“Yo creo que el alma de la emigración son las mujeres emigrantes”

La secretaria del área de Políticas Migratorias y PSOE del Exterior y presidenta de la Comisión de Igualdad, Pilar Cancela, recuerda que “hay una cuestión que es evidente: las situaciones de discriminación, de vulnerabilidad y las situaciones más precarias” se multiplican si eres mujer, de manera que la situación que se genera “es de muchísima más vulnerabilidad”.

 

“Yo creo que el alma de la emigración son las mujeres emigrantes”

La secretaria del área de Políticas Migratorias y PSOE del Exterior y presidenta de la Comisión de Igualdad, Pilar Cancela, recuerda que “hay una cuestión que es evidente: las situaciones de discriminación, de vulnerabilidad y las situaciones más precarias” se multiplican si eres mujer, de manera que la situación que se genera “es de muchísima más vulnerabilidad”.

Cancela se muestra convencida de que la crisis económica está disparando los movimientos migratorios y defiende que las mujeres deben incorporarse “en unas condiciones de reconocimiento de derechos humanos” y recuerda que la trata y la prostitución están relacionadas directamente con los movimientos migratorios.

Respecto a las españolas que residen en el exterior, Cancela recuerda que las mujeres tienden a ser invisibilizadas y solo conocemos a alguna “cuando destacan la trayectoria de alguna por excepcional, pero no es lo habitual”.

La responsable de Políticas Migratorias del PSOE diferencia entre las mujeres que se fueron a Europa cuando España estaba en una situación económica difícil y trabajaban en el sector industrial “sin conocer el idioma y en una situación de precariedad evidente y, sin embargo, aportaron muchísimo con las remesas que enviaban y a veces con varios trabajos al día”.

“El caso de la emigración a Sudamérica –explica– era distinto, el desplazamiento de las familias se hacía por muchísimo más tiempo. Ahí, las mujeres emprendieron pequeños negocios familiares y a unos les fue magníficamente bien pero no a todo el mundo y los destacados siempre eran los varones, pero nunca las mujeres, y creo que ellas eran las que sostenían esa colectividad, esa manera de conformar clan, de conformar una entidad colectiva”.

Según Cancela, “ellas tuvieron muchísimo que ver porque fueron las que tejieron esas complicidades y esa sensación de estar juntos como representando un trocito de España, aunque no estuvieran en España”. “Yo creo que el alma de la emigración son las mujeres emigrantes”, concluye la diputada socialista.

“Yo creo que el alma de la emigración son las mujeres emigrantes”