La formación que lidera Laura Borrás sale ganando en el reparto de las consejerías

ERC y Junts llegan a un acuerdo para formar gobierno en Cataluña tres meses después de las autonómicas del 14-F

Más de tres meses después de la celebración de comicios en Cataluña y cuando ya se hablaba de una nueva convocatoria electoral, ERC y Junts pel Catalunya han llegado por fin a un acuerdo para poner en marcha un Govern de coalición “fuerte y cohesionado” con el que avanzar hacia la “república catalana”. Así se dio a conocer el lunes de esta semana, día en el que el aspirante a conseguir la investidura, el republicano Pere Aragonés, y el secretario general de Junts, Jordi Sánchez, ofrecieron una rueda de prensa para dar detalles del acuerdo alcanzado.

ERC y Junts llegan a un acuerdo para formar gobierno en Cataluña tres meses después de las autonómicas del 14-F

Más de tres meses después de la celebración de comicios en Cataluña y cuando ya se hablaba de una nueva convocatoria electoral, ERC y Junts pel Catalunya han llegado por fin a un acuerdo para poner en marcha un Govern de coalición “fuerte y cohesionado” con el que avanzar hacia la “república catalana”. Así se dio a conocer el lunes de esta semana, día en el que el aspirante a conseguir la investidura, el republicano Pere Aragonés, y el secretario general de Junts, Jordi Sánchez, ofrecieron una rueda de prensa para dar detalles del acuerdo alcanzado.

En su hoja de ruta figura en destacado la idea de instar al Estado a que asuma la “realidad catalana” y permita avanzar hacia la amnistía y la autodeterminación.

El pacto permitirá, por primera vez, al partido republicano presidir la Generalitat, pero antes deberá haber debate parlamentario, que está previsto que arranque a finales de esta semana para que Aragonès pueda ser investido antes del 26 de mayo, fecha en la que finaliza el plazo permitido.

El acuerdo perfila el reparto de 14 consejerías repartidas al 50% entre cada partido, pero todo indica que Junts saldría beneficiada. El partido que lidera Laura Borràs se va a quedar con Vicepresidencia, Economía, Territorio y Políticas Digitales, Salud, Acción Exterior, Universidades e Investigación, Justicia y Derechos Sociales.

ERC, por su parte, asumirá, además de Presidencia, Feminismo e Igualdad, Educación, Empresa y Trabajo, Interior, Cultura, Acción Climática y Agricultura y Alimentación.

El ganador de las elecciones, el socialista Salvador Illa, niega que el acuerdo entre ERC y Junts sea una buena noticia, sino más bien “un intento de repetir un fracaso”. “Vamos a ver cómo se concreta, porque hemos visto cómo han ido dando bandazos”, advirtió, al tiempo que auguró que, con el tiempo, “se va a acabar imponiendo una corriente de cambio” en Cataluña.

Ha insistido también en que cuando la presidenta del Parlament, Laura Borràs, convoque la ronda de contactos con los partidos para designar a Aragonès candidato a la investidura volverá a manifestarle su intención de concurrir, porque “tengo la legitimidad política y la obligación de hacerlo” como ganador de las elecciones, alegó el líder socialista en Cataluña.

Por su parte, los comunes han mostrado también su disconformidad con ERC por este acuerdo, que han definido como un “Govern de conveniencia de intereses partidistas”, según su portavoz, Joan Mena.

Por lo que respecta a Ciudadanos, ve preocupante que ERC se haga con la Consejería de Interior y se pliegue a las exigencias de la CUP en materia de seguridad.

El PP hubiera preferido una repetición electoral antes que un gobierno de nuevo entre republicanos y el partido de Carlos Puigdemont, que, desde su ‘exilio’, continúa moviendo los hijos de la política catalana.

ERC y Junts llegan a un acuerdo para formar gobierno en Cataluña tres meses después de las autonómicas del 14-F