TOMÁS GONZÁLEZ, DE ARGENTINA, ESTUDIA UN MÁSTER EN CONTENIDOS DIGITALES

“Quería hacer algo en España, porque aquí uno tiene la ventaja del idioma, y cuando vi el anuncio pensé que podría estar bien”

| 13 Marzo 2020 - 14:02 h.
Tomás González.
Tomás González.

Un cambio de aires. Eso es lo que buscaba Tomás González Bertinotti cuando se decidió a solicitar una beca BEME de la Xunta de Galicia para ampliar su formación académica en el lugar de origen de su progenitor. Era la primera vez que a Tomás se le presentaba la ocasión de pisar suelo gallego, aunque la idea de establecerse en España, en Madrid o Barcelona, le rondaba desde hace tiempo por la cabeza. “Quería hacer algo específicamente en España, porque aquí uno tiene la ventaja del idioma, así que, cuando vi la opción, me enteré de qué se trataba y aquí estoy. Si se piensa bien, es muy loco. Fue un proceso lento, pero pensé que podría estar bien”, dice.

Tomás trabajaba para el Gobierno de Buenos Aires cuando tuvo conocimiento por Instagram de la propuesta de la Administración gallega, que se gestiona a través de la Secretaría Xeral de Emigración, y que está pensada para atraer a la comunidad autónoma a los descendientes de gallegos en el exterior y a aquellos jóvenes que han abandonado Galicia para abrirse camino en el exterior y que actualmente están barajando la idea de retornar.

Nada más ver el anuncio en la red social, Tomás pensó que esa era su oportunidad. “Yo puedo hacer esto”, se dijo, mientras acariciaba la idea de cumplir su sueño de estudiar en España. Con tiempo, se puso a buscar información y presentó la solicitud. Este curso estudia en Pontevedra un máster en Contenidos Digitales para completar su formación en Comunicación Social y Diseños Web, especialidad en la que España “es más puntera”, confirma, y añade: “Vigo tiene potencial y la ciudad de A Coruña también me gusta mucho”. Sin embargo, su futuro profesional lo ve en Pontevedra, donde reside y donde dice sentirse muy a gusto.

Y es que la estancia en la ciudad del Lérez le está resultando muy gratificante –“me gusta la ciudad”, asegura–, y tiene buenos compañeros de piso que le hacen la estancia más agradable, al igual que la gente en general, que es “muy acogedora”, añade.

En Pontevedra, ha podido recibir la visita de sus familiares en Noia, localidad coruñesa que abandonó su padre y su abuela a principios del siglo pasado para, desde el puerto de Vigo, partir rumbo a Buenos Aires, donde habían pensado instalar su residencia. Por eso, el sumarse a la propuesta le permite también entrar en contacto con esta parte de la familia que lo acogió “muy bien” y que están contribuyendo a que la experiencia de venir a estudiar a Galicia le esté resultando “muy grata”.

Por eso, no duda a la hora de recomendar a otros jóvenes en su situación que aprovechen la propuesta. Es algo que habló con su hermano y, aunque el hecho de que esté pensado para descendientes de gallegos lo vuelva “más específico”, “escucho bastante la idea de venir de Argentina a España” a estudiar, asegura. “Es como una bola expansiva” que se va propagando en los círculos propios y cada vez alcanza mayor demanda, da a entender.

Desde el punto de vista académico, también se muestra satisfecho con el máster, porque “lo que estamos estudiando tiene bastante proyección” y los profesores “están bastante actualizados”, concluye.

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca