Por sus mesas pasaron escritores reconocidos como el español Federico García Lorca

La sala de juego ‘Los 36 Billares’ reabrió sus puertas completamente renovada tras nueve meses de trabajo

La sala de juego del bar notable ‘Los 36 Billares’ reabrió sus puertas completamente renovada, tras nueve meses de obra. Por sus mesas –desde que este mítico bar de Buenos Aires se inauguró en 1894– pasaron escritores reconocidos como el español Federico García Lorca y el argentino Abelardo Arias y periodistas destacados como Miguel Ángel Bavio y Timo Zorraquín.

La sala de juego ‘Los 36 Billares’ reabrió sus puertas completamente renovada tras nueve meses de trabajo
Osvaldo Berardi 1
El campeón mundial de billar Osvaldo Berardi, responsable de la sala.

La sala de juego del bar notable ‘Los 36 Billares’ reabrió sus puertas completamente renovada, tras nueve meses de obra. Por sus mesas –desde que este mítico bar de Buenos Aires se inauguró en 1894– pasaron escritores reconocidos como el español Federico García Lorca y el argentino Abelardo Arias y periodistas destacados como Miguel Ángel Bavio y Timo Zorraquín.

Hoy, el salón ha vuelto a brillar, fruto de un trabajo que no solo ha respetado su valor histórico y arquitectónico sino que le ha devuelto el esplendor a esta sala que aspira a posicionarse nuevamente como un referente internacional.

El campeón mundial de billar, Osvaldo Berardi, es quien está al frente del salón y detalló, en diálogo con esta publicación, que “se cuidaron todos los detalles: desde la iluminación hasta los pisos, incluyendo la barra” que allí funciona. También se reacondicionaron las mesas, “que ningún otro café en Buenos Aires tiene”, según nos contó, ya que cuentan con “bandas y bolas belgas y paño español. “El que juega acá puede lucirse”, aseguró.

También las sillas, que se usaban desde hace años, fueron reparadas a nuevo con la intención, dijo, que el lugar recupere su sitio de referencia en el mundo billarista y, a la vez, preserve su historia.

Berardi recordó que por ese salón, que “en los últimos tiempos se había deteriorado bastante”, pasaron jugadores belgas, holandeses, alemanes, de todo el mundo, y que el objetivo ahora es volver a ser sede de campeonatos internacionales de América Latina, “para que este juego vuelva a brillar”.

El billar, aseguró Berardi, es un “deporte de caballeros”, no porque no lo puedan practicar mujeres, que en otros sitios del mundo lo hacen incluso a nivel profesional, sino porque “tiene códigos”, que imponen una conducta honorable en el juego, explicó.

En Argentina, el billar es un deporte amateur que, “a pesar del paso del tiempo, continúa teniendo vigencia”, señaló Berardi, y ahondó: “por eso la idea es darle continuidad y que los jóvenes tomen la posta”.

Las mujeres, sin embargo, aún no se incorporan y aunque décadas atrás se intentó que se aproximaran, “parece –reflexionó– que la costumbre local todavía lo sigue etiquetando como un deporte para hombres”.

La sala, que permanece abierta al público todo el día, de lunes a sábados, está ubicada en el subsuelo y se accede a ella por una escalera desde la entrada del local que da sobre la Avenida de Mayo al 1200.

Allí, los que no sepan o quieran perfeccionarse podrán hacerlo porque el maestro Osvaldo Berardi, suele dar indicaciones cuando se las piden y clases a los interesados en aprender.

El salón de juegos es parte del bar notable ‘Los 36 Billares’, que reabrirá sus puertas totalmente renovado, en las próximas semanas, una vez que finalicen los trabajos de restauración de este local centenario.

Osvaldo Berardi, un emblema del billar en Argentina

Osvaldo Berardi, nació el 4 de noviembre de1931, en la ciudad de Buenos Aires. En 1959 inició una larga serie de triunfos tras ganar dos títulos nacionales (cuadro 71/2 y libre) y en 1961 se coronó campeón sudamericano; el primero de los 17 títulos que continuó sumando a lo largo de su carrera.

En 1967 conquistó el Campeonato Mundial de Billar en la especialidad de cuadro 71/2, en Düsseldorf (Alemania). Unos años más tarde, en 1974 y 1975, se coronó subcampeón mundial en cuadro 47/2 (1974) y en cuadro 71/2 (1975), a pesar de que en Argentina la práctica es amateur y en los países europeos, profesional. Fue en 68 oportunidades campeón argentino, en 7 categorías distintas; entre ellos: 13 en la especialidad cuadro 47/2, 10 en 71/2, 10 en libre y 4 en la de 3 bandas (1988, 1990 y 1994).

Hasta el día de hoy, se dedica a la docencia en el emblemático bar ‘Los 36 billares’, donde en el año 2007, se realizó un torneo homenaje con motivo del 40º aniversario de su consagración mundial.

Además, obtuvo cinco Premios Olimpia de Plata, un Konex de Platino a la actividad deportiva (en 1990) y fue reconocido por el Senado de la Nación con un diploma de honor por su trayectoria y logros a nivel internacional, en 2012, por mencionar algunas de las distinciones que ha recibido a lo largo de su trayectoria.

La sala de juego ‘Los 36 Billares’ reabrió sus puertas completamente renovada tras nueve meses de trabajo