Los consejeros plantearon diferentes reivindicaciones a la Administración

Juan Duarte asegura que están reflexionando “hasta dónde podemos avanzar” en el papel de los cónsules honorarios

Las deficiencias en el funcionamiento del servicio consular constituyeron uno de los temas que más consejeros plantearon durante el turno de preguntas en el Pleno del Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior (CGCEE). También hablaron de cuestiones como marcar la agenda del Consejo para que esté al margen de los vaivenes políticos, la nacionalidad, fiscalidad o los viajes del Imserso. La mayoría de los planteamientos fueron respondidos por Jesús Perea, secretario de Estado de Migraciones, y Juan Duarte Cuadrado, director general de Españoles en el Exterior y Asuntos Consulares.

Juan Duarte asegura que están reflexionando “hasta dónde podemos avanzar” en el papel de los cónsules honorarios
Duarte
Juan Duarte –a la dcha.–, durante su estancia en el Pleno del CGCEE.

“Estamos reflexionando hasta dónde podemos avanzar en el papel de los cónsules honorarios, porque hay gestiones consulares delicadas que sólo puede hacer un funcionario”, aseguró Duarte, ante la sugerencia de Casto Vieitez, de Brasil, que planteó la necesidad de que los cónsules generales tuvieran más competencias. Pero las grandes distancias que hay que cubrir para llegar hasta un consulado en países como Australia o Canadá también fueron planteadas por los consejeros de estos países, Nuria Fernández y Pablo Ruisánchez, respectivamente. A este respecto, el director general de Españoles en el Exterior y Asuntos Consulares recordó que España cuenta con 180 oficinas consulares, “que no está mal”, pero aseguró que eran conscientes que en muchos países las distancias son muy grandes e instó a los consejeros a hacer peticiones de máquinas captahuellas, para poder contar con consulados itinerantes. Respecto a los consulados itinerantes se manifestó la consejera por Reino Unido, Nuria Fraile, quien pidió que tengan más competencias.

En su intervención, Duarte recordó que Exteriores tiene previsto abrir un nuevo consulado en Camagüey, pero no es posible por la falta de autorización del país, y que también está entre sus proyectos abrir un consulado en Vancouver.

Además, anunció que están trabajando para que todo el mundo pueda tener un DNI, “lo que permitiría poder acceder al registro electrónico”. “Actualmente –aseguró– sólo el 20% de los españoles en el exterior tienen DNI y eso les cierra la puerta al mundo digital”. En todo caso, el director general aseguró que, “aunque queremos que todos tengan acceso a la digitalización, los dos sistemas van a cohabitar”.

La intervención de Saúl Beceiro, consejero por Estados Unidos, también estuvo relacionada con los consulados, ya que pidió una mayor “homogenización” de los mismos para que no pidan diferentes requisitos para los mismos trámites.

Varios consejeros se quejaron de la falta de visibilidad del Consejo, a lo que Jesús Perea anunció que van a contar con las labores de un ‘community manager’. Asimismo, el secretario de Estado refrendó la propuesta de Raúl Martín, consejero por Bélgica, quien abogó por dar presencia a representantes de los españoles en África en el CGCEE. A este respecto, Perea recordó que el número de españoles en este continente es cada vez mayor y instó a los consejeros a que animen a sus compatriotas de este continente a formar CRE.

Perea también recogió la queja de Juan Miguel Paz, consejero por Francia, quien reivindicó que se vuelvan a instaurar los viajes del Imserso para todos los españoles en el exterior y no sólo para aquellos que reciben pensión española.

Respecto a los temas de fiscalidad, reivindicados por Alba Delgado, consejera por Alemania, Perea aseguró que son conscientes de la “situación sangrante” que se está viviendo con la doble imposición y explicó que “tenemos una oportunidad”, cuando a España le toque el turno de la presidencia de la Unión Europea, de ser “proactivos” en este tema.

Jesús Perea también anunció un incremento del presupuesto de la Fundación España Salud (FES) de Venezuela, después de que el consejero por este país, Manuel Rodríguez, asegurase que a esta institución cada día le cuesta más mantener la atención socio-sanitaria por falta de medios.

El secretario de Estado aseguró que van “a hacer un esfuerzo singular para 2023” en Cuba para adaptar las pensiones de los españoles residentes en la Isla al alza del coste de la vida en el país, tal y como solicitó en su intervención María Antonia Rabanillo, consejera por este país caribeño.

Por su parte, David Casarejos, consejero por Reino Unido, pidió que los contenidos que se aprueben en la Ley de Memoria Democrática se incluyan en el Estatuto de la Ciudadanía Española en el Exterior.

José María Calvo, el consejero que acudió por Costa Rica, pidió elaborar y dar a conocer el calendario de las comisiones y del Consejo con suficiente antelación, de manera que los propios consejeros puedan organizarse y para que las reuniones no están condicionadas por las cuestiones políticas, como ha sucedido en otras ocasiones.

Contar con más personal en los consulados para atender el crecimiento de la demanda, dar más atribuciones a los vicecónsules y marcar los plenos para que no pase tanto tiempo sin tener información fueron las reivindicaciones de Gustavo Yepes, uno de los consejeros de Argentina.

Gerardo Vizmanos, consejero por Andorra, reflexionó sobre la representatividad del Consejo, dada la baja participación que hubo en las elecciones a los CRE y aprovechó para pedir que los consulados apoyen las elecciones a los consejos.

La falta de datos reales sobre los españoles que viven en el exterior es otra de las quejas constantes de los miembros del Consejo y Amparo Martínez, consejera por Suiza, instó a las autoridades a que lleven a cabo una campaña para recordar a los ciudadanos que deben darse de alta en el consulado y que esto no supone la pérdida de derechos.

El representante por Uruguay, Jorge Torres Cantalapiedra, tuvo palabras de reconocimiento para los miembros del anterior Consejo, “que no pudo cerrarse como se debía”. También habló de los emigrantes mayores que no tienen tantos conocimientos tecnológicos y para los que reivindicó que puedan leer los periódicos en su edición de papel.

Pablo Huertas, representante del sindicado CSIF y delegado de PLEX, expuso la situación del personal laboral del servicio exterior que lleva 14 años de congelación salarial y ha perdido poder adquisitivo. Según explicó, esta situación afecta a unas 5.000 personas que llevan años aguantando, pero ahora se han organizado a través de las nuevas tecnologías. “En el exterior hay un incendio y no lo vamos a apagar con una subida del 8%”, aseguró Huertas, quien recordó que “las huelgas no son contra España, pero cuando el diálogo es inexistente no queda otra”.

Juan Duarte asegura que están reflexionando “hasta dónde podemos avanzar” en el papel de los cónsules honorarios