Responsables y participantes en el seminario de ¡Adentro! temen por el futuro del proyecto

| 02 Julio 2012 - 13:11 h.
Cuarenta y cinco personas asistieron en Königswinter al segundo seminario realizado este año.
Cuarenta y cinco personas asistieron en Königswinter al segundo seminario realizado este año.

Cuarenta y cinco personas, entre participantes y docentes, asistieron al segundo seminario realizado este año por el proyecto ¡Adentro!, que tuvo lugar en la ciudad alemana de Königswinter del 22 al 24 de junio.

El evento fue organizado conjuntamente por la Academia Española de Formación (AEF),  la Confederación de Asociaciones Españolas de Padres de Familia en la RFA (CAEPF), la Cruz Roja alemana y la Fundació Privada Can Gelabert, con el apoyo de la Dirección General de Migraciones y del Imserso.

Desde 1994, este proyecto, que tiene también presencia en Francia, Suiza y Bélgica, realiza anualmente tres seminarios de fin de semana en Alemania, orientados a la formación de animadores socioculturales que luego, con su trabajo voluntario, ayudan en sus lugares de residencia a otros emigrantes mayores a mejorar su calidad de vida. Pero además de ofrecer la posibilidad de formarse, los seminarios son también un punto de encuentro, de intercambio de informaciones y experiencias, fuente de motivación mutua y lugar de esparcimiento para todos los participantes.

 

Envían una carta a Madrid por la supresión de ayudas

Vicente Riesgo, presidente de la AEF y coordinador de ¡Adentro!, informó a los participantes del seminario de que en los Presupuestos Generales del Estado para 2012 se habían eliminado las ayudas financieras para la atención de las personas mayores españolas residentes en el exterior, lo que pondría en grave peligro la subsistencia del proyecto.

Todos reaccionaron con estupor y decidieron, por ese motivo, escribir una carta a la secretaria general de Inmigración y Emigración, Marina del Corral, en la que muestran su descontento ante esa medida que consideran injusta. En el escrito califican la decisión como “noticia alarmante”, ya que ignora, en la práctica, la existencia y necesidades del colectivo y pone en peligro las infraestructuras y programas creados por los españoles y sus asociaciones en el mundo. Aunque reconocen que “en tiempos difíciles es necesario establecer prioridades”, creen que una de las prioridades debía de ser precisamente la atención a los emigrantes de la primera generación, hoy mayores, que en su día colaboraran con sus remesas de dinero a la estabilidad y resurgimiento de España. 

La supresión de las ayudas que ¡Adentro! viene percibiendo hasta ahora supondría que los seminarios no podrían seguir realizándose y la existencia de ese reconocido proyecto social de apoyo a los mayores se vería seriamente amenazada. Por ese motivo, le ruegan que haga todo lo que esté a su alcance para inducir al Gobierno a revisar esa “decisión desacertada” y que mantenga las ayudas para las personas mayores emigradas.

 

Programa informativo e interactivo

El proceso de envejecimiento de los mayores y los comportamientos adecuados para retardarlo y mantenerse sanos, activos y con autonomía personal el mayor tiempo posible, fue el hilo conductor del programa. Enfermedades como la osteoporosis o la depresión, el deterioro de la memoria con la edad, el envejecimiento de las mujeres, el rol de los abuelos del siglo XXI y las condiciones que debe reunir una vivienda adecuada fueron los temas específicos que los docentes del proyecto desarrollaron en tres grupos de trabajo paralelos, un sistema que favorece la elección del tema según los intereses individuales.

De la introducción a la filosofía del proyecto y el trabajo biográfico, que son parte esencial de la formación básica, se responsabilizó esta vez José Antonio Arranz, psicólogo y gerontólogo español residente en Bélgica.

El asesor sociolaboral José Alberto Haro Ibáñez ofreció información sobre aspectos relevantes de la Seguridad Social para mayores, como las pensiones de jubilación, los impuestos y el seguro sanitario de los jubilados.

Redondearon el programa actividades como ensayo coral, Tai-Chi y gimnasia y baile para mayores.

 

Reír para vivir mejor

Carmen Salinas, psicóloga y jurista, analizó con los participantes de uno de los grupos de trabajo la relación entre el estado emocional y la salud, experimentando juntos cómo el pensamiento y los sentimientos repercuten en la manera de actuar de las personas, a la vez que en su estado físico y emocional. Salinas resaltó la importancia de aprender a generar sentimientos de alegría y entrenar el hábito de reír, por sus efectos beneficiosos sobre el estado de ánimo y el organismo. “La risa provoca relajación de los músculos, reduce la producción de hormonas del estrés, fortalece el sistema inmune, disminuye la sensación de dolor, mejora la capacidad respiratoria, nos libera de tensiones, mejora el estado de ánimo y, en definitiva, incrementa la calidad de vida”, explicó.

