Una amplia despensa a base de exquisitos productos del rural

| 02 Diciembre 2019 - 10:03 h.
Queso de O Cebreiro.
Queso de O Cebreiro.

El medio rural constituye una importante fuerte de riqueza para Galicia. De su agricultura y ganadería se obtienen productos únicos y reconocidos a nivel nacional e internacional entre los que merecen especial reconocimiento los pimientos de Herbón (conocidos como pimientos de Padrón), O Couto, Oímbra, Arnoia y Mougán. Son cinco tipos diferentes de pimientos, amparados bajo un sello de una denominación de origen, en el caso del primero, y de indicaciones geográficas protegidas en las restantes modalidades.

Los Grelos de Galicia son otro de los productos de la huerta gallega con calidad amparada por un indicativo específico, con la vista puesta en una mayor proyección fuera de la comunidad autónoma. Se pueden encontrar en el mercado en varios formatos (fresco, congelado o en conserva), lo que supone un importante número de consumidores potenciales.

Las castañas, las patatas o la miel producidas en Galicia también cuentan con reconocimiento especial por su calidad. En cuanto a la Castaña, la zona de origen de este producto –inseparable del otoño gallego– abarca la mayor parte del territorio de montaña, mientras que en el caso de la Mel de Galicia, su área de producción se extiende por toda la autonomía. 

La apicultura constituye además un elemento importante de la etnografía en Galicia, donde perviven construcciones tradicionales vinculadas a esta producción artesanal. 

La IGP Pataca de Galicia ampara otra referencia de la despensa gallega y tiene su zona de producción repartida en las subzonas de Bergantiños (en A Coruña), Terra Chá, A Mariña y Lemos (en la provincia de Lugo) y A Limia (en Ourense). 

Por su parte, la Faba de Lourenzá o el Pan de Cea, entre otros, asocian el nombre de su zona de producción al del producto. El cultivo de la Faba de Lourenzá abarca el territorio costero de la provincia de Lugo y con este distintivo se le dio nombre propio a esta variedad. Además, el Pan de Cea, junto con la Tarta de Santiago, son los dos productos gallegos del sector de panadería y pastelería que cuentan con distintivo de calidad. La zona de elaboración de la tarta es toda Galicia, mientras que en el caso del pan se corresponde con el municipio orensano de San Cristovo de Cea. Actualmente está también ultimándose el trámite de reconocimiento europeo para la Indicación Geográfica Protegida que amparará a todo el pan gallego.

 

Las bondades de la agricultura ecológica

La Agricultura Ecológica –una denominación que, a diferencia de las demás, no tiene carácter geográfico– es otro indicativo de calidad que ha registrado un gran desarrollo en los últimos años en Galicia. Se trata de un sistema de producción de alimentos basado en un escrupuloso respecto al medio ambiente, el bienestar animal y el mantenimiento y mejora de la fertilidad del suelo. 

En definitiva, Galicia ofrece al consumidor un amplio abanico de productos alimentarios de extraordinaria calidad y por lo tanto su poderío gastronómico está fuera de toda duda, sobre todo cuando esta magnífica despensa –calificada por Álvaro Cunqueiro como la de mayor “amplitud” de Occidente– se pone en valor gracias al magnífico trabajo de los grandes cocineros de esta tierra.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Cronicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca