doval
Galicia
Para el presidente de As Xeitosiñas, habrá “un antes y un después” del coronavirus

José Gil Doval: “En Suiza hubo mucha recomendación, pero apenas hubo prohibición”

Gil Doval.Suiza
José Gil Doval, presidente de la Asociación Cultural ‘As Xeitoxiñas’.
E.F., Vigo - Suiza, uno de los ‘bastiones’ de Europa a los que se ha agarrado con fuerza el pueblo gallego para salir del hambre, afronta estos días, al igual que el resto de países del mundo, el reto de hacer frente a la crisis del coronavirus, que se está afrontando con medidas restrictivas, pero procurando que “la economía sufra el menor daño posible”, dice el presidente de la Asociación Cultural ‘As Xeitoxiñas’, de Zúrich, José Gil Doval, a ‘Galicia en el Mundo’.
Crónicas
Dice que “no medita las cosas que hace y no les busca una solución a los problemas”

Gil Doval critica al Gobierno central por limitar los viajes del Imserso a los españoles del exterior que cotizaron en España

Gil Doval. Suiza
Gil Doval, consejero general de la emigración por Suiza y miembro del Consello de Comunidades Galegas.
E. F., Vigo -

La decisión del Gobierno de limitar los viajes del Imserso a los españoles del exterior que cobran una pensión de España está causando indignación entre el colectivo afectado. El consejero general de la emigración por Suiza y miembro del Consello de Comunidades Galegas, José Gil Doval, se muestra especialmente crítico con esta decisión y acusa al Ejecutivo de trabajar “con ocurrencias”.

Galicia
El presidente de Xeitosiñas dice que hay que seguir avanzando en los derechos

José Gil Doval asegura que la Medalla del Parlamento “fue un reconocimiento histórico a la emigración”

Gil Doval. Suiza
Gil Doval, durante la reunión de la Comisión Delegada del Consello de Comunidades Galegas.
E. Carbajales, Santiago -

El presidente de la Asociación Cultural ASC ‘Xeitosiñas’, José Gil Doval, asegura que la entrega de la Medalla del Parlamento a la Comisión Delegada del Consello de Comunidades Galegas “fue un reconocimiento histórico a la emigración”. Según explica, Galicia y España “están en deuda con la emigración porque nosotros mandamos mucho dinero” que permitió el progreso en muchos aspectos y a cambio “solo pedimos un poco de amor”.

Hemeroteca