BENITO BLANCO RECIBIÓ LA MÁXIMA DISTINCIÓN DEL AYUNTAMIENTO

Los alcaldes de la Comarca del Deza apadrinaron la fusión

| 18 de diciembre de 2018, 12:30
VIII.Lalín.visita alcaldes
De izda. a dcha.: Los alcaldes Benito Blanco Iglesias, Fernández, Llamazares, Vázquez, Cuiña, Crespo y López Garra, en la Casa del Gobierno, durante la visita a Buenos Aires.

Uno de los acontecimientos más relevantes en la vida de la Institución fue, sin duda alguna, la visita que de forma conjunta hicieron a Buenos Aires los alcaldes de todos los ayuntamientos del Partido Judicial de Lalín en noviembre de 1983.

Procedente de Santiago de Compostela (España), arribaron en el aeropuerto internacional de Ezeiza, Víctor Vázquez Portomeñe, entonces conselleiro de Educación y Cultura de la Xunta de Galicia; los en ese momento alcaldes Xosé Cuiña Crespo, presidente del Concello de Lalín; Sergio Iglesias Pazos, de Vila de Cruces; Casimiro Fernández Otero, de Silleda; Manuel Costa Casares, de A Golada; Manuel Lamazares Pardo, de Rodeiro; Manuel Crespo Vázquez, de Dozón; el entonces director de Política Interior, Alejandro López Lamela, y el entonces presidente de la Academia de Ciencias de la Universidad de Compostela, el doctor Ernesto Vieitez Cortizo. La delegación se completó con la Banda Cultural de Música de Lalín y personalidades del ámbito político, cultural, científico y deportivo de la Comunidad gallega.

La Comisión fue recibida por el Comité de Recepción que presidía Benito Blanco, por el cónsul general de España en ese momento, Mariano Vidal Torne y por autoridades de las diferentes instituciones de la Comarca del Deza y  otras importantes sociedades de la colectividad española residentes en Buenos Aires.

La visita fue netamente positiva, ya que no sólo contribuyó a consolidar los indisolubles vínculos argentino-gallegos entre las autoridades oficiales, las instituciones, las sociedades y los individuos, sino que además le permitió a los visitantes tomar contacto directo con los emigrantes de la Comarca,  apreciar sus realizaciones, conocer sus inquietudes, compartir sus vivencias y culminar su labor dando el impulso definitivo para la fusión de estas Sociedades.

Entre los múltiples agasajos que se entregaron, por diversos motivos, a hombres e instituciones, merece destacarse el que se brindó a Benito Blanco. El entonces alcalde de Lalín, José Cuiña Crespo, le otorgó la más alta distinción del Ayuntamiento, consistente en un título y una plaqueta de Hijo Predilecto de Lalín por sus méritos a la comunidad, tanto en su terruño natal como en Argentina, su colaboración con instituciones de bien público, su rectitud y hombría de bien.

Cobra evidente importancia  y dio especial carácter a este acontecimiento, el hecho de que la primera salida al exterior en forma conjunta de todos los alcaldes de un partido, en este caso de Lalín, haya tenido por destino la Ciudad de Buenos Aires.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca