recursos físicos y personales”.

Gorka Álvarez hizo alusión a las nuevas herramientas tecnológicas, como zoom, etc., que “nos han abierto un nuevo espacio de conexión con el exterior, que favorecen “un contacto mayor y más cercano que en épocas anteriores”.

La nueva situación generada a raíz de la pandemia ha llevado a los responsables de emigración del Gobierno vasco a “revisar programas y actuaciones” que ya venían desarrollando, aseguró el director para la Comunidad Vasca en el Exterior. En la actualidad, están implementando “un ejercicio de innovación social, llamado ‘han eta hemen’ (allí y aquí) que pretende “convertirse en la plataforma que vertebre la comunidad vasca global”. De momento, se está “en los pasos previos de consulta, actuación y análisis”, pero se prevé que se pueda presentar en breve.

Gorka Álvarez englobó todos estos planteamientos dentro de las políticas que el Gobierno que representa está desarrollando para hacer frente al reto demográfico que, en Euskadi, como en el resto de autonomías, es preocupante. No en vano, el País Vasco presenta “la tasa de natalidad de las más bajas de Europa”, constató, al tiempo que informó del desarrollo de la Estrategia Vasca 2030 para el reto demográfico.

El responsable vasco de emigración preguntó también en el pleno por el proyecto España global, a través del cual, el Gobierno central invitó a las comunidades autónomas en junio de 2021 a reunirse, pero del que nada se supo después de que estas mostraran su disposición a colaborar, recordó. Varias comunidades coinciden, dijo Gorka Álvarez, en la “necesidad de la interoperabilidad del Gobierno de España con las comunidades autónomas”, pero se habla de una “interoperabilidad real” para el intercambio de datos e información que facilite el trabajo sobre los ciudadanos en el exterior. Al respecto, dijo haberse tranquilizado después de escuchar al secretario de Estado de Migraciones, Jesús Perea, asegurar en el plano que se “iba a trabajar conjuntamente”.

Por su parte, dijo estar abiertos a cualquier propuesta o iniciativa para “analizar y debatir y aplicarlo, si fuera preciso”.

Antes de agradecer el que se hayan retomado las reuniones y de ponerse a disposición del Gobierno y de los consejeros, el representante del Gobierno vasco apuntó algunos de los programas que se inauguraron con la pandemia, como las escuelas de igualdad, los cursos ‘online’ de bailes vascos, seguir recibiendo donaciones, así como de la digitalización de los procesos con los ciudadanos en el exterior, que “ha dado un paso importantísimo en los últimos meses”, al expedir las tarjetas mediante las cuales se puede acreditar “la personalidad jurídica ante la Administración y agilizar todos los procesos con la ciudadanía”.

Euskadi abre un periodo de reflexión sobre la ley que regula la relación con las colectividades del exterior