COMO RETORNADA SE BENEFICIA DE ALGUNOS PROGRAMAS DE POLÍTICA SOCIAL

Agustina Brenda: “Hay un montón de ayudas en Galicia, pero hay que asesorarse antes de venir”

| 26 de octubre de 2020, 9:16
Agustina Brenda, con su marido y su hija, delante de la muralla de Lugo, ciudad en la que reside.
Agustina Brenda, con su marido y su hija, delante de la muralla de Lugo, ciudad en la que reside.

Galicia la acogió cuando tenía dos años y Galicia la recibe de nuevo con los brazos abiertos en la edad adulta, con una familia ya formada y con expectativas de quedarse a vivir en la comunidad autónoma, donde quiere desarrollarse profesionalmente en aquello que sabe hacer y en lo que tiene experiencia. Natural de Argentina, Agustina Brenda Patiño pudo cursar un máster en Dirección de Proyectos gracias a una beca BEME por gozar de la nacionalidad española y hoy reside en Lugo, junto a su esposo y su hija, a la espera de que nazca una segunda, para la que ya solicitó la Tarxeta Benvida, una de tantas ayudas que contempla la Secretaría Xeral de Política Social para fomentar la natalidad y contribuir al impulso demográfico en Galicia.

Por su situación geográfica, por su historia, por el acervo cultural que le caracteriza, por sus paisajes, costumbres y gastronomía, así como por la hospitalidad de sus gentes, Galicia se presenta como un lugar especialmente atractivo para asentarse. A ello se añade en los últimos tiempos las políticas de ayudas que el Gobierno autonómico pone en marcha para contribuir al desarrollo demográfico de una región que, lejos de ocultar, es capaz de reconocer en los bajos índices de natalidad y en el envejecimiento de la población, uno de sus principales problemas de futuro.

Adelantarse a las consecuencias negativas de ciertos acontecimientos o situaciones es tarea de cada gobierno, y el de Galicia encontró en las ayudas sociales para fomentar la natalidad una manera de paliar esta situación. Ayudas de las que se pueden beneficiar no sólo los ciudadanos en el territorio, sino también los retornados, aquellos gallegos que han dejado temporalmente su casa para abrirse camino en otro país, así como los descendientes de emigrantes, pero también los que sin ser españoles han residido en Galicia algún tiempo y retornan para establecerse de nuevo en la Comunidad atraídos por sus vivencias personales.

Agustina Brenda Patiño forma parte de este último grupo. Natural de Córdoba (Argentina), llegó a Gondomar (Val Miñor-Pontevedra) a la edad de dos años, junto con sus padres, también de nacionalidad argentina, y en esa pequeña localidad vivió hasta los 18, edad a la que se trasladó de nuevo al país austral. Allí estudió Arquitectura y trabajó un tiempo en la Administración pública en proyectos de desarrollo urbano y en la gestión de patrimonio cultural. Hasta que en 2019 tuvo la opción de disfrutar de una beca BEME de la Secretaría Xeral de Emigracion –en la Universidade de Santiago de Compostela cursó Dirección de Proyectos– y trasladarse de nuevo a vivir a Galicia, que era su anhelo.

“Decidimos instalarnos aquí porque la mitad de mi vida la pasé aquí”, dice la joven, quien asegura: “Tenía la idea de venir en algún momento, pero es complejo organizarse y disponer de los fondos necesarios, así que cuando salió la oportunidad de la beca tomamos la decisión de venir”. 

Agustina Brenda tiene 32 años, está casada y tiene una hija en edad infantil. En breve le aumentará la familia con un nuevo miembro, otra niña, para la que ya solicitó la Tarxeta Benvida, una de tantas ayudas que concede la Consellería de Política Social para contribuir al fomento de la natalidad en la región. Se trata de la ayuda económica para alimentos y productos necesarios en el primer año de vida del bebé, que puede ser ampliada dependiendo de las circunstancias.

El suyo no es un caso típico de emigrante retornada, por lo que no puede acogerse a todas las ayudas que presta la Administración autonómica. Brenda es tan solo una retornada que quiere vivir en Galicia por lo que, de momento, pudo acogerse a la subvención de una de las escuelas infantiles de la red ‘Galiña azul’ para su hija, en la que paga una cantidad simbólica, lo que le está resultando de gran ayuda, comenta, ya que le da “más libertad para tratar de buscar trabajo e insertarme en el mundo laboral”, dice. Al principio, tuvo que contratar a una persona para atender a la pequeña, mientras ella acababa el máster, y eso le supuso una “carga económica muy importante”, asegura, pero una vez tuvo opción a la guardería, todo cambió y valora positivamente la oferta.

“Con la guardería estamos muy contentos –relata–; los niños tienen derecho a comida y a un snack y también le dan el mandilón”.

Su segunda hija, que espera para comienzos del año próximo, tendrá acceso totalmente gratuito a la ‘Galiña azul’ a partir de los tres meses y también se podrá beneficiar de la ‘Caixa Benvida’, un regalo que desde 2016 reciben todas las madres en el momento del nacimiento del bebé y que contiene toallitas, cremas, una mantita, un sonajero y un cedé de música en gallego, entre otros enseres.

“Hay un montón de ayudas, pero hay que asesorarse bien; ver bien todas las posibilidades”, porque “no conocer ciertos requisitos antes de venir puede ser un problema”, asegura. Y lo dice ella, también que por desconocer algunas normas se vio privada de la Tarxeta Benvida en el caso de su niña. Pero es cierto que “hay un abanico muy grande” de ayudas y “para distintas situaciones” y también hay “muchos organismos para que esto funcione”. “Para cuestones sociales, orientación laboral, el sistema de empleo...”, todo ello dirigido a través de la Oficina del Retorno”, que le puso en contacto con una trabajadora social, quien le dio orientación adecuada, apunta, y concluye: “Son todo órganos con los que me he puesto en contacto y que te están ayudando en algo”.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca