EL SECRETARIO XERAL CONOCIó LAS COMUNIDADES DE CARBALLEDA Y PUERTO LA CRUZ

Los jóvenes nacidos en la diáspora en Venezuela trasladan a Miranda sus retos de futuro

El secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, visitó a los socios, y conoció las instalaciones del Centro Gallego de Puerto La Cruz, localidad de la costa venezolana sita 300 kilómetros al este de Caracas, en el estado de Anzoátegui, conocida por su importante papel en la producción y distribución de petróleo.

Los jóvenes nacidos en la diáspora en Venezuela trasladan a Miranda sus retos de futuro
PLC02
Rodríguez Miranda, con los jóvenes de Puerto La Cruz.

El secretario xeral de Emigración, Antonio Rodríguez Miranda, visitó a los socios, y conoció las instalaciones del Centro Gallego de Puerto La Cruz, localidad de la costa venezolana sita 300 kilómetros al este de Caracas, en el estado de Anzoátegui, conocida por su importante papel en la producción y distribución de petróleo. Tras la visita a la sede y una reunión con la directiva, Miranda mantuvo un encuentro con la juventud vinculada a la entidad, con motivo de conocer las aspiraciones, inquietudes y retos de futuro de la generación de gallegos nacidos ya en tierras venezolanas.

Así, el secretario xeral pudo comprobar la intensidad con la que los chicos gallegos nacidos en la diáspora tienen la intención y el compromiso firme de mantener y ahondar en sus raíces, fortaleciendo los lazos que los unen con la tierra de sus ancestros. Buena prueba de ese compromiso es la activa participación de la juventud gallega residente en Venezuela en los programas sociales y formativos desarrollados por la Secretaría, tales cómo ‘Conecta con Galicia’ o ‘Escolas Abertas’.

“Me agrada de manera especial en este viaje –dijo Miranda– poner rostro y nombre a las mujeres y a los hombres que conforman el futuro de Galicia. Porque los gallegos del futuro, y por tanto la Galicia del futuro, están en el territorio, pero por supuesto también en el Exterior”. El titular de Emigración los animó a respetar, querer y hacer suyo el legado material e inmaterial de sus padres, madres y abuelas y abuelos “como de hecho me consta que lo hacéis habitualmente”, afirmó.

Igualmente, los chicos gallegos de Puerto La Cruz trasladaron a Miranda sus consultas y dudas sobre las posibilidades del retorno familiar a la Galicia territorial, a la tierra de origen. El secretario xeral les explicó las ayudas específicas que su departamento oferta para los emprendedores residentes en el extranjero que quieran iniciar su negocio en la Galicia territorial, ayudas compatibles con las que la Consellería de Traballo e Benestar, y el Instituto Galego de Promoción Económica, convocan cada año.

El Centro Gallego de Puerto La Cruz, presidido por José Luis Quivén, se creó hace 55 años por iniciativa de los primeros gallegos emigrados a esta zona de la costa venezolana. Casi todos procedían del mundo empresarial y del pequeño y mediano negocio relacionado, en numerosas ocasiones, con el sector turístico. Integrados plenamente en la sociedad receptora, han formado un grupo con cierta influencia social y económica en la ciudad, y en el entorno periurbano de la Gran Barcelona, la segunda en importancia del país.

Caraballeda

Rodríguez Miranda concluyó este nuevo viaje por Venezuela, cumpliendo así su compromiso de mantener contacto directo y permanente con la diáspora gallega en el país, ahora que atraviesa momentos de incertidumbre económica y social. Y lo finalizó conociendo a los socios y las instalaciones de una entidad singular de la costa venezolana, el Club Tanaguarena.

Esta colectividad, formada mayoritariamente por gallegos, toma su nombre de una de las colonias urbanizadas de Caraballeda, localidad del estado de Vargas, ya cerca del aeropuerto internacional de Maiquetía. La visita de Miranda responde a una invitación de la directiva para que conociera la masa societaria de una entidad que se caracteriza por ofrecer a sus abonados un enclave de estabilidad y seguridad aislado de convulsiones, de manera similar a lo que acontece con la sede de la Hermandad Gallega en la capital, Caracas.

Los jóvenes nacidos en la diáspora en Venezuela trasladan a Miranda sus retos de futuro