ORGANIZADO POR LA ASOCIACIÓN DE AMIGOS DE LOS CAMINOS DE SANTIAGO DE MADRID

La Casa de Galicia en Madrid acogió el ‘Seminario Cimadevila Covelo de Estudios Jacobeos’

| 14 Noviembre 2019 - 14:39 h.
Ramón Jiménez, Jacques Chauty, Ana Laborde y Jorge Martínez, durante el Seminario.
Ramón Jiménez, Jacques Chauty, Ana Laborde y Jorge Martínez, durante el Seminario.

La Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago de Madrid organizó en la Casa de Galicia en Madrid el ‘Seminario Cimadevila Covelo de Estudios Jacobeos’, que este año celebra la décimo novena  edición. El seminario se creó en 2001 como homenaje al ilustre gallego del que tomó el nombre, José Antonio Cimadevila Covelo, que presidió el Centro Gallego de Madrid y también la Asociación desde 1987 fecha de su fundación.

La Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago de Madrid nació para ser en Madrid lugar de reflexión sobre el Camino de Santiago y la diversa realidad creada por el fenómeno de la Peregrinación y está abierta a cuantos ámbitos de conocimiento puedan ayudar en el estudio del Camino y la peregrinación a Compostela, entre otros los de la historia, el arte, la geografía, la filosofía, la legislación, la ingeniería o la sociología.

En esta XIX edición el Seminario trató dos interesantes temas: ‘La restauración del Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago’, por la directora de restauración del Pórtico de la Gloria, Ana Laborde Marqueze; y ‘Los peregrinajes con personas de movilidad reducida’, a cargo del presidente de la Asociación Compostelle 2000 (París),  Jacques Chauty.

El coordinador de Actividades de la Casa de Galicia, Ramón Jiménez, pronunció unas palabras de bienvenida tanto a los intervinientes como a cuantas personas acudieron a las ponencias y dio paso al presidente de la Asociación, Jorge Martínez-Cava, encargado de hacer las presentaciones de los ponentes.

Ana Laborde Marqueze, la directora de restauración del Pórtico de la Gloria, mostrando una amplia proyección de imágenes para ilustrar su exposición habló sobre el proyecto de conservación y restauración del Pórtico que se desarrolló durante diez años, gracias al Programa Catedral, que contó con el mecenazgo de la Fundación Barrié y la colaboración de la Fundación Catedral y la Xunta de Galicia. “Hay un antes y un después de este proyecto, para el Pórtico y para cuantos trabajamos en su restauración”, dijo, y destacó que fue algo muy importante porque además de contar con recursos tuvieron también el tiempo necesario para hacerlo bien, “algo que no siempre ocurre”.

Explicó que “el Instituto del Patrimonio Cultural de España del Ministerio de Cultura y Deporte dirigió la intervención y coordinó la investigación científica, colaborando con numerosas empresas e instituciones tanto de nuestro país como del extranjero”.

Es la primera vez que se hizo un proyecto de estas características en el Pórtico, precedido de exhaustivos estudios interdisciplinares que permitieron conocer en profundidad los diferentes tipos de piedra empleados en su construcción, así como las distintas decoraciones polícromas que lo adornaron a lo largo de los siglos y las fases constructivas del monumento”.

Añadió además que la restauración “ha posibilitado estabilizar los riesgos de deterioro que le afectaban y recuperar los valores materiales e inmateriales del conjunto”, obra cumbre del románico europeo.

Los trabajos han tenido una gran difusión y reconocimiento, obteniendo diversos galardones entre los que destaca el Premio Europeo de Patrimonio-Europa Nostra concedido por ser un “ejemplo muy destacado de conservación y cuidadosa recuperación de escultura en piedra policromada en una obra de fundamental importancia en la escultura románica”.

 

Ponencia de Jacques Chauty

Seguidamente, tras una breve pausa, el presidente de la Asociación Compostelle 2000 (París), Jacques Chauty habló de los peregrinajes en las personas con movilidad reducida (PMR), que es uno de los objetivos fundamentales de la asociación que preside. “Una peregrinación con personas con discapacidad es una auténtica aventura humana”, dijo, e hizo un repaso por las primeras peregrinaciones que llevaron a cabo en la asociación, también con imágenes para ilustrar cada una que suele durar tres meses en periodos de 15 días durante seis años, tres en Francia y tres en España. El coste anual suele estar en torno a los 25 mil euros.

La primera la realizaron entre julio de 1999 y julio de 2004 entre Puy-en-Velay y Santiago de Compostela de etapas anuales sin conocimiento previo de lo que se iban a encontrar. Aunque fue dura, la coronaron con éxito. Precisan tiendas de campaña grandes con camas adaptadas, camiones para su transporte, cocineros con su equipo. Es una labor de equipo y para montarlo requiere una dedicación intensa.

La segunda la hicieron entre julio de 2005 y julio de 2010, de Vézelay a Santiago.

La tercera de julio de 2011 a julio de 2016, desde París a Santiago, con resultados similares.

“A lo largo de estos años hemos ido perfeccionando los vehículos en los que llevar a estas personas con severos problemas de movilidad, así como la logística que conlleva esta peregrinación tan especial”.

Cada año se realiza un sexto del recorrido, montando tres o cuatro campamentos diferentes. Precisan cuatro grandes tiendas con dieciséis camas cada una. Una de ellas sirve de restaurante, con siete grandes mesas y cuarenta y cinco camas para los peregrinos de apoyo y cinco camas para las PMR. Así como cinco Joëlettes (sillas adaptadas todo terreno).

El pasado año 2018 la Asociación Compostelle 2000 recibió el Premio Elías Valiña por este trabajo, compartido con la Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago de Madrid.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca