CON LA PARTICIPACIÓN DE LOS PRESIDENTES DE GALICIA, ASTURIAS Y PAÍS VASCO

La Fundación Astur de Uruguay organiza una charla telemática sobre la atención a los mayores en España en tiempos de Covid

| 26 de mayo de 2021, 14:27
Webinar Fundastur. Feijóo copia
El presidente Feijóo, en un momento de su intervención.

La Fundación Astur de Uruguay organizó un ‘webinar’ sobre la atención de los mayores en España en tiempos de Covid en la que los presidentes de Galicia, Alberto Núñez Feijóo; de Asturias, Adrián Barbón Rodríguez; y de País Vasco, Iñigo Urkullu Rentería, así como la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal Albeniz; y la secretaria general de la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social (OISS), Gina Magnolia Riaño Barón, dialogaban con Enrique Iglesias, presidente de la Fundación.

El objetivo de esta charla era conocer cómo, en tiempos de pandemia, se había atendido a los mayores en estas tres comunidades con un alto índice de personas mayores y con una importante presencia en Uruguay a través de los emigrantes.

En su intervención, el presidente Feijóo, que recordó las raíces asturianas de Enrique Iglesias, aseguró que siempre es un placer conversar sobre “los que nos dieron la vida y los que posibilitaron que Galicia sea una región europea y los que mantienen nuestros lazos con la gran colectividad gallega del mundo”.

“Galicia es una de las comunidades autónomas con una población mayor de 65 años más importantes de España”, aseguró el presidente Feijóo, quien recordó que “los mayores tienen una enorme trascendencia poblacional y ética pero también económica porque la economía de los cuidados es sin duda la economía que ocupa cada vez más producto interior bruto, que genera más empleo y que está llamada a un mayor protagonismo” en toda la Unión Europeo, “que es uno de los continentes más envejecidos”.

Respeto a la situación de los mayores en la pandemia, Feijóo explica que lo primero que hizo la comunidad fue establecer un protocolo para gestionar a las 30.000 personas que tenemos en las residencias de tercera edad. Ahí, el responsable del Ejecutivo gallego explica cómo se les dotó de material y de personal para que pudieran asistir a los mayores. Además, explica que una vez que el virus entró en las residencias se abrieron centros para poder separar a los infectados de Covid de los que estaban sanos.

Tras un análisis detallado de todas las cuestiones que se realizaron, Feijóo explicó que se están estudiando varios cambios en el sistema de las residencias de mayores en Galicia y que la mayoría van en la línea de primar la atención sanitaria.

 

Asturias

Por su parte, Adrián Barbón comenzó su intervención asegurando que el que fuera presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es un uruguayo “orgulloso” de sus orígenes asturianos que “lleva siempre la tierra y la bandera”.

Barbón recordó que Asturias es la comunidad más envejecida de España “con un 25% de la población con más de 65 años, y aunque haya gente que quiere ponerlo en negativo, también hay que ponerlo en positivo porque eso significa que hemos avanzado mucho en calidad de vida y en esperanza de vida y en nuestra comunidad la gente por suerte cada vez vive más”.

El presidente del Principado, que recordó que él personalmente se crio con sus abuelos y que eso le ha marcado su perspectiva vital, aseguró que Asturias lleva muchos años trabajando en la red de residencias públicas de mayores y que “han resistido muy bien el envite del coronavirus”. Barbón también destacó que en Asturias todos los mayores que se contagiaron de Covid, independientemente de la edad, accedieron al hospital y las UCI. “En Asturias salvamos gente con más de 100 años después de estar dos semanas en la UCI”.

Adrián Barbón explicó que cada al futuro hay que estudiar un nuevo modelo de residencias que pasa por hacer centros más pequeños y destacó el proyecto al que se están sumando muchos ayuntamientos de hacer sus municipios amigables para los mayores. “Esto hace que Asturias se esté convirtiendo en el lugar de acogida de muchas personas que están a punto de jubilarse y ya se han jubilado y quieren volver a Asturias”, aseguró el presidente del Principado.

 

País Vasco

El presidente del País Vasco, Iñigo Urkullu, explicó cómo uno de los objetivos de país de esta Comunidad es incrementar la esperanza de vida hasta los 85 años e hizo referencia a los años posteriores a la jubilación en los que el Gobierno trabaja para prevenir las situaciones de dependencia, favorecer la autonomía personal y promocionar el talento de las personas mayores. “Nuestro objetivo es que en esta etapa las personas mayores puedan seguir desarrollando una vida activa, plena e integrada en su entorno, con los apoyos adecuados a su situación”, aseguró Urkullu.

La encargada de desgranar las políticas sociales llevadas a cabo durante la pandemia fue Beatriz Artolazabal, quien recordó que el País Vasco “se encuentra a la cabeza del estado en cuanto a gasto social” en su amplio sentido de políticas sanitarias, políticas educativas y políticas de servicios sociales.

La consejera destacó que la estrategia de envejecimiento tiene tres áreas de actuación a destacar: la adaptación de la sociedad al envejecimiento “no viéndolo como una carga sino también como una oportunidad”; anticipación y prevención para envejecer mejor y dar las herramientas adecuadas para que puedan estar el mayor tiempo posible en su domicilio porque es una necesidad que nos trasladan los mayores; y la tercera área sería ver como generalizamos el paradigma de la amigabilidad para poder garantizar que las personas que envejecen lo hagan en su entorno más cercano y que las ciudades y pueblos se diseñen teniendo en cuenta a la persona mayores.

 

Organización Iberoamericana de la Seguridad Social (OISS)

El diálogo se cerró con la intervención de la secretaria general de la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social, “uno de los pilares de la cooperación iberoamericana”, destacó Enrique Iglesias, quien explicó que esta institución fue quien logró que los gobiernos aprobasen un tratado de Seguridad Social “que es uno de los activos que tenemos hoy en Iberoamérica”, ya que permite que la gente que emigra acumule sus cotizaciones para cuando regrese a su país.

Riaño Barón recordó que “el tema de las personas mayores ha sido siempre un trabajo en esta organización sobre todo porque el acceso a la salud, las prestaciones económicas y la atención sanitaria y de servicios sociales beneficia directamente a las personas mayores”.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Álbumes de Fotos

Hemeroteca