EL GIMNASIO BOTTARO DEL CLUB ATLÉTICO INDEPENDIENTE ACOGIÓ LA CONMEMORACIÓN

La fiesta del centenario reunió a toda la colectividad

| 16 de enero de 2019, 13:17
F2.P11.Avellaneda Centenario
El evento reunió a autoridades locales y consulares de España, así como a representantes de la colectividad.

El sábado 30 de octubre de 1999, el Centro Gallego de Avellaneda celebró su cumpleaños número 100 y se convirtió así, en una de las instituciones españolas más antiguas de Iberoamérica. Los festejos de este memorable acontecimiento tuvieron lugar en el gimnasio Bottaro del Club Atlético Independiente; adornado para la ocasión, con cientos de globos rojos, amarillos, celestes y blancos. En este nuevo cumpleaños de la institución se hicieron presentes las autoridades locales y consulares de España, además de los distintos representantes de las entidades de la colectividad.

La celebración quedó oficialmente inaugurada cuando, tras entonarse los himnos de Argentina, España y Galicia, el entonces presidente del Centro, Juan Rodríguez, dio la bienvenida al numeroso público allí presente. El siguiente orador fue Horacio Pegito, quien, en calidad de presidente de la Federación Unión de Sociedades Gallegas, expresó buenos augurios de futuro y bienestar para la centenaria institución. Luego hicieron uso de la palabra el entonces director general de Relaciones con las colectividades y culto del Gobierno autónomo de la Ciudad de Buenos Aires, Roberto Vagaría, y cónsul General de España, Carlos Vinuesa Salto, para recordar a aquellos emigrantes gallegos que fundaron las instituciones y que contribuyeron a forjar la identidad de la Argentina joven. 

Acto seguido, el que era capitán de ultramar Armando Grosso hizo entrega al presidente del Centro Gallego de Avellaneda de un escudo heráldico de la Escuela Nacional de Náutica. 

Siguiendo en esta línea protocolar, los entonces presidentes del Club Atlético Independiente, del Club Doménico y el alcalde de A Estrada, Ramón Campos Durán, entregaron obsequios y recuerdos para la institución.

Finalmente, fueron la banda musical Costa Brava y el coro de Corcubión, que interpretaron canciones populares gallegas, los encargados de amenizar la cena y animar a las parejas, que bailaron hasta que despuntó el nuevo día.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca