Otra de las iniciativas consiste en reforzar el retorno temporal

El PP incluye en su programa políticas para impulsar el retorno y facilitar la participación en la vida pública de los que residen fuera

El PP de Castilla y León afronta la campaña para las elecciones autonómicas del próximo 13 de febrero apostando por una diáspora “en sentido contrario”, es decir, de fuera hacia adentro, para lo que “facilitaremos el asentamiento a los que se han ido y a sus descendientes”, recogen, en el apartado del programa electoral dedicado a los castellanos y leoneses en el exterior.

El PP incluye en su programa políticas para impulsar el retorno y facilitar la participación en la vida pública de los que residen fuera

El PP de Castilla y León afronta la campaña para las elecciones autonómicas del próximo 13 de febrero apostando por una diáspora “en sentido contrario”, es decir, de fuera hacia adentro, para lo que “facilitaremos el asentamiento a los que se han ido y a sus descendientes”, recogen, en el apartado del programa electoral dedicado a los castellanos y leoneses en el exterior.

Para atraer población de esa “décima provincia”, como la llaman, e incorporarla al territorio, en un momento en el que la despoblación afecta de modo preocupante también a la extensa Castilla, los populares hacen un llamamiento al retorno a los que “por diversas circunstancias salieron en su momento”. “El desarrollo económico, social y medioambiental que queremos de nuestra Castilla y León facilitará el regreso”, aseguran, “empleando para ello los recursos de toda la Administración”. De modo especial, en lo que atañe al “empleo estable y la homologación de títulos universitarios”, matizan.

Entre las medidas adoptadas para favorecer el desarrollo de este apartado, se proponen también reforzar el programa de becas de postgrado que ya vienen completando con prácticas no laborales en empresas. Asimismo, aseguran que pondrán “especial atención” en el desarrollo de programas de intercambio de investigadores, docentes, profesionales de la sanidad, entre otros, con el fin de que “puedan realizar estancias en nuestras universidades y hospitales, y viceversa”.

Otra de las iniciativas que recoge el PP en su programa de Gobierno respecto a los residentes en el exterior consiste en reforzar las iniciativas de retorno temporal (Programa Añoranza, Raíces y Siente Castilla y León) con el propósito de que “quienes se fueron y sus descendientes mantengan vivo un vínculo con su tierra y con quienes dejaron atrás, a través de un programa específico y apoyando las iniciativas de las diferentes casas y entidades de Castilla y León en el extranjero”. “Todo ello en coordinación con el resto de las administraciones”, añaden.

Apoyo a los que viven en países en dificultades

Respecto a los que residen fuera, y tras reconocer que la ciudadanía castellana y leonesa en el exterior tiene “una importancia estratégica trascendental desde el punto de vista social y económico”, muestran su voluntad de reforzar el apoyo a la colectividad, “especialmente a aquellos que viven en países que se encuentran en grandes dificultades por causas sanitarias, políticas y económicas”.

Asimismo, se comprometen a impulsar “la atención” al colectivo mediante “ayudas a aquellos que se encuentren en condiciones de especial necesidad o situación de desamparo” y a buscar una colaboración “intensa con las casas y entidades de Castilla y León” fuera del territorio, “dándoles soporte”, dicen.

La emigración castellana y leonesa “es un hecho histórico”, apuntan, que “en algunos casos, originó sociedades de ayuda mutua”, esto es, “asociaciones que finalmente se configuraron como colectividades en el exterior reconocidas tanto en nuestro Estatuto como en el resto de normativa que lo desarrolla, dándoles a éstas un reconocimiento en la vida social y cultural” de la comunidad autónoma.

Es por ello que, los centros y casas de Castilla y León, “allí donde se encuentran, son los mejores embajadores de nuestra tierra, por lo que apoyaremos muy activamente toda su labor”, aseguran.

Voto rogado

Los problemas que, desde su implantación, está ocasionando el voto rogado, pretenden ser atendidos también en este ámbito autonómico, al menos en lo que sea materia de su competencia. Por ello, se proponen exigir “que se aceleren los trámites” para su derogación, así como también la reforma de la legislación en materia de nacionalidad, para que ningún descendiente de español residente en el exterior sea privado de la nacionalidad española.

Otra de las medidas que proponen consiste en dar “a conocer a nuestros vecinos la realidad de quienes se han ido”. Para ello, se dará “continuidad e impulso al proyecto de la Memoria de la Emigración”.

Por último, aseguran que facilitarán los trámites para que “los servicios de atención sanitaria y a los jóvenes se pongan a disposición de aquellos que lo soliciten, de manera que puedan gestionarlos antes de sus viajes” a la comunidad autónoma.

El PP incluye en su programa políticas para impulsar el retorno y facilitar la participación en la vida pública de los que residen fuera