Opinión

Redondela: el ‘Corpus’, ‘A Coca’, ‘Xan Carallás’

Isaac Otero | 31 de julio de 2017

Mientras caminamos por la geografía y la historia de la villa de Redondela de Galicia, nos encontramos ya en la Alameda, cuyo diseño fue trazado durante la década de 1950 por Luciano Tur Brilland. Un extenso catálogo de especies botánicas es lo que nos muestra, sobresaliendo las diferentes clases de camelia. Estamos ahora delante de la casa indiana construida a comienzos del siglo XX por Avelino Giráldez Pazó. Un frondoso árbol de magnolia decora su jardín. Es la llamada “Vila Elisa”. He aquí la casa de Isidro Bujones, una bella edificación de 1889 que nos regala un coqueto juego de volúmenes en su fachada.
Nuestra vista se detiene ante un edificio de carácter urbano decimonónico, donde residieron los descendientes del célebre Marqués de Sargadelos, fundador durante el siglo XIX de la mítica fábrica de loza de Galicia. Es comúnmente denominada la “Casa de los Marquesitos”. También la casa ‘Royalti’ nos muestra el diseño de estilo modernista, atribuido al arquitecto francés Michel Paczevich, para la familia de Justo Tojeiro durante la década de 1910.
‘Xan Carallás’ es un personaje de índole burlesca a quien se le atribuye la fundación de Redondela: “Aquí xaz quen sempre xaz/ Aquí xaz quen sempre vela/ aquí xaz Xan Carallás/ Fundador de Redondela”. Así leo en el epitafio que reza al pie de la hermosa escultura en madera –obra artística de ‘Sesé’, el inolvidable primo de mi padre– que, en lugar preferente, nos divisa desde lo alto del mueble grande del salón de mi casa. Tanto mi padre como yo conservamos el diploma –con dibujos de ‘Lugrís’– de ‘Cabaleiro de Honor’ dentro del ‘Capítulo da orde de Xan Carallás’, correspondiente a las ‘Festas da Coca’ de 1980. Su imagen de recio marinero –desaliñado, socarrón y bebedor– fue ideada merced al dibujo que de él compusiera Alfonso Daniel Rodríguez Castelao, el celebérrimo escritor, artista, político y ensayista gallego del siglo XX. Ya tenía fama en el siglo XIX, pero su génesis es, hasta ahora, desconocida.
“Ahí viene, ahí viene ‘A Coca’!”, así gritábamos cuando niños durante las Fiestas del mes de junio. Henos ante el dragón que sale en esos festeros días de Redondela. La representación del Mal que emerge del río Alvedosa y que es preciso conjurar. Mito de carácter universal que nos remite al “tempus” profano y al “tempus” sagrado de las civilizaciones humanas. “¡Viva el ‘Corpus’ de Redondela!”, exclaman los nativos y forasteros en las calles de la Villa. Tanta resonancia obtuvo a lo largo de los años, que las fiestas asimismo se denominaron ‘As de A Coca’.
Siguiendo una tradición vinculada a los ‘gremios’, durante la fiesta del ‘Corpus’ se baila la danza de ‘As Penlas’: unas niñas vestidas de ángeles que bailan sobre los hombros de robustas mujeres, relacionada con ‘as panadeiras’. Quienes componen la danza de ‘As Espadas’ eran hombres ‘mariñeiros’ del barrio de ‘A Esfarrapada’. Muchas de las calles de Redondela están señaladas con placas diseñadas y producidas en Sargadelos, dirigida por entonces por el imperecedero artista gallego Isaac Díaz Pardo. Don Casto Sampedro y Folgar nació en Redondela en 1848. Abogado, arqueólogo y folclorista, su labor tanto en la recuperación como en la difusión del patrimonio, la etnografía y la cultura gallega fue inconmensurable. ¿Quién podría olvidar su ‘Cancioneiro Musical de Galicia’? 

Más acciones:

Crónicas de la Emigración en la red

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca