ENTRE LOS ASISTENTES ESTUVO EL CÓNSUL GENERAL EN BAHÍA BLANCA, CARLOS TERCERO

La zamorana Amparo Porris Herrero festejó sus 110 años de vida en la ciudad argentina de Carhué

| 23 Mayo 2016 - 10:51 h.
Amparo Porris, con su hija y su hermana, durante la celebración de su cumpleaños.
Amparo Porris, con su hija y su hermana, durante la celebración de su cumpleaños.

El sábado 21 de mayo, fecha en la que nació, aunque fue asentada cuatro días después, María del Amparo Porris Herrero, oriunda de la localidad de Gáname, en el partido de Bermillo de Sayago, en la provincia de Zamora, festejó, junto a familiares, funcionarios y dirigentes españoles, sus 110 años de vida.

En la ciudad de Carhué, en donde reside desde el último tiempo en una residencia de ancianos, Amparo conmemoró este nuevo cumpleaños, en un restaurante.

Además de la familia, encabezada por su hija Nilda Hernández, nietos, bisnietos, tataranietos y sobrinos, se encontraban presentes el cónsul general de España en Bahía Blanca, Carlos Tercero Castro; el vicecónsul honorario de España en Carhué, Gabriel Álvarez Sagasti; el presidente de la Sociedad Española de Adolfo Alsina, Gustavo Herrera; el tesorero del Centro Castellano y Leonés de Bahía Blanca, Rodolfo Ferracutti Rodríguez; la presidenta del Centro Gallego de Bahía Blanca, Susana Rodríguez Garabán; y el responsable del área de prensa y difusión de la Federación Regional de Sociedades Españolas, Mario Álvarez.

Luego de los saludos, llegó el momento del almuerzo. Más tarde, Amparo, recibió presentes y salutaciones varias.

Un ramo de flores del cónsul de España, un cuadro con la constancia de arribo y la foto del barco en el cual llegó a la Argentina, junto a su madre y hermano por parte de la Federación Regional de Sociedades Españolas, otro ramo de flores de la Sociedad Española carhuense, una carta salutación de la Federación Castellana y Leonesa de la República Argentina y el saludo del presidente del Centro Castellano y Leonés de Bahía Blanca.

Como en todo cumpleaños, no faltó el soplar las velas, tarea que realizó Amparo, junto a su hermana María y su hija Nilda.

Amparo, quien llegó con un año de vida a la Argentina, no sabía, al igual que sus familiares, la fecha exacta de llegada y el nombre del barco, por lo que fue una novedad, la constancia de arribo recibida.

El 10 de noviembre de 1907, en el barco ‘Highland Watch’, arribaron María Herrero Diego, con 25 años de edad; Amparo, con un año; y Pedro Porris Herrero, de meses.

Poco tiempo antes, había arribado el padre de Amparo, José Porris. Amparo tuvo 11 hermanos en total, de los cuales 6 fallecieron rápidamente, viviendo una hermana, María, de 97 años de edad, quien acompañó a Amparo en la mesa cabecera.

La familia se radicó en primera instancia en la zona rural de Ingeniero Thompson, luego en un campo de la zona de la hoy Colonia 17, para más adelante radicarse Amparo en Guaminí, en 1954, en donde residió hasta que fue alojada en la residencia de ancianos en Carhué.

Amparo se casó con Juan Hernández. De esa unión, nacieron tres hijos, Juan José y Roberto Luis, ambos fallecidos, y Nilda Amparo. Cada hijo, le dio a Amparo, tres nietos.

Un nieto le explicó a Amparo, que la foto del barco es la que corresponde al que la trajo, en 1907, a la Argentina.

 

 

 

Más acciones:
MÁS NOTICIAS

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Libros de Crónicas de la Emigración

Hemeroteca