Se descubrió una placa que recuerda al expresidente de la asociación Marcial Sánchez

El Centro Lalín de Buenos Aires agasajó con un almuerzo al alcalde José Crespo y al exalcalde Rafael Cuiña

El alcalde de Lalín, José Crespo Iglesias, y el exalcalde Rafael Cuiña Aparicio participaron este domingo 5 en un almuerzo en el Centro Lalín, Agolada y Silleda en Buenos Aires, que congregó alrededor de doscientos invitados.

El Centro Lalín de Buenos Aires agasajó con un almuerzo al alcalde José Crespo y al exalcalde Rafael Cuiña
José Crespo, en un momento de su intervención durante el almuerzo en el Centro Lalín, Agolada y Silleda en Buenos Aires.

Con este encuentro, finalizó la visita oficial que realizaron al país los políticos con motivo de la inauguración, en la ciudad bonaerense de Chascomús, de un paseo que lleva el nombre de Lalín, en conmemoración del 34° aniversario del hermanamiento de las dos ciudades.

En la sede de la asociación gallega, poco antes del almuerzo, Crespo y Cuiña inauguraron una placa con el nombre del expresidente de la entidad Marcial Sánchez.

Allí, acompañados por el intendente de Chascomús, Javier Gastón; la embajadora de España, María Jesús Alonso; el delegado del Gobierno gallego en Argentina y Uruguay, Alejandro López Dobarro; e integrantes de la comisión directiva de la casa, encabezados por su presidente, José Luis Seoane. Los políticos gallegos también cortaron las cintas para dar a la sala de reuniones el nombre de Sánchez y firmaron el libro de oro de la institución.

Durante el almuerzo, el primero en dos años por causa de la pandemia, también se inauguraron oficialmente las reformas del restaurante del Centro.

En una breve intervención, el intendente de Chascomús recordó que fue el Centro Lalín el que le abrió las puertas de su casa a Alfonsín, por el año 81, “para empezar a soñar con el regreso de la democracia y de la libertad”.

Allí, el intendente Gastón recordó que Alfonsín siempre decía que la casa “no solamente le abrió las puertas sino que le abrió el corazón a la democracia argentina”.

“Permitieron –ahondó– que diéramos ese paso inmenso para recuperar nuestra democracia cuando en ese momento parecía solo una utopía, porque estábamos pasando las noches más oscuras con una dictadura militar que estaba firme, que estaba fuerte y que no quería soltar absolutamente nada”.

“Eso fue lo que quisimos conmemorar –concluyó– con la inauguración del paseo de Lalín en Chascomús, en el marco del 243° aniversario de la ciudad que se cumplió el pasado 30 de mayo”.

También el titular de la asociación lalinense, José Luis Seoane, recordó que el expresidente argentino Raúl Alfonsín había mantenido reuniones políticas en la sede de la entidad cuando todavía el país vivía bajo el régimen de una dictadura.

“Alfonsín –dijo– les había prometido a los directivos de la asociación que si era elegido primer mandatario del país, cuando retornara la democracia visitaría Lalín en su primer viaje oficial y cumplió”.

En Galicia, ahondó, lo recibió el alcalde que en ese momento era José Cuiña (padre de Rafael Cuiña). “Él fue el primer alcalde que inauguró la idea de que Galicia no terminaba en la península y que había que recorrer allí donde estuvieran los gallegos”, apuntó, y continuó: “Una costumbre que José Crespo mantuvo e incluso incrementó”.

A su turno, José Crespo contó que, además de tener familiar en Argentina, por parte de padre y de madre, la presencia del colectivo lalinense ha sido tan importante y sus vínculos tan estrechos, que en Buenos Aires siempre ha tenido la sensación de encontrarse “como en una parroquia más de Lalín”.

“Los emigrantes –agregó– vinieron aquí y trabajaron duro. Así, y sin que les sobrara nada, apartaban un poquito de su dinero para hacer obras en sus pueblos, donde construyeron escuelas, hospitales, calles, cementerios y nosotros nunca olvidamos ese gesto”.

Por último, señaló que “sería bueno convocar a las nuevas generaciones para mantener viva la galleguidad” y anunció que para el año próximo, en el que se cumple el 35° aniversario del hermanamiento entre Chascomús y Lalín, esperan inaugurar un paseo que lleve el nombre de la hermana ciudad bonaerense.

Ese no es el único proyecto en marcha, ya que, según adelantó el delegado de la Xunta de Galicia, están en tratativas para inaugurar un mojón del Camino de Santiago en la ciudad de Chascomús.

Por otro lado, el exalcalde de Lalín José Cuiña valoró durante su intervención la oportunidad de “hablar (con Crespo) y acercar posturas vitales, en este viaje”.

“Marchamos –agregó– maravillados del potencial inmenso que tiene la Argentina, capaz de acoger al padre de nuestra patria gallega Castelao y al mismo tiempo sacar de sus entrañas a figuras tan relevantes como Ernesto Sábato o Jorge Luis Borges o acoger durante tantos años a Laxeiro, un gran pintor lalinense”.

Finalmente, la embajadora María Jesús Alonso valoró el gesto del hermanamiento de las dos ciudades. “Un hermanamiento –destacó– que representa la defensa de unos valores que hoy está muy pisoteados: la libertad, la democracia, el estado de derecho y la paz”.

“Creo que Chascomús y Lalín con su amistad, con su hermanamiento, son un reflejo de lo que todos debemos defender: la libertad, la democracia y los derechos humanos”, concluyó, con el aplauso de todos los presentes.

Almuerzo con un grupo de vecinos en la casa de Campo del Centro Lalín, en San Isidro

El sábado pasado, el alcalde de Lalín, José Crespo, y el portavoz de Compromiso, Rafael Cuiña, recorrieron las instalaciones del Centro Lalín, Agolada y Silleda en San Isidro, en provincia de Buenos Aires.

Allí compartieron un asado con los dos máximos responsables del colectivo de emigrantes dezanos, José Luis Seoane y José González Costa; el presidente del Consejo deliberante de la ciudad, Martín Vázquez, y un grupo reducido de socios.

El Centro Lalín de Buenos Aires agasajó con un almuerzo al alcalde José Crespo y al exalcalde Rafael Cuiña