LA TRAMITACIÓN ES MUY "SENCILLA" Y SE PUEDE HACER HASTA EL 15 DE NOVIEMBRE EN LAS DELEGACIONES DE LA XUNTA O CENTROS COLABORADORES

Miranda: “Cualquier familia que a causa de la pandemia tenga una situación excepcional puede solicitar las ayudas extraordinarias”

| 9 de septiembre de 2021, 16:43
Captura de pantalla 2021-09-09 a las 14.31.12
Miranda a la puerta de la sede de la Secretaría Xeral de Emigración.

Hasta el 15 de noviembre está abierto el plazo para que los gallegos del exterior que se encuentren en una situación de dificultad por causa de la pandemia puedan solicitar las ayudas extraordinarias de la Secretaría Xeral de Emigración que “cubre situaciones de precariedad económica relevante por situaciones de emergencia, cubre situaciones de índole sanitario y puede llegar hasta los 3.000 euros por persona”, explica el secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, quien recuerda que las solicitudes pueden presentarse en las delegaciones de la Xunta en Argentina y Uruguay y en los centros colaboradores con la Xunta en diferentes países.

 

Pregunta. Usted ha mantenido contacto telemático con los gallegos del exterior desde el inicio de la pandemia. ¿Cómo les ha afectado?

Respuesta. Lógicamente, igual que nosotros vivimos con gran dificultad todo el año pasado y ahora este periodo con visos de que cada día está más cercana una normalización de nuestra vida, eso ocurrió en todo el mundo.

Yo diría que los de Europa lo vivieron de manera muy similar a nosotros; en América en muchos de los países lo vivieron con muchísima más intensidad y diría con más dureza. De todos los países de América con dificultades yo destacaría Cuba, Venezuela, Argentina y, en menor medida, Uruguay, que en la primera parte de la pandemia lo llevaron de manera absolutamente ordenada, y Brasil, que es un país donde están sufriendo bastante.

Aquellos países con mecanismos de protección sanitaria y de protección social menos desarrollados, lógicamente, son los que, en estas situaciones, la población se ve más castigada, limitada y con más dificultades.

 

P. Desde la Secretaría Xeral de Emigración han puesto en marcha unas ayudas extraordinarias para los afectados por el Covid-19. ¿En qué consisten y para quién están dirigidas?

R. La Secretaría Xeral de Emigración ya durante el pasado año trató de actuar socialmente todo lo posible, tanto a través de nuestras ayudas económicas individuales, que es una convocatoria que se hace en un momento del año y se resuelve en conjunto, como con un mecanismo complementario que siempre tenemos abierto, normalmente, con pequeña cuantía, que son las ayudas de emergencia, y que suelen estar entre 30.000 y 50.000 euros al año para situaciones extraordinarias y que el año pasado las multiplicamos pasando a 200.000 euros y nos permitieron seguir atendiendo situaciones de necesidad una vez finalizada la convocatoria de ayudas económicas individuales.  

Este año sabíamos que, aunque la pandemia fuese un poco mejor, los efectos arrastrados del año pasado, más los que se sumaban ahora, necesitaban una mayor intervención y eso determinó que las ayudas económicas a día de hoy ya estén resueltas y ya estamos en el proceso de pago dependiendo de los países que también se complican más, tanto el año pasado como este año, por las dificultades de movilidad en algunos países, pero ya hemos puesto a disposición de la gente casi tres millones de euros.

Como complemento a esto queríamos que durante el año hubiese un mecanismo de atención que se pudiese emplear a lo largo del tiempo, de manera que cuando hubiese una familia que tuviese una situación de necesidad a lo largo del año no tuviese que estar supeditado a un plazo de petición como es la otra convocatoria y así entre las dos complementamos.

Por eso, este año pusimos en marcha nuevamente estas ayudas de emergencia con una dotación aún mayor, 500.000 euros. Estas ayudas de emergencia están abiertas todavía en este momento y lo van a seguir estando hasta el 15 de noviembre. Cualquier familia que a causa de la pandemia y de la situación de dificultad que estamos viviendo tenga una situación excepcional, se vea un poco más ahogada económicamente o tenga un problema de índole sanitario, puede solicitar las ayudas extraordinarias. Es una ayuda que cubre situaciones de precariedad económica relevante por situaciones de emergencia, cubre situaciones de índole sanitario y puede llegar hasta los 3.000 euros por persona. Evidentemente se determinará la cuantía dependiendo de la causa y del país, pero podría llegar a 3.000 euros por persona y por familia para atender esa situación de necesidad.

 

P. ¿Dónde pueden solicitar las ayudas los gallegos del exterior que estén interesados?

R. Para poder solicitar esta ayuda, diría que la manera más sencilla, porque entendemos que para las personas mayores pueden tener más dificultad a la hora de cubrir sus solicitudes –o plantillas como dicen en América–, es dirigirse a los centros gallegos más cercanos.

En el caso de Argentina y Uruguay tenemos una delegación. Los residentes en Buenos Aires, que es donde tenemos concentrada mucha población, que vayan a la Delegación de la Xunta. En el caso de vivir en otra población argentina, que se pongan en contacto con nuestra delegación en Buenos Aires porque desde allí les van a poder guiar sobre cómo pedir esta ayuda y cómo presentar su documentación.

En el caso de Montevideo, igual. Tenemos la Delegación de la Xunta, por lo tanto, que se acerquen o llamen por teléfono y también les van a ayudar y a orientar.

En el caso de Brasil, tenemos los centros de referencia. En Río, está la Casa de España, con una oficina de atención social que, desde Galicia, apoyamos para que pueda estar funcionando, o el Recreio dos Anciâos, que también colabora; en São Paulo, tenemos la Casa de España; en Santos, hay la posibilidad de que vayan al Centro Español de Santos o al Rosalía de Castro; en Salvador de Bahía, está Caballeros de Santiago y ahí tenemos una oficina de atención social que la Xunta financia para que pueda dar atención a la gente.

En Venezuela, tenemos los centros gallegos. La Hermandad Galega de Venezuela en Caracas tiene una oficina con un conjunto de personas especializadas y centradas en la atención social y también en las ayudas de la Secretaría que les van a ayudar a cubrir todos los documentos y decirles qué papeles tienen que aportar para tener las ayudas. También en la Hermandad Galega de Valencia, en el Centro Gallego de Maracaibo o en el Centro Gallego de Puerto La Cruz.

En Cuba, lógicamente, lo pueden hacer a través de la Federación de Sociedades Galegas en La Habana, que está en el edificio del antiguo Centro Gallego, o a través de los coordinadores que tenemos en las provincias.

Por supuesto, siempre se pueden dirigir a nosotros, a Galiciaaberta, y nosotros en función del lugar donde estén les aconsejaremos cuál es el mecanismo más sencillo para que puedan pedir esta ayuda.

 

P. ¿Qué documentación hace falta para la tramitación de la ayuda?

R. La tramitación es muy sencilla y hace falta muy poquita documentación. Hay que acreditar que eres español, que eres gallego, y un informe social que acredite las necesidades, pero en todas nuestras oficinas, tanto de nuestra propia delegación como de las que están en entidades que colaboran con nosotros, les van a decir de manera muy sencilla, e incluso telefónicamente, cómo pueden hacerlo y dónde hacerlo. También pueden entregar la documentación en las oficinas consulares porque son lugares donde pueden mandar la documentación a cualquier administración española, pero yo les diría que se pongan en contacto con nuestras delegaciones o con las oficinas de atención social, porque allí van a tener una ayuda personalizada y le van a facilitar mucho más las cosas.

 

P. Habla sobre todo de América, ¿estas ayudas están más dirigidas a la población que reside allí por la situación que se vive en estos países?

R. Esta ayuda es para todo el mundo. La podría pedir una persona que viva en Europa y tenga esta situación de necesidad, sí, pero somos conscientes de que los mecanismos de protección social en Europa son muchísimo más amplios y por lo tanto es raro y solo se da en ocasiones contadas que una persona de Europa la pida.

Está abierta para Europa, para Asia y para todo el mundo, pero hablo de América porque es donde se concentra el 70% de los gallegos del exterior y por eso entendemos que el 99% de las ayudas vayan destinadas a países de América y, particularmente, a estos que cité porque son los de mayor presencia gallega. También podemos recibir solicitudes de Chile, de Perú, puntualmente de Colombia, de Panamá o México, pero también son menos habituales.

 

P. La pandemia también afecta a las instituciones que agrupan a los gallegos del exterior cuyos centros, en algunas ocasiones, llevan cerrados mucho tiempo, ¿en qué situación se encuentran?

R. El año pasado fue un año tremendo para ellos y por eso nosotros, que cuando empezó la pandemia ya teníamos hecha la convocatoria de ayudas a las entidades, reconfiguramos el enfoque de las ayudas para que en vez de ayudarlos en las actividades que se pudieran desarrollar, y dado que no podía haber actividades, pudiéramos ayudarlos en los gastos de funcionamiento.

Lo reconvertimos y mejoramos en un 50% la aportación financiera para gastos de funcionamiento y este año vamos a hacer una subida en la misma medida. Concentramos el esfuerzo y prácticamente un 80% o incluso más en la parte de ayudar en los gastos de funcionamiento, para ayudar en la parte de aquellos recursos que ellos no podían tener porque eran fruto de las actividades que desarrollaban.

Evidentemente, no podemos sustituir la totalidad de los ingresos que pudieran tener, pero los sustituimos en gran medida y eso ayudó a que, en el caso de aquellos que tenían locales alquilados, como es el caso de toda Europa, pudieran afrontar esos alquileres que, en algunos casos, algo les pudieron rebajar, pero en otros tuvieron que seguir pagándolos exactamente igual y sin embargo la actividad de hostelería que le generaría ingresos para pagar esos alquiles no se podía dar.

A día de hoy puedo decir que los centros gallegos ya tienen a disposición desde principios del mes de junio casi tres millones de euros en recursos de ayudas económicas que están resueltas. Muchos de ellos ya cobraron esas ayudas y aquellos que no las cobraron es porque están esperando a completar el periodo, porque tienen hasta el 30 de septiembre para aportar las justificaciones necesarias para poder cobrarlas íntegramente.  

Nosotros quisimos, al igual que el año pasado, poner lo antes posible a disposición de las entidades los recursos que les dábamos porque lo necesitaban y porque no tenían otras fuentes de recursos, y, por supuesto, este año incidimos todavía más en ese aspecto.

Seguimos ayudando para los gastos de funcionamiento, también algo para actividades, aunque muchísimo menos que un año normal porque las actividades se redujeron hasta un 10 o 15%, pero también seguimos ayudando para equipamientos y para obras.

También tuvimos muy en cuenta poder ayudarlos específicamente en todos aquellos gastos que pudieran tener en relación con el Covid, tanto en temas de medidas de seguridad e higiene como en todo aquello que pudieran necesitar, como algunas entidades que tuvieron que afrontar obras por temas de ventilación para poder seguir utilizando las instalaciones.

Asimismo, tuvimos en cuenta que algunas de las actividades pasaron a realizarse telemáticamente, por lo tanto también les dimos ayudas para que pudieran tener los aplicativos informáticos para que pudieran hacer estas actividades telemáticas, para que pudieran pagar las licencias de software para poder desarrollar estas aulas virtuales.

 

P. ¿En qué países están teniendo más problemas los centros?

R. Europa, en cuanto a comportamiento en la pandemia, es como España, puede variar ligeramente dependiendo de los países, pero es como España. Van prácticamente al mismo nivel Alemania, Suiza, Francia, Reino Unido o Portugal.

En América se sufre con más dureza, hay países que a día de hoy no tienen prácticamente actividad ninguna. Eso pasa en Argentina, en Uruguay –que comienza con actividades muy limitadas– y pasa en Brasil.

También es verdad que durante todo este tiempo vimos que las entidades gallegas eran tremendamente cautas y siempre pusieron por encima de todo la seguridad de sus asociados. Tuvieron cuidado de que la propia entidad no fuera un lugar donde se pudieran generar causas de contagio. En ese sentido siempre fueron cautelosas y comedidas, incluso fueron un poco más allá de lo que exigían las normas para dar esa garantía de seguridad, lo que nosotros siempre alentamos y también las felicitamos en este sentido.

 

P. ¿Cuáles son las perspectivas de actividad en los centros de América?

R. En América del Norte la situación también va bastante pareja con nosotros, aunque es cierto que en estos últimos días en Estados Unidos hubo repuntes, pero América del Sur y Centro América van, en cuanto a posibilidades de apertura, varios meses por detrás en referencia a Europa. También hay que tener en cuenta que, en el caso del hemisferio sur, las estaciones son diferentes. Nosotros acabamos de pasar el verano y ellos acaban de pasar el invierno. También la vacunación es muy irregular en los diferentes países y eso influye muchísimo.

Esperamos que, a partir del mes de noviembre o diciembre, ya podamos empezar a hacer algún viaje a América para visitarlos. En el caso de España ya hice visitas a algunos centros y vamos a seguir estos meses. También espero, a finales de este mes o principios de octubre, empezar a visitar diferentes países de Europa.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca