El director de Acción Exterior aseguró que esta reforma es “extremadamente positiva”

Rubio considera que suprimir el voto rogado es “uno de los primeros pasos para seguir facilitando la integración en derechos”

El director de Acción Exterior de la Junta de Castilla y León, Fernando Rubio, aseguró que desde este Gobierno valoraban la supresión del voto rogado y la reforma de la Ley Electoral como “extremadamente positiva y absolutamente necesaria” y recordó que cuando se modificó la Ley Electoral en el año 2011 se hizo con una finalidad “garantista” pero se consiguió el efecto contrario y “ante las dificultades que se les exigían en algunos procesos electorales, desde el exterior solo participaba el 3% del censo”.

Rubio considera que suprimir el voto rogado es “uno de los primeros pasos para seguir facilitando la integración en derechos”
15.TOMA POSESION FERNANDO RUBIO
Fernando Rubio valora como "extremadamente positiva" la reforma de la Ley Electoral.

“En nuestro caso –explica– de los casi 184.000 castellanos y leoneses que viven en el exterior", la reforma de la Ley Electoral beneficia, "a día hoy", a más de 150.000 personas mayores de 18 años que tienen derecho a voto en el extranjero y "que tenían unas dificultades muy serias con los requisitos que se habían implantado antes” y por eso consideramos “absolutamente necesario” este cambio, una modificación que “compartimos con todos los grupos políticos porque al final se ha aprobado con todos en el Senado, aunque el Partido Popular llevaba trabajando mucho tiempo en esta línea”.

Para Rubio, el objetivo es “lograr aumentar el grado de participación” y por eso considera importante aproximar los lugares de votación a los emigrantes. “No se trata solo de poder depositar el voto en el consulado, tenemos que acercarles, de la mejor manera posible, los sitios de votación a donde ellos estén”, explica.

En todo caso, el responsable de Emigración de Castilla y León asegura que estarán pendientes del desarrollo que el Gobierno haga de esta Ley, “pero nos tenemos que congratular todos” porque, “aunque ha sido un proceso largo y laborioso de mucho tiempo”, era “necesario” y es un cambio “positivo”.

El responsable de Emigración de Castilla y León considera que “la eliminación del voto rogado debe ser uno de los primeros pasos que tenemos que dar para seguir facilitando la integración en derechos, en oportunidades y en igualdades de estos castellanos y leoneses que tenemos en el mundo y que queremos que, además de ser la décima provincia, sean nuestros embajadores y que nosotros les podamos responder siempre y que sepan que la Junta de Castilla y León, en la cabeza de su presidente, Alfonso Fernández Mañueco, va a estar apoyando y ayudando a paliar o disminuir las necesidades que tengan o ayudando al retorno”.

“Desde aquí –continúa Rubio– quiero mandar un mensaje de ánimo y de apoyo” y recordar que “en esta nueva legislatura vamos a apostar firmemente por los castellanos y leoneses del exterior y lo veremos en los próximos presupuestos que aprobaremos el año que viene”. “Apostaremos –dijo– por aumentar de manera muy considerable las partidas que dedicamos a la ciudadanía castellana y leonesa en el exterior”.

Un incremento de un 25%

Rubio sitúa el incremento de la participación, tras la supresión del voto rogado, en un 25%, aunque asegura que va a depender de varios factores. Según explica el director de Acción Exterior de Castilla y León, las generaciones que habían nacido en Castilla y León “sí querían votar” y se producía un importante “desfase” entre la solicitud de voto y la gente que realmente podía votar.

Este perfil, asegura, ha cambiado porque muchos de los castellanos y leoneses son descendientes, pero “cuanto más lo facilitemos” más posibilidades hay de llegar a ese 25%, “pero esto es una estimación porque no lo sabemos a ciencia cierta”.

Actualización del censo electoral

Respecto a la necesidad de actualizar el censo, uno de los puntos que aparece en la nueva Ley Electoral, Rubio afirma que es “absolutamente necesario” porque “contar con datos actualizados nos va a servir, además de para el voto, para todas las líneas de ayuda que lanzamos cada una de las comunidades autónomas”, y recordó que la inscripción en el Padrón es fundamental para prestaciones como las ayudas de primera necesidad, las ayudas al retorno y otro tipo de ayudas que “son esenciales para aportar nuestro granito de arena porque nosotros siempre decimos que nuestros castellanos y leoneses en el exterior son la décima provincia de Castilla y León”.

A aquellos ciudadanos que pudieran dejar de votar por estar desencantados por haber tenido que esperar más de diez años para que se suprimiera el voto rogado, Rubio les quiso transmitir que “la ciudadanía plena no se debe rogar, se ejerce y votar es la manifestación más libre y plena de la democracia”. “Lo que debemos hacer –continuó– es convencerles de que, si se legisló de una manera excesivamente garantista y se les dificultó el ejercicio de este derecho, ahora que tienen la oportunidad de mostrar su responsabilidad y su responsabilidad es ejercer su derecho al voto”.

El director general de Acción Exterior quiso dejar claro que, independientemente del derecho de voto, “son parte esencial de nuestra comunidad y van a seguir teniendo nuestro respeto y nuestro apoyo, pero, desde aquí, les lanzaría un mensaje para que en la medida que ellos consideren conveniente y ahora que se han eliminado las trabas, ejerzan este derecho”.

Circunscripción propia en el exterior

Rubio considera que no hay que descartar la posibilidad de que se cree una circunscripción propia del exterior tal y como piden diferentes estamentos de la colectividad. “Nos parece una cuestión a estudiar y debatir y tendríamos que hablar con nuestros castellanos y leoneses en el exterior”, asegura Rubio, quien explica que “en estos temas deberíamos buscar, como se ha logrado ahora en el Senado, la unanimidad o el mayor consenso posible. Son temas de Estado donde todas las fuerzas políticas debemos de estar de acuerdo porque al final son ciudadanos españoles con todos los derechos”.

Rubio considera que suprimir el voto rogado es “uno de los primeros pasos para seguir facilitando la integración en derechos”