EL PRESIDENTE DEL CENTRO GALLEGO DE ROSARIO CALIFICA DE “MUY BONITA” LA PARTICIPACIÓN EN EL CONSELLO

Guillermo Picallo asegura que “Galicia es un recuerdo permanente, algo que no te olvidas nunca”

| 26 Diciembre 2019 - 14:49 h.
Guillermo Picallo, durante su reciente participación en el Pleno del Consello de Comunidades.
Guillermo Picallo, durante su reciente participación en el Pleno del Consello de Comunidades.

El presidente del Centro Gallego de Rosario, Guillermo Picallo Durán, mostró, durante su estancia en Santiago con motivo de la celebración del Consello de Comunidades Galegas, el “orgullo” que siente de ser gallego. “Galicia es un recuerdo permanente, algo que no te olvidas nunca porque casi todos los días piensas en el primo, el amigo o el vecino que dejaste en la aldea”.

Picallo explica que participar en el Consello de Comunidades Galegas es una “experiencia muy bonita”. “Yo tuve la oportunidad de estar tres veces y la primera, en Santiago en 1997, fue muy especial porque hacía 40 años que no estaba en Galicia”, asegura el presidente del Centro Gallego de Rosario, quien explica que después estuvo en el Consello que se celebró en La Habana en 2016 y ahora otra vez en Santiago. “Ahora tras la celebración del Consello, iré a la casa familiar y estaré unos días aquí porque tal vez sea la última vez”, asegura.

Nacido en Hervés, en Cuntis, Picallo recuerda que se fue a Argentina con 10 años. Su padre ya había emigrado antes y luego ya se fue toda la familia. “En aquel momento las comunicaciones eran más complicadas porque eran por carta y tardaban en llegar y volver, ya que los barcos a Argentina tardaban entre 21 y 25 días y ahora en 12 horas ya estás allí”, comenta.

El Centro Gallego de Rosario está implicado en la divulgación del Xacobeo y ya en 2016 un grupo de mujeres de la institución hizo el Camino de Santiago. “Fue algo que les encantó y además tuvieron la suerte de ser acompañadas en un tramo por el secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, y el delegado de la Xunta en Buenos Aires, Alejandro López Dobarro”, asegura Picallo, quien explica que ahora se está organizado otro grupo para poder volver a repetir la experiencia.

Tras participar en el Centro Castellano de Rosario, al que llegó a través de la familia de su mujer porque era castellana y leonesa, Guillermo Picallo se fue al Centro Gallego, una institución con algo más de 250 socios. “Estoy a gusto, defiendo la institución como si fuera mía, la represento y tengo tiempo para trabajar por ella”, asegura.

Respecto al relevo generacional en la institución, “yo no digo que somos un ejemplo, pero sí puedo decir que tengo un grupo de 12 gaitas y grupos de panderetas, vieiras, y percusión con chicos entre 4 y 12 años”, explica Picallo, quien recuerda que también tienen un importante coro que ha realizado conciertos en Marta del Plata y Salta.

“Sigo trabajando por una institución y lo hago con cariño, amor y alegría”, concluye Picallo.

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca