Del autoconsumo a la exportación

| 09 Septiembre 2019 - 13:00 h.

Las pequeñas dimensiones de las explotaciones agropecuarias de Galicia han llevado a que, tradicionalmente y durante muchos años, este sector estuviese destinado al autoconsumo y tuviese un alcance muy limitado. 

La creación de denominaciones de origen protegidas (DOP) y las indicaciones geográficas protegidas (IGP) han permitido a los productos agroalimentarios gallegos dar un importante salto, tanto cualitativo como cuantitativo, para convertirse en productos más competitivos y atractivos en el mercado que le han llevado a tener una proyección internacional mucho más destacada. 

Además de su dinamización y proyección, las DOP y IGP suponen unas garantías de calidad, ya que hay un importante control sobre la calidad de los productos, tanto en el proceso de producción como en el de comercialización. 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca