ALGUNOS QUEDARON EN CUARENTENA EN HOTELES QUE DISPUSO EL GOBIERNO PORTEÑO

Los emigrantes españoles del ‘Viaje del Retorno’ regresaron este lunes a Argentina desde Génova

| 24 de marzo de 2020, 19:38
Beatriz Carballo y su esposo Ángel, dos de los componentes del ‘Viaje del Retorno’, durante el vuelo de regreso.
Beatriz Carballo y su esposo Ángel, dos de los componentes del ‘Viaje del Retorno’, durante el vuelo de regreso.

El grupo de más de 900 pasajeros, hispano-argentinos e ítalo-argentinos, que partió a bordo del crucero Costa Pacífica, el pasado 3 de marzo, regresó este lunes a Argentina en cuatro vuelos chárter de la empresa Neos. 

Tras la negativa de los puertos de España, Italia (en un principio) y Francia; finalmente, el domingo pasado recibieron la autorización para descender en Génova (Italia) y desde allí fueron repatriados a la Argentina, en cuatro vuelos. 

El último avión llegó este lunes con 105 pasajeros a bordo, que quedaron en cuarentena en hoteles que dispuso el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

En este último grupo, hubo quienes refirieron tener o haber tenido síntomas de la enfermedad, incluso alguno dijo haber tenido fiebre, y por ello la decisión de mantenerlos en una cuarentena más estricta.

Al resto de los pasajeros, incluso a aquellos que viven en provincias del interior del país, se les permitió volver a sus propios domicilios, con la indicación de cumplir allí con el aislamiento social.

El crucero de Costa Pacífica había partido desde el puerto de Buenos Aires, el pasado 3 de marzo, el mismo día que se registraba el primer caso de coronavirus en la Argentina. El viaje, que ellos mismos llamaron ‘Viaje del Retorno’, contemplaba escalas en Brasil, España, Francia y tenía previsto finalizar su recorrido el lunes 24 de marzo en Génova. Sin embargo, durante su trayectoria los casos de coronavirus se dispararon en Europa y los países miembros dispusieron, uno a uno, el cierre de sus puertos. 

Tras hacer paradas en Río de Janeiro, Salvador de Bahía y Maceió, en la costa brasileña, la embarcación emprendió su viaje rumbo a las Islas Canarias, pero el 12 de marzo se les notificó que no podrían atracar en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Pasó lo mismo en Italia y en Marsella (Francia), donde solo autorizaron a desembarcar a las personas de nacionalidad gala o con residencia en ese país. 

Finalmente, Génova (una de las zonas más afectadas por el COVID-19) les permitió, el domingo pasado, descender desde donde pudieron volar a la capital argentina en cuatro charters.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca