SU ABUELO, NATURAL DE RIBADUMIA, EMIGRÓ Y SE INSTALÓ EN CHASCOMÚS, UNA LOCALIDAD QUE DISTA UNOS CIEN KILÓMETROS DE BUENOS AIRES

Raúl Alfonsín, un ilustre nieto de gallegos

| 26 Marzo 2019 - 14:28 h.
Los abuelos del presidente argentino -en el centro- y sus siete hijos. Raúl Alfonsín, el padre del expresidente, 1º por la drcha.
Los abuelos del presidente argentino -en el centro- y sus siete hijos. Raúl Alfonsín, el padre del expresidente, 1º por la drcha.

El primer presidente de la República Argentina después de la dictadura, Raúl Alfonsín, es nieto de un gallego que emigró al continente americano.

La partida de nacimiento del abuelo de este ilustre personaje tiene fecha del 15 de diciembre de 1857. Su partida de nacimiento está recogida en los folios 57 y 58 del Libro VI de Bautizados que se conserva en el Archivo Parroquial de Santa Eulalia, en Ribadumia, y en ella se dice: “En la Iglesia Parroquial de Ribadumia, a diez y seis días del mes de Octubre año de mil ochocientos cincuenta y siete, yo, Don Carlos Lois, Cura Párroco y Rector propia de ella, bautizé solemnemente y puse los Santos Oleos a un niño que había nacido en el día quince de dicho mes a la una de la tarde, hijo legítimo de Matrimonio de José Alfonsín y María Feijóo, vecinos de la parroquia y lugar de Casaldarnos. Púsele de nombre Serafín. Abuelos paternos: José Alfonsín y Rosa Cores, vecinos de esta parroquia y lugar de Mamoela. Maternos: Benito Feijóo y María Barreiros, vecinos de esta expresada parroquia y lugar de Casaldarnos. Fueron sus padrinos su abuelo Benito Feijóo y su hija, vecinos de esta parroquia a quienes advertí el parentesco espiritual y más obligaciones que contrajeron. Y para que conste lo firmo. Fecha. Carlos Lois”.

Serafín Alfonsín, el abuelo del expresidente, emigró muy joven a Argentina, más concretamente a la localidad de Chascomús, a unos cien kilómetros de la capital bonaerense, a donde también emigraron al menos cinco de sus siete hermanos. 

Raúl Alfonsín aseguró, posteriormente, que su abuelo había elegido el lugar de Chascomús para establecerse por el gran parecido de este paisaje con su tierra natal.

Allí, además de trabajar regentando una empresa de almacenes, consiguió convertir a la localidad en un pueblo esplendoroso. Su sacrificio en favor de la comunidad le llevó a ser vicecónsul de España en el lugar y, según las crónicas periodísticas del momento, tuvo una gran influencia en el lugar como muestra el hecho de que le diera el nombre de la patrona de su localidad natal, por lo que actualmente se llama Santa Eulalia de Chascomús.

Serafín volvió a su tierra en alguna ocasión antes de casarse con María Cecilia Ochoa, una joven argentina de origen vasco. De este enlace nacieron siete hijos: Luis Enrique, Norberto, María Angélica, Rodolfo, Serafín Raúl –padre del expresidente– y Ernesto.

Serafín Raúl Alfonsín Ochoa se casó con Ana María Foulkes, de cuyo matrimonio nace el 1 de marzo de 1927, Raúl Ricardo Alfonsín, que con el tiempo llegaría a ser presidente de la República Argentina. Serafín Raul estuvo en Ribadumia en el año 1963 y un año después murió.

 

La trayectoria de un presidente

Desde su juventud, este abogado militó en la Unión Cívica Radical del Pueblo, partido por el que fue elegido diputado en 1963 y 1973, legislaturas que no llegó a concluir como consecuencia de los golpes de Estado llevados a cabo por los militares Onganía y Videla, respectivamente. Durante el período de la Junta Militar (1976-1983) tuvo una destacada actuación en defensa de los derechos humanos. El 30 de octubre de 1983 gana las elecciones con la Unión Cívica Radical por una amplia mayoría.

El reestablecimiento de la normalidad democrática, los procesos contra los dirigentes de la dictadura y el saneamiento de la economía fueron las principales preocupaciones de este presidente. En cuanto al ámbito internacional adoptó las medidas necesarias para solucionar el conflicto con Chile sobre el canal de Beagle y las conversaciones con el Reino Unido sobre las Malvinas.

En 1984 viaja como presidente de Argentina a Galicia y, de esta manera, hace realidad uno de sus grandes sueños. El 14 de junio de este año llega a Santiago y después de pasar por Lalín, llega el día 15 a Ribadumia donde fue recibido por más de 1.000 paisanos. En un improvisado discurso aseguró “de esta casa partió hacia Argentina mi abuelo. El no pudo volver. Llegaron sin embargo mis padres a saludarla. No pueden volver tampoco. Así que me siento, además de emocionado, como si estuviera tocando en estos muros modestos y humildes un pedazo de historia que adquiere vida en el afecto que ustedes nos ofrecen”. El dirigente argentino ofreció un pequeño árbol de su país para que creciera en las tierras de sus antepasados. El alcalde del municipio, José Ramón Barral, entregó una placa con la inscripción de las seis parroquias de Ribadumia y en el centro, con letras de oro, el nombre de Casaldarnos.

En octubre de este mismo año, Raúl Alfonsín fue proclamado ‘Hijo adoptivo de Ribadumia’ en la residencia oficial del presidente argentino en Buenos Aires. Un centenar de personas componían la comitiva procedente de Ribadumia, a cuya cabeza estaba el alcalde del municipio gallego, José Ramón Barral, quien aseguró que el motivo del viaje, además de entregarle el título de Hijo adoptivo, era visitar a los paisanos.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca