Opinión

Buenos Aires, la historia y un libro del profesor Mayochi

Memoria de otros días de Buenos Aires es el título de la obra del profesor, historiador, periodista y escritor Enrique Mario Mayochi, editada por la Junta de Estudios Históricos de Belgrano, Buenos Aires, 2010. “En 1978 comenzaron a aparecer en ‘La Nación’ unas breves notas de carácter histórico. No tenían fecha fija de publicación y siempre encabezaba la misma volanta: ‘Otros días’.
Buenos Aires, la historia y un libro del profesor Mayochi
Memoria de otros días de Buenos Aires es el título de la obra del profesor, historiador, periodista y escritor Enrique Mario Mayochi, editada por la Junta de Estudios Históricos de Belgrano, Buenos Aires, 2010. “En 1978 comenzaron a aparecer en ‘La Nación’ unas breves notas de carácter histórico. No tenían fecha fija de publicación y siempre encabezaba la misma volanta: ‘Otros días’. La mayor parte trataban temas y hechos que habían ocurrido en Buenos Aires, no siendo ninguno de ellos el resultado de una investigación documental, sino, simplemente, breves evocaciones de hechos que habían sido conocidos en otros tiempos o que surgían de la atenta lectura de diarios antiguos, casi siempre ‘La Nación”, escribe el profesor Mayochi al frente del libro en su ‘Prólogo galeato’.
Así que aquella sección periodística se dilató en casi diez años. En un instante determinado la Dirección del tan reconocido como célebre diario decidió que, cambiando la presentación, pasara a publicarse en una vistosa revista: en lugar de ‘Otros días’ sería el nuevo título de ‘Memoria’. De modo que aquellas notas o, según su autor, ‘notículas’, se fueron prolongando a lo largo de veinte años. “Muchas de ellas –señala su autor– dieron origen a cartas, llamados telefónicos, visitas para formular alguna rectificación o proponer nuevos temas”. Ciertamente, no pocas de ellas fueron coleccionadas por meticulosos y curiosos lectores. Algunas también inspiraron a otros periodistas o fueron reproducidas en publicación de mayor o menor envergadura literaria.
Atentamente leemos ‘Entre corruptos y dementes’ y ‘El alcoholado’, ‘El preso que tenía tres piernas’ y ‘Quién fue el primer maestro porteño’. A continuación nos deleitamos con ‘¡Aquí no entran los abogados!’ y ‘Los penares del primer ‘surujano’. Asimismo proseguimos con la entretenida lectura de ‘Ni retratos ni fotografías’ o ‘Mendigos hartos y presos famélicos’. Después, ‘En otro tiempo exportábamos megaterios’ y ‘A rey muerto, rey puesto’, ‘Hormigas en un cráneo virreinal’ y ‘Fandango en la ranchería’.
“Pasaron más de diez años desde que la sección dejó de publicarse –continúa el irreprochable Enrique Mario Mayochi, haciendo buena la máxima latina horaciana “docere et deleitare” para la historiografía– y en su transcurso más de una vez se me insistió en que reuniera las notas en un volumen. Por fin decidí hacerlo, aunque en realidad debí recurrir a la selección por entre ‘Otros días’ y ‘Memoria”. “La suma de publicaciones –agrega en su ‘Prólogo galeato’– habría excedido un volumen de más de trescientas páginas de un libro de tamaño común. Si elegí bien o mal, el lector lo juzgará, pero con esto le doy satisfacción y evito que caigan en el olvido mis evocaciones. Sigo a otros autores, como Alberto Salas y varios escritores más”. Y nos recuerda que, de esta guisa, quedará en claro el porqué del nombre completo del político argentino Leandro Nicéforo Alem. Evoquemos ‘Las torres de Santo Domingo’ o ‘¿Sabe usted dónde estaba la jabonería de Vieytes?’, ‘Los canillitas rioplatenses’ o ‘La misteriosa N de don Leandro’. Mas, ¿cómo podríamos olvidar ‘Entre Tedin y Cafferata’ y ‘¿Jack el destripador vivió en Belgrano?’. Al término de la obra, ‘La casa del ¡Viva la Patria!’ y ‘El logaritmo según Gabino’. Páginas del diario perennizadas en libro.

Buenos Aires, la historia y un libro del profesor Mayochi