Es la primera vez que se celebra uno de estos encuentros trianuales en sede sudamericana

Buenos Aires acoge el XVIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas

El XVIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas (AIH) arrancó en Buenos Aires el 15 de julio. Es la primera vez, en sus 51 años de existencia, que la Asociación Internacional de Hispanistas celebra uno de sus encuentros trianuales en sede sudamericana.

Buenos Aires acoge el XVIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas
Panel inaugural encabezado por Rubén Hallú, Román Oyarzun, Rafael Benjumea, Aldo Ruffinatto, Hugo Trinchero, Laura Scarano y Melchora Romanos.

Es la primera vez, en sus 51 años de existencia, que la Asociación Internacional de Hispanistas celebra uno de sus encuentros trianuales en sede sudamericana y el acontecimiento tiene lugar en una coyuntura marcada por la distancia y el poco entendimiento en lo político y económico entre España y Argentina.

Fue quizás a la luz de estas circunstancias que se reavivaron –al menos en el inicio del congreso– planteamientos para la búsqueda de un mayor acercamiento entre “todos los hispanismos del mundo” y el pedido de una reconfiguración de las relaciones entre América Latina y España, que trascendió el ámbito académico.

El XVIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas (AIH) arrancó el 15 de julio con un panel encabezado por el rector de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Rubén Hallú; el embajador de España, Román Oyarzun; el presidente de la Fundación Duques de Soria, Rafael Benjumea; el presidente de la Asociación Internacional de Hispanistas (AIH), Aldo Ruffinatto; el decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, Hugo Trinchero; la presidenta de la Asociación argentina de Hispanistas, Laura Scarano; y la presidenta de la comisión local organizadora, Melchora Romanos.

Durante su intervención, el rector de la UBA planteó que el XVIII Congreso ofrece  un marco ideal para “hablar del eje Iberoamericano y de las relaciones entre las Naciones” y valoró toda reflexión que se pueda hacer desde “la diversidad, el diálogo, la comprensión y la paz”, tras recordar que “hay otros grupos de países que piensan en la guerra y el dinero, alejándose de los intereses de las sociedades”.

Rubén Hallú sostuvo que la función de los investigadores como formadores “puede ser una contribución a la paz y al desarrollo de todas las naciones”. “Una contribución –dijo– para que el mundo sea realmente una sociedad de la cultura y el conocimiento en la que podamos ver a todos los seres humanos felices, más allá de su nacionalidad, de su color, de su credo o de sus ideas”.

De manera más puntual, el decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA también apuntó a la necesidad de incorporar en la esfera de los estudios hispanistas la reflexión sobre acontecimientos que trasciendan la esfera académica, como el análisis de lo que sucedió a principios de este mes cuando cuatro países europeos –Francia, Italia, Portugal y España– prohibieron temporalmente el tránsito aéreo al avión del presidente de Bolivia, Evo Morales, que viajaba desde Moscú a La Paz, situación que le obligó a permanecer varado en Austria durante 14 horas.

Reunidos en el extremo sur del continente, las palabras de Ángel Rosenblat (expresidente de la AIH), recordado por Aldo Ruffinatto durante su intervención en el acto inaugural, cobraron vigencia una vez más. “Tengo esperanza, decía (Rosenblat) que al estudiar entre todos el legado cultural de España y la aportación cultural de Hispanoamérica se irán venciendo resquemores todavía subsistentes en los países como resabios de las campañas colonialistas y luego independentistas”, indicó Ruffinatto.

También recordó en su intervención un fragmento del texto ‘La Palabra’, de Pablo Neruda, en el que se refiere a un aspecto de la relación entre España e Hispanoamérica: “…Qué buen idioma el mío –recitaba Neruda–, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos… Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra… Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el idioma… Salimos perdiendo... Salimos ganando... Se llevaron el oro y nos dejaron el oro... Se lo llevaron todo y nos dejaron todo... nos dejaron las palabras”.

“En los 42 años subsiguientes al discurso de Rosenblat en Salamanca –concluyó el titular de la AIH– uno de los principios básicos de la asociación ha sido el de constituirse como una comunidad dialogante y plural, con el objetivo de tender puentes a todos los hispanismos del mundo”.

Por su parte, el presidente de la Fundación Duques de Soria transmitió un cálido mensaje de la infanta Margarita de Borbón y Carlos Zurita, quienes lamentaron no poder concurrir al encuentro. La Fundación, que ha apoyado los últimos 8 congresos internacionales de la AIH, tiene como principal objetivo, detalló Benjumea, colaborar con el Hispanismo internacional y con la Universidad en el estudio y la difusión de la cultura española en sentido amplio, con especial referencia a la lengua, mediante la organización de actividades académicas complementarias de las programadas por las universidades. Además, opinó que es primordial incentivar la transferencia del conocimiento hacia la creación de riqueza.

En esta línea, el embajador Román Oyarzun señaló que “es una verdadera fiesta que especialistas de todas partes del mundo hayan venido a celebrar la cultura española”. “La mirada del otro a la hora de analizar y desmenuzar nuestra historia, literatura y cultura –valoró– tiene enorme interés para nosotros, los españoles”, y ahondó: “Desde lejos se ven las cosas de otra manera. No juzgo si esa manera es más o menos acertada que la de aquellos que miran de cerca los acontecimientos a estudiar. Sin embargo, sostuvo que desde la lejanía se puede aportar una mirada equilibrada y desapasionada”. Finalmente, tras recordar que en el año 2030 se prevé que el 7,5% de la población será hispanohablante, auguró que quedan por delante todavía muchos encuentros más.

En el marco de este congreso, que es el más importante del hispanismo internacional, investigadores y especialistas de todo el mundo analizan las literaturas hispánicas e hispanoamericanas, la teoría y la historia literaria, la lengua española y la historia de España y América.

El evento, que se desarrolla del 15 al 20 de este mes, está organizado por el Instituto de Filología y Literaturas Hispánicas ‘Dr. Amado Alonso’ de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), con el apoyo de un consorcio de universidades nacionales y de la Asociación Argentina de Hispanistas.

Buenos Aires acoge el XVIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas