FUE SORPRENDIDO CUANDO VIAJABA DESDE CARACAS A UNA FINCA A 500 KILóMETROS PARA VENDER GANADO

Asesinan en Venezuela a otro empresario español oriundo de Lugo

Un empresario español natural de O Biduedo, en Triacastela (Provincia de Lugo), Pablo Jato García, de 59 años, murió abatido a tiros en su finca de Los Arucos, cerca de Tucupido, en el municipio de José Félix de Rivas del estado Guárico en Venezuela, a 500 kilómetros de la capital.

Asesinan en Venezuela a otro empresario español oriundo de Lugo

Un empresario español natural de O Biduedo, en Triacastela (Provincia de Lugo), Pablo Jato García, de 59 años, murió abatido a tiros en su finca de Los Arucos, cerca de Tucupido, en el municipio de José Félix de Rivas del estado Guárico en Venezuela, a 500 kilómetros de la capital. El empresario, que regentaba un hotel en Caracas y que tenía una explotación de ganado vacuno con 200 reses, recibió, según fuentes familiares, varios disparos que le ocasionaron la muerte de forma instantánea. El presunto autor está detenido y encarcelado.

Los hechos ocurrieron el pasado 27 de octubre, sobre las seis de la tarde. Pablo Jato García fue abordado en una finca de su propiedad a la que había viajado desde Caracas, donde reside, para vender unos toros. Según varios medios de comunicación locales, en la hacienda se presentaron varias personas, que dispararon contra el empresario natural de Triacastela (Lugo). Después de abatirlo a tiros, salieron huyendo. Estos medios no dan cuenta de la detención de ninguna persona, sin embargo, la familia en España tiene conocimiento de que hay ya un detenido, que supuestamente es el autor de los disparos que acabaron con la vida del empresario. Los medios locales recogen que el empresario recibió impactos en varias partes vitales del cuerpo y que le practicaron la autopsia, de cuyos resultados no dan cuenta. En la hacienda en la que ocurrieron los hechos se concentró un amplio despliegue policial que recogió pruebas, gracias a las cuales se logró la rápida detención del presunto autor.

Este empresario emigró a Venezuela en el año 1976. Allí se casó con una ciudadana venezolana y tuvo un hijo que este mismo año aspiraba a contraer matrimonio. Actualmente estaba dado de baja en el Registro de Matrícula del Consulado General de España en Caracas.

El hijo del fallecido, de 31 años de edad, comunicó el crimen de Pablo Jato García a sus familiares de la localidad lucense de Triacastela, poco después de que fuera avisado por las autoridades venezolanas de lo ocurrido, según confirmó su hermano José. El empresario fue enterrado en un cementerio de Caracas. En la iglesia de O Biduedo, Triacastela, está previsto que se celebre un funeral, a finales de este mes. Su hermano no confirmó la fecha.

Pablo Jato García viajó a Triacastela en varias ocasiones desde que emigró. La última fue hace dos años para visitar a su familia. Permaneció, según recordó su hermano, algo más de un mes en la casa familiar. En ese tiempo se reencontró con sus dos hermanos y con sus sobrinos, además de con algunos amigos de la infancia vivida en O Biduedo, de donde se marchó con poco más de 20 años para probar fortuna en Venezuela.

 

Regentaba una hacienda

Sus familiares recuerdan que el empresario regentaba un hotel en Caracas, en el que tenía diez empleados. También se hizo con una propiedad en un municipio a 500 kilómetros de la capital venezolana en la que criaba ganado, que era una de sus grandes aficiones, que mantenía desde su infancia en Triacastela. Se dedicaba a las vacas de la raza autóctona y recientemente se había comprado un toro en Brasil para cruzar con su rebaño.

Según aseguró su hermano, el ganadero y empresario, con doble nacionalidad, española y venezolana, tenía previsto viajar a Triacastela en el mes de enero pasado. Sin embargo, por problemas con los vuelos decidió aplazar el viaje. También confirmó que el empresario había reforzado las medidas de protección ante la inseguridad que vive el país.

 

La familia le había sugerido que dejara el país

La familia del empresario asesinado radicada en Triacastela ya le había sugerido hace tiempo que retornara a España. Su hermano José explicó que se le había pedido que dejara el país en el que residía desde el año 1976 por la inseguridad que existe. Comentó que le había dicho “se tienes que ir armado para tomar un café, no merece la pena vivir allí”.

El empresario, sin embargo, no hizo caso a la sugerencia de su hermano en Galicia. Posiblemente porque después de tantos años residiendo fuera ya tenía su vida asentada por completo en Venezuela, donde se casó, tuvo un hijo y donde regentaba sus negocios.

Pablo Jato García había tomado algunas precauciones para reforzar su seguridad personal, sin embargo, parece que las medidas no fueron suficientes, dado que murió abatido por varios disparos en su finca.

 

Móvil económico

Su familia está convencida de que fue víctima de una emboscada el mismo día en el que se había desplazado a su hacienda para vender una partida de toros. Posiblemente esta operación esté relacionada con el asesinato de Jato García, quien no pudo hacer nada por defenderse frente al brutal ataque que acabó con su vida casi de forma instantánea, según recogen los medios locales.

 

Conmoción en Triacastela

La noticia de la muerte del empresario ha causado conmoción en el pueblo en el que nació el empresario. Numerosas personas presentaron sus condolencias a la familia. Además de dos hermanos y sus hijos, en el entorno también viven algunos primos.

En Triacastela está previsto que se celebre un funeral a finales de este mes, según confirmó su familia. El industrial fue enterrado en un cementerio de Caracas, ciudad en la que vivía.

 

La alcaldesa de Triacastela carga contra Podemos

La alcaldesa de Triacastela, María Olga Iglesias Fontal (PP), ha condenado el asesinato del empresario natural de su municipio en Venezuela, al tiempo que ha advertido a la ciudadanía de que algunos partidos, en alusión velada a Podemos, “apoyan ese régimen”.

Tras mostrar su solidaridad con la familia del empresario, a la que conoce personalmente, Iglesias Fontal ha calificado a Venezuela como “régimen chavista” y ha censurado que fuerzas políticas españolas lo respalden.

Por ello, y tras criticar la “violencia” que están sufriendo los gallegos que viven en Venezuela, ha pedido a la ciudadanía de Galicia que medite “bien” su voto en las próximas elecciones.

Asesinan en Venezuela a otro empresario español oriundo de Lugo