EN RECONOCIMIENTO A SU LABOR Y TRAYECTORIA EN FAVOR DE LAS SOCIEDADES ESPAñOLA Y ARGENTINA

Venancio Blanco fue distinguido con la Condecoración de la Orden Oficial al Mérito Civil que otorga el Rey de España

Venancio Blanco Andrés fue distinguido con la Condecoración de la Orden Oficial al Mérito Civil que otorga el Rey de España, don Juan Carlos de Borbón, en reconocimiento a su labor y trayectoria en favor de las sociedades española y argentina.

Venancio Blanco fue distinguido con la Condecoración de la Orden Oficial al Mérito Civil que otorga el Rey de España
Hom Venancio BLANCO TINETENSE
Marcos Rodriguez, Venancio Blanco, Angel Ramos y Santiago Camba, durante la entrega de la Condecoración.

Venancio Blanco Andrés fue distinguido con la Condecoración de la Orden Oficial al Mérito Civil que otorga el Rey de España, don Juan Carlos de Borbón, en reconocimiento a su labor y trayectoria en favor de las sociedades española y argentina.

El cónsul general adjunto en Buenos Aires, Marcos Rodríguez Cantero, fue el encargado de entregarle el diploma y la medalla que acreditan la condecoración, durante el tercer almuerzo anual a beneficio que organiza el Club Tinetense-Residencia  Asturiana.

Durante la entrega de esta distinción, el pasado domingo día 1, Rodríguez valoró el papel fundamental del dirigente en la creación, en 1985, de la Residencia Asturiana para mayores; entidad que cobija a asturianos y españoles en situación de necesidad.

Asimismo, destacó que la residencia es “un ejemplo de buen trabajo”, “de transparencia”, “de honestidad y solidaridad”, gracias a la labor de Venancio Blanco y del equipo de directivos que le han acompañado a lo largo de casi tres décadas.

“En Don Venancio –ahondó– queremos distinguir también a todos los hombres y mujeres que llevan trabajando en esta casa al servicio de nuestros mayores desde hace casi treinta años, a veces en condiciones muy duras”.

Junto al cónsul general adjunto estuvo el consejero de Empleo y Seguridad Social de la Embajada de España, Santiago Camba, quien se sumó al reconocimiento para destacar a Blanco como uno de los “referentes indudables” de la colectividad asturiana y española en Argentina.

“Es un hombre –apuntó– de una tremenda bonhomía”. “Una persona –continuó– a la que le debemos el mayor de los respetos porque la labor ingente que lleva hecha en estos últimos años, muy posiblemente, no se hubiera podido realizar sin él”.

Cerrando la celebración, que reunió a cerca de cuatrocientas personas en el salón comedor de la Residencia Asturiana, Ángel Ramos, secretario general de la institución y estrecho colaborador de Venancio Blanco, advirtió que la situación económica de la residencia requiere en estos momentos especial atención.

Al respecto, Ramos contó que “siempre, a comienzo de cada año, la casa hace la previsión de los ingresos y de los gastos”. “Las previsiones de los gastos –añadió– son fáciles; las previsiones de los ingresos no tanto”. “Solamente podemos calcular aquello que aporta el Club Tinetense-Residencia Asturiana, porque de los otros ingresos no sabemos ni cuánto, ni cuándo llegan”, agregó e indicó: “Trabajar en estas circunstancias produce preocupación y desgaste, pero seguimos con el mismo ímpetu de siempre luchando para mejorar todas estas circunstancias”.

Ramos bromeó diciendo que les toca seguir haciendo, “un poco”, “la labor del tábano” que está siempre sobre el caballo aguijoneándolo para mantenerlo despierto y señaló que, como siempre, trabajarán para “mantener vivos” los contactos con los gobiernos de España y Asturias y para “intentar reunir fondos” que permitan hacer más llevadera la situación de la residencia para mayores.

El secretario general de la institución valoró, asimismo, el acompañamiento del Gobierno español y del Principado de Asturias, así como de la Embajada, a través de la Consejería de Empleo y Seguridad Social y del Consulado. También destacó especialmente el apoyo constante de los socios que a lo largo de 28 años han acompañado al Hogar. “De ustedes –dijo– aprendimos la constancia y el verdadero significado de la palabra solidaridad”.

Por otra parte, celebró que el 1 de julio haya asumido una nueva comisión directiva del Centro Asturiano de Buenos Aires. En este sentido, Ramos valoró que la nueva directiva, encabezada por Juan Manuel Posada, “haya tomado la iniciativa de devolver al Centro lo que siempre fue: una entidad querida y admirada”. “Nosotros felicitamos y reconocimos a los miembros de la comisión directiva por su lucha pero eso no basta, necesitan el reconocimiento el compromiso de todos nosotros, cada uno en la medida de sus posibilidades acercando propuestas, sugerencias, colaborando”, concluyó el dirigente asturiano.

Venancio Blanco

Venancio Blanco Andrés nació en La Riera (Cangas de Onís) en 1927 y reside en Buenos Aires desde 1958. Se volcó a principios de los años 80 en la defensa de los emigrantes asturianos más desprotegidos, ancianos y discapacitados que no disponían de atención sociosanitaria.

Es el principal impulsor de la Residencia Asturiana, institución de origen mutualista fundada en 1983 dentro del Club Tinetense de Buenos Aires, fundado en 1932 y que Blanco preside desde 1985.

Los gobiernos de España y del Principado subvencionan, en parte, el gasto de aquellos mayores españoles y/o asturianos carentes de recursos. La residencia cuenta con 114 plazas para ancianos y discapacitados y es un modelo de labor asistencial en Argentina.

Además de la Condecoración Oficial de la Orden al Mérito Civil, Venancio Blanco ha recibido diversos reconocimientos como la Cruz de Caballero de la Orden del Mérito Civil en 1996; la Medalla de Oro de la Emigración en 2003; la Medalla de Asturias, en su categoría de plata, en 2008; y la Medalla de Honor de la Emigración en su categoría de oro en 2009, concedida por el Ministerio de Trabajo e Inmigración.

Venancio Blanco fue distinguido con la Condecoración de la Orden Oficial al Mérito Civil que otorga el Rey de España