 

La vejez de las mujeres

En otro de los grupos de trabajo, se trató el tema de la vejez de las mujeres, refiriéndose particularmente a la vejez de las emigrantes mayores y a los motivos por los que ellas envejecen de modo diferente al hombre. Tras un breve repaso al origen de las desigualdades de género en la cultura y la religión, se analizó qué factores influyen en esa desigualdad histórica, pudiendo constatar que todas las biografías de las mujeres emigrantes están marcadas por la socialización de género, la supeditación ilimitada a la familia y el sentimiento de encontrarse desvalorizadas por su condición femenina. Por eso, descubrir las propias fortalezas y valores y aprender a reconocerse y a aceptarse, sería esencial para conseguir un verdadero bienestar y envejecer con salud y alegría.

 

La depresión tiene cura

La depresión es un trastorno frecuente en la vejez, cuyos síntomas pasan a veces desapercibidos. Carmen Salinas trató ese tema, facilitando información a los participantes sobre cómo reconocer los síntomas específicos de la enfermedad, para poder identificarla y buscar a tiempo la necesaria ayuda profesional para superarla. Hizo hincapié en la importancia del estilo de vida y de los patrones de comportamiento poco flexibles que, en muchos casos, rigen el pensamiento y la conducta humana y que pueden generar la depresión. La psicóloga subrayó que la enfermedad puede curarse, para lo cual, el apoyo social de familiares y amigos sería decisivo, así como saber desarrollar uno mismo habilidades para hacer frente a estados de ánimo depresivos.

 

Los abuelos del siglo XXI

Otro de los puntos del programa fue ‘los abuelos del siglo XXI’ y su rol en las familia y la sociedad. Partiendo de las propias experiencias de los integrantes del grupo, Salinas analizó con ellos las relaciones entre nietos y abuelos, la compensación de ambos roles y la satisfacción y alegría recíprocas resultante de esa relación. Subrayó también la importancia de la ayuda de los abuelos a las familias, considerando qué responsabilidades podrían asumir, de acuerdo a su edad, personalidad y estado físico, sin poner en peligro la propia salud. En ese sentido, se comentaron los abusos de los que son víctimas algunos mayores por parte de los hijos, que descargan en ellos sus propias obligaciones, llegando finalmente a la conclusión de que la misión de los abuelos sería ofrecer a los nietos cariño, complicidad y confianza y ser un apoyo para los padres, pero no sus sustitutos.

 

Se envejece como se ha vivido

La gerontóloga, Pepita Vela, abordó el tema de la memoria en la persona mayor de forma interactiva, utilizando también las experiencias personales de los participantes como punto de partida. Con el lema ‘se envejece como se ha vivido’, subrayó la estrecha relación entre la memoria y la biografía pasada, presente y futura de la persona mayor.

La docente explicó el funcionamiento fisiológico del cerebro y las neuronas como órganos de codificación, procesamiento, almacenamiento y recuperación de informaciones, la función de los sentidos y la influencia de las emociones personales en ese proceso. Distinguió entre los diferentes tipos de memoria, subrayando que algunos olvidos podían ser normales, pero no inevitables, ya que el deterioro de la memoria estaría influenciado por varios factores, no sólo por el envejecimiento. La falta de atención, de interés, estímulo o entrenamiento, las distracciones externas o problemas de salud; incluso beber poca agua o tener una alimentación desequilibrada tendrían influencia en la capacidad de recordar. Pero los olvidos también serían esenciales para no sobrecargar el cerebro. Sólo cuando los mayores comienzan a olvidar el nombre de personas allegadas, perder la orientación en entornos que les son familiares, etc., habría que pensar en una demencia.

Bajo la dirección de la docente, el grupo hizo ejercicios de entrenamiento de los sentidos y practicó ejercicios que se pueden realizar durante las actividades de la vida cotidiana y que ayudan a potenciar la atención y reactivar la memoria.

Otro tema tratado por la gerontóloga fue la osteoporosis, “enfermedad silenciosa y progresiva” que afecta sobre todo a las mujeres y, entre ellas, especialmente a las europeas de constitución frágil, y que puede llevar a las personas que la sufren a la inmovilidad y la dependencia. Vela dio consejos para prevenir la enfermedad e informó sobre la influencia positiva de una alimentación rica en vitaminas, especialmente C y D, en minerales y sobre todo en calcio, advirtiendo del peligro de prácticas nocivas, como fumar, tomar bebidas alcohólicas en exceso, sedentarismo y consumo de productos alimentarios de procedencia industrial.

 

La vivienda adecuada para la persona mayor

Cuando las facultades físicas y psicológicas se ven mermadas por razón de la edad, cobra especial importancia la calidad y condiciones de la vivienda de los mayores. Pepita Vela trató este tema con uno de los grupos del seminario, recalcando la necesidad de adaptar el hogar a las necesidades de la persona mayor, lo que en algunos casos puede ser muy costoso y requerir asesoramiento profesional. Por ese motivo les aconsejó que, llegado el caso, se dirijan a las instituciones correspondientes en su lugar de residencia, como la Caja de Seguros, para solicitar orientación e información cualificada.

Los participantes aportaron sus experiencias, expusieron sus dudas y evaluaron las ventajas de permanecer en su propia vivienda el mayor tiempo posible, conservando la autonomía personal. La docente subrayó la importancia de informarse a tiempo sobre residencias de mayores, para poder tomar decisiones por propia cuenta sobre cómo y dónde quieren vivir cuando llegue el momento en que ya no puedan valerse por sí mismos.

Vota esta noticia:
Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca