Las agrupaciones Galicia, Unión Gallega, A Terra y Celta denuncian irregularidades en las elecciones del Centro Gallego de Buenos Aires

| 29 de agosto de 2016, 15:33
Denuncia 4 agrupaciones contra elecciones Centro Gallego 2
Un momento de la reunión de las cuatro agrupaciones.

El viernes por la noche, las agrupaciones Galicia, Unión Gallega, A Terra y Celta ofrecieron una rueda de prensa conjunta en la que dieron a conocer que apelarán la decisión del juzgado 54 (que dispuso la intervención del Centro Gallego de Buenos Aires) de no hacer lugar al pedido de suspensión de la convocatoria a elecciones, prevista para el domingo 28 próximo.

“Esto no se agota en esta primera instancia, vamos a apelar ante la cámara de justicia y, de ser necesario, llegaremos hasta  la Corte Suprema. No nos vamos a quedar sentados”, aseguró la presidenta de Unión Gallega, Mirta Polín, durante el encuentro con medios de comunicación  e integrantes de las agrupaciones del Centro Gallego.

“También consideramos iniciar una acción penal contra los que habiendo intervenido en el proceso electoral, no hayan velado debidamente, ni garantizado la legitimidad del proceso electoral”, agregó Patricia Pérez, presidenta de la Agrupación Galicia, durante el encuentro que tuvo lugar en la sede de la Agrupación Galicia, frente a la entrada de guardia del hospital gallego.

“Esto es la caja de pandora. No se saben cuáles van a ser las consecuencias; lo que sí sé es que no nos vamos a quedar tranquilos”, advirtió Polín quien acusó también al interventor actual del Centro Gallego de actuar con parcialidad.

“Yo no he visto a un interventor imparcial”, dijo y avanzó: “he escuchado a un jefe de campaña que no trata con la misma vara a la agrupación Breogán que a las demás”. “Hemos sido vulnerados en nuestros derechos”, advirtió Polín.

“No es posible –señalaron los dirigentes– que la foto del señor Mourente se haya distribuido junto con la factura del mes en curso y que, incluso antes de oficializar las listas, la propaganda de la lista de Breogán fuese enviada a todos los socios por medio del correo que el Centro Gallego utiliza para enviar las facturas”.

También criticaron que gente del centro gallego esté llamando por teléfono a socios y exsocios para decirles que vayan a votar o que los van a ir a buscar en una combi para que puedan sufragar.

En este sentido, directivos de cuatro de las cinco agrupaciones históricas del Centro Gallego acusaron al actual interventor, Martín Moyano Barro, de “estar usando todo el aparato del Centro Gallego para hacer campaña a favor de la lista de Breogán”.

Por otra parte, consideraron de “enorme gravedad” que a los socios les estén diciendo que vayan a votar con el solo con DNI. “Hay que votar con el DNI y con el carnet de socio con la cuota al día; ya que debieran votar los socios y no cualquiera “, añadió Pérez.

Estas denuncias se suman a las que dieron pie al pedido de la acción cautelar, que el juez, que entiende en la causa, acaba de desestimar.

Entre otras cosas, las agrupaciones Unión Gallega, Galicia, A Terra y Celta habían denunciado en ese escrito al interventor del Centro Gallego por “fallas graves” de tiempo y forma en la presentación y oficialización de las listas.

Algunas de las cuestiones señaladas fueron el incumplimiento, por parte del candidato a la presidencia de la comisión directiva del Centro Gallego, Alfonso Mourente, de los requisitos para poder ser electo.

En el pedido de la medida cautelar además, detalla que una docena de integrantes de la lista Salud y Cultura figuran como integrantes de las dos listas oficializadas.

También se quejaron de que no se publicitaran, en tiempo y forma, las listas que competirán en los comicios del domingo, y que los padrones tampoco se hayan entregado en tiempo y forma.

Las agrupaciones Galicia, Unión Gallega, Celta y A Terra presentaron juntas una lista solo para la Junta de representantes porque consideran que no pueden, ni deben, hacerse cargo de un Centro que “cuando fue intervenido tenía una deuda de  65 millones  pesos y que ahora superaría los 1.350 millones pesos”, apuntaron.

“La intervención tenía el mandato de sanear e institucionalizar el centro y en lugar de eso nos lo quieren entregar más endeudado que antes”, coincidieron los directivos.

También se mostraron preocupados porque “los últimos 5 balances están sin aprobar” y apuntaron que la situación del hospital es delicada.

 “En el centro gallego no hay prácticamente médicos. En la farmacia no hay remedios, no hay bolsas para coloctomías, en la guardia no hay remedios, los médicos no atienden los fines de semana, tenemos un cúmulo de falencias impresionante”, denunciaron entre otras cosas.

Los dirigentes de las cuatro agrupaciones finalmente explicaron que quieren la representación de los socios para poder “controlar” lo que hace la intervención.

“Sabemos que quieren escindir la parte cultural de la parte hospitalaria del Centro, que quieren crear dos entidades paralelas”, precisaron y avanzaron: también quieren externar a los pacientes y modificar los estatutos del Centro Gallego. Por eso nosotros queremos estar ahí para controlarlos y abalar lo que creamos que corresponda y sea conveniente, sobre todo en estos temas tan delicados para la institución” concluyeron.

Más acciones:
MÁS NOTICIAS
  • Colección Crónicas de la Emigración

Boletín de noticias

Si quiere recibir información actualizada de Crónicas de la Emigración, envíenos su correo electrónico.
Suscribirse al boletín

Hemeroteca