LA ATENCIÓN A LOS EMIGRANTES MAYORES ES LA PRIORIDAD DE ESTOS SEMINARIOS

El primer seminario de ¡Adentro! de 2017 reunió en Vallendar a 35 personas entre participantes y docentes

| 17 Marzo 2017 - 14:06 h.
Algunos de los participantes, durante el seminario de Adentro.
Algunos de los participantes, durante el seminario de Adentro.

Ayudar a los emigrantes mayores a mantenerse activos y a llevar una vida saludable y participativa en los años posteriores a la vida laboral es la finalidad del programa ¡Adentro! de la Academia Española de Formación (AEF), realizado conjuntamente con la Confederación de Asociaciones Españolas de Padres de Familia, la Cruz Roja Alemana y la Fundació Privada Can Gelabert de Barcelona. El programa cuenta también con el apoyo de la Dirección General de Migraciones. El primer seminario de 2017, que tuvo lugar del 10 al 12 de marzo en Vallendar, reunió a 35 personas entre participantes y docentes.

Los protagonistas de la emigración española a Alemania y otros países de Europa en la década de los sesenta y setenta del pasado siglo son hoy mayores. El sueño de regresar a su pueblo al jubilarse se fue desvaneciendo con el paso del tiempo y el asentamiento definitivo de sus hijos en el país de acogida. Estas personas, al llegar a la jubilación, suelen perder contactos sociales y muchos tienden a aislarse, viviendo, con frecuencia, al margen de una sociedad en la que nunca se sintieron realmente integradas. Por su situación, se les considera un grupo social vulnerable que necesita atención.

En los seminarios de ¡Adentro! pueden formarse como animadores socioculturales personas hispanohablantes mayores de 45 años que deseen dedicar su tiempo libre al voluntariado social. En tres seminarios anuales, se pueden adquirir conocimientos sobre cómo trabajar con mayores y organizar actividades adecuadas a la edad y condiciones físicas y mentales de los mayores, que contribuyan a mejorar su calidad de vida.

Los programas de los seminarios constan de una parte dedicada al ejercicio físico y al esparcimiento y otra a la formación básica y específica en las diferentes áreas de la gerontología, desde salud a derechos sociales. Las enseñanzas se imparten en grupos de trabajo paralelos, lo que facilita a los asistentes la elección de temas de su interés y evita repeticiones innecesarias. Todos los docentes de ¡Adentro! son profesionales especializados. La jurista y psicóloga Carmen Salinas, directora de la Fundació Can Gelabert, y el sociólogo Vicente Riesgo, presidente de la AEF, evalúan científicamente los resultados de cada seminario.

 

Temas tratados en el primer seminario del año

El primer seminario de 2017, que tuvo lugar del 10 al 12 de marzo en Vallendar, reunió a treinta y cinco personas entre participantes y docentes.

Los participantes nuevos tienen que pasar por la fase inicial de la formación, la filosofía de ¡Adentro! y el trabajo biográfico, que dirige actualmente el psicólogo y gerontólogo José Antonio Arranz. El psicólogo dirigió también otros grupos, en los que trató dos temas: las necesidades fundamentales de la persona mayor y el estrés. En el desarrollo del primero, habló de los procesos de envejecimiento y cambios físicos y psicológicos que se dan en la vejez. También se refirió a situaciones de crisis, como la viudez, pérdida de autonomía, desvalimiento y otras carencias que afectan a los mayores, así como a sus necesidades fisiológicas y psicológicas, incluidas las necesidades espirituales.

Al tratar el tema del estrés, el docente analizó en profundidad, con los participantes del grupo, cómo se produce y de qué forma una ansiedad prolongada u otros factores –trabajo, familia, situación económica– pueden crear un estado estresante. Finalmente, se ensayaron diferentes dinámicas para aprender a controlar el estrés.

 

Erradicar prejuicios contra los mayores

Para Mª Carmen Salinas, psicóloga y jurista, la elección de los tres temas tratados por ella –‘La prevención para la vejez’, ‘El voluntariado social de los mayores’ y ‘El maltrato a las personas mayores’– ha impactado en los grupos de trabajo, al poder constatar, gracias a la experiencia de los participantes, la importante connotación entre los temas propuestos.

Partiendo, en primer lugar, de la importancia de las personas mayores en la sociedad actual y de la necesidad de reconocer y erradicar los prejuicios existentes contra ellas, incluso entre los propios multiplicadores, se llegó a la conclusión de que, al cesar o reducirse la actividad laboral, comienza un nuevo proyecto de vida con necesidades y derechos todavía poco reconocidos.

En la exposición del tema sobre la prevención para la vejez, todos los participantes coincidieron al precisar lo que significa un envejecimiento activo. Igualmente, reconocieron las necesidades de la persona mayor y su derecho a ser respetada, a tener una vida digna y a participar plenamente en la sociedad. En ese sentido, la docente se refirió al voluntariado social de los mayores como una ocupación en la que podrían encontrar ese nuevo significado y proyecto de vida, tan necesario para ellos, y que por la motivación y el tiempo de que disponen para dedicar a ese servicio, sería también muy valioso para la sociedad.

 

Negligencias en el trato a los voluntarios

Al analizar el trabajo voluntario de los participantes, se evidenciaron descuidos o negligencias importantes por parte de muchas de las asociaciones e instituciones en las que éstos, altruista y solidariamente, ofrecen su trabajo, tales como falta de seguro de responsabilidad civil, normas de seguridad o higiene en los lugares de trabajo, gastos de transporte, etc. “Creemos que sin intencionalidad, y quizá debido a falta de información o problemas económicos, se descuida el tener en cuenta las motivaciones de muchos mayores para ejercer el voluntariado, así como el reconocimiento de sus derechos, lo que puede llegar a perjudicar gravemente su salud y calidad de vida”, comentó Salinas posteriormente.

El último tema abordado por la psicóloga fue el del maltrato a los mayores. En el grupo se habló de la dificultad de definirlo y de las barreras en reconocerlo. Se comentó, entre otras situaciones, la figura de la “abuela esclava” que, por miedo a perder el reconocimiento y la estima de los suyos, asume trabajos y responsabilidades extraordinarios que ella misma no reconoce o quiere reconocer como una verdadera carga. Por asociación, esa podría ser la situación de personas mayores que realizan un voluntariado cuando se cargan con demasiadas responsabilidades.

Salinas terminó su intervención con un interrogante, “¿formamos nosotros también parte de esa sociedad que reconoce y ofrece participación activa a las personas mayores sin respetar sus necesidades y derechos?”.

 

Hipertensión y polimedicación

En un taller dirigido por la geróntologa Pepita Vela, sobre la hipertensión en la persona mayor, se analizó el origen de esta enfermedad, común a partir de los 60 años, y de los factores de riesgo que la propician, como la obesidad, la mala alimentación o la vida sedentaria, pero también la predisposición genética. La docente dio consejos para reducir el riesgo de sufrirla y evitar los daños progresivos que puede producir en el organismo. Para terminar, hizo con el grupo ejercicios prácticos sobre la medición y valores de la presión arterial y el pulso.

La gerontóloga dirigió otros dos grupos de trabajo, uno sobre la polimedicación en el adulto mayor, sus efectos enmascarados y las enfermedades inducidas por el uso indiscriminado de medicamentos, que generaría la impresión de que se está bien cuidado, aunque en realidad puede perjudicar, y resaltó la importancia de un buen diagnóstico que conduzca al uso racional y óptimo de los mismos.

En el tercer tema tratado por Vela, ‘Cuidar a los cuidadores. La higiene psicológica de los cuidadores de personas dependientes’, se subrayó la especial atención que merecen las personas que atienden a enfermos en la familia durante largo tiempo, por el alto nivel de estrés y el aislamiento a que se ven sometidos, olvidando con frecuencia sus propias necesidades. En ese contexto, resaltó la importancia de multiplicar en los grupos de mayores las ideas adquiridas en los seminarios de ¡Adentro! sobre los recursos de ayuda existentes, como podrían ser Centros de Día o la atención por horas en el propio hogar de las personas dependientes, que permitirían un respiro a sus cuidadores y el disfrute de algún tiempo libre.

La médica Jessica Succar habló en sus dos intervenciones sobre la importancia de una buena digestión para una vida saludable y sobre los cambios biofísicos en la tercera edad.

 

La importancia de mantenerse en forma

El ejercicio físico es una constante en los seminarios. Eufemio Cascón, cofundador de la CAEPF y monitor de gimnasia, dirigió la gimnasia matinal, resaltando ante el grupo la importancia de mantenerse en forma, física y mentalmente. Con los participantes, realizó una serie de ejercicios para ayudar a mantener y mejorar las capacidades cognitivas relativas a la concentración, memorización, coordinación y capacidad de reacción, advirtiendo qué ejercicios deben evitarse, por los peligros que suponen para personas mayores. También informó sobre la neuróbica y algunos ejercicios mentales que pueden realizarse para agilizar y conservar la memoria hasta edad avanzada. Cascón dirigió también el grupo de baile para mayores, con coreografías bailables en línea, de fácil aplicación en los grupos locales como actividad física y lúdica. Un grupo de Tai Chi estuvo dirigido por Benito Sánchez.

El próximo seminario de ¡Adentro! tendrá lugar del 9 al 11 de junio en Bad Herrenalb.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca