Walter Echenique fue el ‘queimador’ en la celebración de la noche de San Juan

El Centro Gallego de Montevideo organizó la primera queimada virtual, a la que se conectaron un total de 110 personas

El Centro Gallego de Montevideo organizó la primera queimada virtual, en la que 110 personas se conectaron en la plataforma zoom para celebrar la noche de San Juan. El coloquio que tuvo lugar ha sido moderado por la secretaria del Centro Gallego, Beatriz Doldán, y la disertación ha estado a cargo de Walter Echenique, quien comenzó pidiendo escuchar una canción en gallego con versos de Rosalía, interpretada por su hija Macarena, con la orquesta juvenil del SODRE y el gaitero Carlos González.

El Centro Gallego de Montevideo organizó la primera queimada virtual, a la que se conectaron un total de 110 personas
queima-conxuro
Un momento de la recitación del 'conxuro'.

El Centro Gallego de Montevideo organizó la primera queimada virtual, en la que 110 personas se conectaron en la plataforma zoom para celebrar la noche de San Juan.

El coloquio que tuvo lugar ha sido moderado por la secretaria del Centro Gallego, Beatriz Doldán, y la disertación ha estado a cargo de Walter Echenique, quien comenzó pidiendo escuchar una canción en gallego con versos de Rosalía, interpretada por su hija Macarena, con la orquesta juvenil del SODRE y el gaitero Carlos González.

El ‘queimador’ Walter habló de los utensilios que se tienen que utilizar en una queimada, entre los que destacó el recipiente de barro, que representa la tierra, el aguardiente y el fuego que purifica todo. El cucharón comenzará a entremezclar el azúcar, limón, granos de café, cáscaras de naranja, limón y manzana y un poco de vino tinto para lograr ese sabor tan especial.

Toda la responsabilidad recaerá en el ‘queimador’, que, dependiendo de los comensales, dará el toque justo al brebaje para que guste a todos por igual. Cuanto más arda quedará más dulce. Mientras se va quemando, se va apagando la llama, mientras se consume el aguardiente.

Según su interpretación, estará lista cuando las llamas rojizas del fuego ardiente vayan tornándose azul como la misma bandera de Galicia.

Al llegar el momento del ‘conxuro’, al grito de “meigas fora”, para espantar el mal, incluimos todos en nuestros corazones el deseo de que pronto termine esta pandemia mundial y nos permita volver a la vida normal que tanto necesitamos.

La queimada es uno de esas amarras que nos unen a nuestra tierra madre, dijo Walter, y la morriña heredada no debe de perderse para no dejar morir lo que llevó toda una vida construir.

El presidente de la institución gallega más antigua del mundo, Julio Ríos, cerró el acto  agradeciendo a todos su participación y brindando por un futuro mejor.

El Centro Gallego de Montevideo organizó la primera queimada virtual, a la que se conectaron un total de 110 personas