cortar

Cortar caña

Esa fantasmagórica tragedia llamada Cuba, se va hundiendo en el “mar de la felicidad”, mientras la marchita una brisa cruzando el malecón resquebrajado de La Habana.La isla no es un dolor, es la pena misma convertida en malaventura, pan rancio y ron con sabor a ácido.

Hemeroteca